Jujuy protege su patrimonio natural y paisajístico

Jujuy al día® – En el territorio de la provincia está prohibida la caza, tenencia, tránsito o aprovechamiento de los animales silvestres, recordó la Secretaría de Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Ambiente de Jujuy. En el mismo sentido, aclaró que se profundizarán los controles de este tipo de actividades penalizadas por normativas provinciales, nacionales e internacionales, con el propósito de conservar la biodiversidad de la región norte del país, garantizando así la funcionalidad de sus ecosistemas y los servicios ambientales que brindan, para las generaciones actuales y futuras.

Jujuy es una de las provincias que mayor biodiversidad conserva actualmente en su territorio, en buena medida por lo cambiante y contrastante de sus paisajes y geografías; pero además también porque se avanzó en una legislación que protege el patrimonio natural y paisajístico de los ecosistemas.

Se trata, en el plano provincial, de la Ley de Caza N° 3014/73; y en el plano nacional la Ley de Conservación de Fauna N° 22.421, que declaran de interés para la Nación y la Provincia la conservación y protección de la fauna nativa.

En su Art. 7, la ley provincial prohíbe por ejemplo tanto la caza, tenencia, transito o aprovechamiento de los animales silvestres, por lo que es sólo posible la caza con fines científicos, comerciales o culturales. Y sólo a través de la aprobación por parte de la autoridad de aplicación, mediante permisos otorgados luego de una exhaustiva revisión técnica.

Dado que la fauna nativa es propiedad del Estado provincial, los ocupantes de este territorio son considerados “custodios de la fauna” y están obligados a cumplir con las disposiciones vigentes.

Especies en peligro y sistema de penalización

Jujuy tiene una gran diversidad de animales en peligro de extinción debido a la cacería y a la pérdida de su ambiente, entre otras razones. Así ocurre con, por ejemplo, el yaguareté, la vicuña, el cóndor, la taruca, los pecaríes labiados y de collar, el tapir, el oso bandera, el lobito de río, que se encuentran en mayor o menor medida en una situación similar.

La vicuña es un claro ejemplo también de la validez de las normativas que prohíben la cacería en el territorio provincial. La especie pasó de estar casi extinta entre los 60 y 70, y la recuperación de las poblaciones en nuestro territorio han posibilitado que las comunidades que conviven con ellas, puedan esquilarlas en silvestría y vender la fibra obtenida siguiendo criterios fijados a nivel internacional a través de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre (CITES).

Es importante destacar además que sólo Catamarca comparte con Jujuy la característica de hacer un aprovechamiento en silvestría de esta especie.

Desde la Secretaría de Biodiversidad explicaron que es fundamental que toda la sociedad realice esfuerzos para la conservación de la flora y fauna autóctonas. También valoraron que la normativa es un paso decisivo a la hora de conservar la fauna local, pero que además es importante que se entienda el por qué es significativo para la provincia desalentar tanto la cacería furtiva, como al tráfico de animales.

Las penas para los delitos contemplados en la legislación provincial y nacional, se corresponden con multas que van desde los 5.000 a los 10.000 pesos, o incluso el arresto de uno a 200 días cuando correspondiere, por caza de animales silvestres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.