Mujer denuncia abandono por parte de la Tupac Amaru tras un accidente laboral que la dejó prácticamente discapacitada

Jujuy al día® – Trabajaba para la Tupac Amaru comandada por la detenida Milagro Sala. Sufrió un accidente laboral y fue totalmente abandonada. Hoy vive en la miseria, discapacitada y con mucho miedo a represalias, pero se animó a hablar y denunciar.

Hoy, sumergida en el miedo y la desesperación, busca ayuda para poder brindarles a sus hijos de 10 y 12 años un mejor futuro, comenzando por una vivienda digna, ya que vive actualmente en una casilla de machimbre en un asentamiento, la cual se cae a pedazos.

Lorena Alvarez. Prefirió no mostrar su rostro por miedo.
Lorena Alvarez. Prefirió no mostrar su rostro por miedo.

Lorena Álvarez compartió su historia con JUJUY AL DÍA®, relatando el abandono y la decidía sufrida, además del miedo que tiene al contar lo sucedido ya que teme que, desde los rezagos de la organización social comandada por la detenida Milagro Sala, intenten hacerle daño.

“Yo trabajaba en la organización Túpac Amaru, desde hace 9 años, y al igual que la mayoría de la gente que ingresó fue para tener mi propia casa. Durante 9 años pelee para tener mi casa pero nunca me la quisieron entregar”, contó Álvarez.

“Hace dos años sufrí una caída desde un andamio mientras realizada un revoque fino, me tuvieron haciendo tratamiento, me dijeron que me iban a hacer estudios, pero solo estuve en lista de espera”.

Indicó que esta caída “según el doctor Luna, que es quien llevaba mi caso, me causó sacro coxígeo y desviación de pelvis. Hoy no puedo caminar bien, no puedo realizar esfuerzos, no puedo trabajar, tengo dificultades hasta para ir al baño, no me puedo manejar sola, debo apoyarme en mi hija”.

Explicó que jamás tuvo una cobertura en salud, y siempre trabajo en negro en la Tupac Amaru. “Cuando teníamos algún accidente o dolencia, nos íbamos a la sede y nos atendían los doctores, nos daban la medicación necesaria”.

Lorena Álvarez comentó cómo se trabajaba en la construcción de viviendas de la organización social. “Hacía lo que me mandaban a hacer mis jefes: fino, revoque, cielorrasos, la última etapa que fue cuando me accidente, y tuve dos jefes que realmente eran malos con las mujeres, nos decían ‘sin sangre no hay dolor’ y por eso cuando me caí, esa noche cuando comencé a sangrar, acudí a la sede e inmediatamente la señora Milagro Sala hizo llamar a quienes eran mis jefes y estos me dijeron que no contara lo que me decían, esto de ‘sin sangre no hay dolor’. Esto no me lo decían y hacían solo a mí, sino a varias mujeres que trabajan con nosotros”.

Acerca de contar con obra social o ART dentro de la organización, Álvarez indicó que “cuando todos los meses íbamos a cobrar pagamos un seguro, 10 pesos o algo así, pero nunca pregunte si era para eso”.

“Cuando estuve un poco mejor intente hablar con mi jefe, que era Analía Robles, y me dijo que me iba a dar la casa, que me quede tranquila, pero me dejó en la nada, cuando le fui a preguntar de la casa me dijo que quienes estaban con parte médico no tenían derecho a pedir una casa”.

La mujer contó a este diario que se siente usada y abandonada por la Túpac Amaru, “así es, más por mi encargada, ella fue muy mala, hasta a mi hermana la amenazó, le dijo muchas cosas, tuve que pedirle que se fuera porque no quería más problemas, esta chica es muy vengativa, mala”.

“Hoy tengo mucho miedo, pero he decidido hablar para ver si encuentro alguna solución para que mis hijos puedan vivir un poco mejor porque me da pena tenerlos así donde vivimos”.

Indicó que “esta mujer me dijo que por más que hable nunca me darían bolilla, las cosas que haga en contra de ella no tendrían frutos porque ella tiene poder, sabe manejarse y dejar tranquilo todo. Me hizo entender que lo que yo diga nadie lo va a escuchar”.

casa-madera-1
Esta es la casa donde vive actualmente Lorena con sus hijos

Acerca de su presente, comentó “vivo con mis dos hijos de 12 y 10 años, ellos asisten a la escuela ‘Bartolina Sisa”, donde ahí pueden comer. Vivo en un asentamiento, en una cabañita prestada toda de madera que ese está viniendo abajo, por eso pido que si alguien puede dar una mano porque no tengo fuerzas para seguir. Antes de accidentarme trabajaba de lo que sea para que a mis hijos no le falte nada, pagar un alquiler digno, pero ahora no tengo forma de que haya una entrada de dinero para lo que le falte a mis niños”.

Agregó “estamos en un asentamiento en el barrio ATSA, la casilla no tiene baño, se está viniendo abajo, se está abriendo en varias partes, porque es toda de machimbre. No tengo cocina, no tengo nada porque perdí todo cuando me sacaron de donde alquilaba. En ese momento hable con la señora Milagro Sala, me dijo que me iba a ayudar pero justo la detuvieron y no pude recibir nada de nadie más”.

casa-madera-2
Esta es la casa donde vive actualmente Lorena con sus hijos

Por ello, y a través de JUJUY AL DÍA®, Lorena Álvarez expresó “necesito ayuda, hoy lo que más quisiera son 4 paredes, un techo y un baño para que mis hijos estén bien y se sientan seguros, desde hace un año y medio vivo en esa casilla y el año pasado hubo una fuerte lluvia y como la casilla se cubría con cubanos, pero todo se vino abajo, la pieza se llovió entera. Ahora hice que mi hermano me levante unas paredes para poder hacer un baño y se me vino abajo porque estaba todo armado con barro porque no tenía para comprar cemento, ahí y en esas condiciones sobrevivo con mis hijos”.