La oportunidad de los residuos

0

Jujuy al día® – Frente a un problema concreto el común de los mortales tendemos a posicionarnos en una actitud meramente defensiva; otro grupo de personas sabe estudiarlos, proponer estrategias y alternativas de solución; y hay un tercer grupo que además de resolverlos, ve en esas situaciones de crisis una oportunidad de crecimiento.

Albina Ruiz Ríos es una de esas personas que frente a la realidad adversa y dramática, que afectaba a cientos de sus compatriotas en Perú, a nivel sanitario, social, económico, encontró alternativas de desarrollo, y un modo de empoderarlos y dignificarlos.

Una golondrina que hace verano

Muchas son las virtudes que uno podría destacar en Albina Ruiz Ríos, pero una es la que llama poderosamente la atención: su claridad. Claridad a la hora de explicar cómo fue que logró organizar a cientos de peruanos para que desarrollen emprendimientos cooperativos a partir de la basura; claridad cuando relata los procesos políticos y sociales que terminaron en la sanción de la primer ley latinoamericana que reconoce la figura de los recuperadores; claridad cuando describe las plantaciones de flores que se instalaron en ciudades donde antes proliferaban los basurales; claridad y humildad cuando convoca a referentes políticos, económicos, ciudadanos del mundo, a asumir el desafío de encontrar en los residuos una oportunidad.

Albina nació en Moyobamba, una ciudad del norte de Perú, también conocida como “Ciudad de las Orquídeas”. En esta zona algo selvática aprendió durante su crecimiento que los residuos se aprovechan, no se tiran. El reciclaje formó parte de su vida entonces, y jamás se separó de ese aprendizaje.

Ya de grande se graduó en la Universidad Nacional de Ingeniería (Lima), y se especializó en Ingeniería Industrial, para luego realizar una maestría en Ecología y Gestión Ambiental de la Universidad Ricardo Palma; además de un doctorado en Química de la Universidad Ramón Llull en Barcelona.

No es un dato menor que haya sido la única mujer de su clase, durante el cursado de la carrera de Ingeniería. En un contexto así, no podía sino emerger una mujer con un liderazgo férreo, decidida a convertirse en protagonista de su historia y de la de muchas personas que la conmovieron hasta las entrañas.

“Cuando llegué a Lima para estudiar Ingeniería Industrial viví en un distrito muy pobre: El Agustino”, relató en una entrevista concedida a BBC Mundo. En ese lugar, según relata, todo era basura: en los barrios, en los alrededores de la ciudad, en las calles, en las rutas, en los caminos, fuera de las casas, en la periferia, en todos lados.

Desde esa perspectiva empezó a indagar y a profundizar sobre la realidad que la interpelaba. “Mi primera constatación fue que la basura se queda donde vive la gente pobre –explica-, entonces mi tesis para graduarme fue sobre microempresas de saneamiento ambiental para ofrecer el servicio de recolección de residuos con triciclos”.

Fue así que en su recorrido profesional empezó a inclinarse por la preocupación de los problemas ambientales más urgentes, sobre todo los vinculas con los residuos domésticos. De esta manera avanzó en su tesis en la investigación para generar un nuevo sistema de gestión comunitaria en la recolección de los residuos, que ella proyectaba sirviera para las comunidades urbanas y rurales de todo Perú.

“Empecé a descubrir que la gente vivía de la basura, había todo un mundo de mujeres, con sus hijos y hombres trabajando en los botaderos. El foco se dirigió entonces a empoderarlos a ellos, a transformarlos de recicladores informales a emprendedores”, refiere Albina.

En 2002 fundó Ciudad Saludable, una suerte de empresa social que tenía por objeto fomentar la recolección de residuos como un negocio rentable. Ciudad Saludable, según el portal oficial de la organización (www.ciudadsaludable.org) “es una asociación sin fines de lucro que pertenece al Grupo Ciudad Saludable conformada por tres organizaciones: Ciudad Saludable, Perú Waste Innovation SAC, y Healthy Cities International Foundation”.

El modelo de Ciudad Saludable, que busca construir ciudades saludables, inclusivas, donde todos podamos vivir en armonía, justicia e igualdad de oportunidades, según Albina, es simple, y puede resumirse en la gestión integral de residuos sólidos con inclusión social y económica de trabajadores.

Ese modelo es el que Albina vino a compartir en dos oportunidades a Jujuy, en encuentros mantenidos con funcionarios del gobierno de la provincia, el ministerio de ambiente de Jujuy, el ministerio de ambiente y desarrollo sustentable de nación, el ministerio de producción de nación, el concejo de planificación estratégica, la fundación Tinku-Encuentro, la fundación AVINA, del SEPYME NOA, y ciudadanos ambientalistas como Lucy Vilte, entre otros.

De alguna manera para que su experiencia exitosa sirva para el nuevo proceso de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos que se está impulsando a nivel provincial, desde el ministerio de ambiente, buscando construir un nuevo modelo de gestión sustentado en el paradigma de la económica circular, en la recuperación de la cosmovisión del cuidado de la madre tierra, y en el desafío de alcanzar un Jujuy Verde.

Albina, ¿qué son los residuos?

Un residuo es algo que ya no es útil para el que lo generó, pero sí puede serlo para otros. Tenemos que dejar de ver a éste como un problema, y verlo como una oportunidad, que nos permite hacer cosas diferentes, ser creativos. Los residuos orgánicos por ejemplo pueden ir a una planta de tratamiento o biodigestor, a un proceso para producir alimentos balanceados para animales, o a tu jardín, es algo útil.

También hay que cambiar el concepto de gestión de residuos, en términos de pensar que ella es solo responsabilidad de la municipalidad o la provincia, ya que en realidad todos tenemos compromiso con ésta, cada uno tiene su rol.

El municipio, la provincia y la nación tendrán la labor reguladora, facilitadora, fiscalizadora; las sociedades civiles tendrán un rol de corresponsabilidad, de separar y generar menos residuos, pagar por los servicios; el empresario de ser honesto, actuar con ética al realizar los productos, lograr que los otros actores de la cadena también se beneficien; los recicladores también tienen obligaciones, etc.

¿Cuál es el papel de la educación en todo esto?

El tema de residuos parte primero por la educación, la educación para cambiar, pero no solo al ciudadano, yo primero me educo a mí, tengo que ser ejemplo, nos tenemos que enseñar nosotros, a la familia, a la población, al empresario, todos.

Tenemos que formar a la gente para que aprendan a ser consumidores responsables. Debemos preguntarnos, al comprar algo, ¿realmente necesito ese producto?, ¿qué tipo de embalaje o empaque tiene?, cada uno puede hacer mucho y al adquirir algo, generar menos residuos, o puedo llevar siempre conmigo una bolsa de lienzo ecológico, saber que para pesar mercadería no necesito muchas bolsitas, que en vez de comprar agua embotellada puedo tener un filtro en casa.

Siempre debemos estar pensando qué más puedo hacer, creo que si somos consumidores responsables, no haría falta sensibilizar al empresario, ya que éste de por sí tendría que ser comprometido. El poder está en nuestras manos.

¿Y en lo que concierne a la tecnología?

Necesitamos que la parte técnica sea sólida. No debemos tenerle miedo a la tecnología, pero tampoco estemos pensando en grandes equipos, tenemos que ver qué realmente necesitamos, si tengo zonas alejadas y pequeñas, no necesito un gran camión recolector, quizás una moto acondicionada es mejor y gasto menos dinero; tampoco necesito invertir en una gran planta de reciclaje, cuando a lo mejor necesito hacer centros de acopios en la ciudad y entregar los residuos a los recicladores, e incluso yo me salvo de toda esa burocracia y en cuenta de ello genero capacidades para que los recicladores lleven adelante el trabajo de reciclar y transportar, doy el soporte a técnicos y profesionales que van a hacer que ellos sean capaces de que eso sea sostenible.

También es importante que no descuidemos la parte organizativa, necesitamos gente con capacidad, con ética, transparencia, ya sea en el municipio, en las empresas y en las asociaciones de recicladores, a ellos debemos darle todo el soporte pero también exigirles. Los debemos ayudar pero ellos también tienen que responder.

La gestión de residuos es como el techo de una casa, si algún pilar no está, se va a caer, en este caso necesitas la parte normativa legislativa, política, técnica, ambiental, sanitaria, social, etc. Y lo importante es que haya comunicación entre éstas, que el área técnica hable con el área social, económica, etc., que haya un enriquecimiento mutuo con los conocimientos de cada área.

¿Cuál es la responsabilidad de la sociedad en general?

Tenemos una responsabilidad de gestionar bien los residuos, eso significa estar pensando cuánto más puedo hacer con menos recursos, porque muchas veces podemos tener todos los recursos del mundo, las mejores máquinas, los mejores camiones, pero si no hemos educado a la gente, si la gente no participa, si no tenemos organización, todo eso se te va a caer; la tecnología es un pilar, la educación, la participación y la voluntad política también, y eso también es responsabilidad nuestra, porque si algo está mal, tenemos que decirlo.

¿Qué impresión tiene del trabajo que se viene haciendo en Jujuy?

En Jujuy el proceso ya está caminando. Estoy muy contenta de ver voluntad política. Hay oportunidades para todos, y ésta es la oportunidad para Jujuy, porque se quiere hacer las cosas bien. Los recicladores están expectantes y hay que mostrarles que esta vez es diferente. También hay un equipo de técnicos y profesionales que creen en lo que están haciendo y espero que se hayan convencido que hay que seguir haciendo, soñando y que no hay nada más valioso que tu trabajo logre cambiar la vida del otro, eso no tiene precio, y yo creo que eso te permiten los residuos, tiene esa bondad.

Dejar una respuesta