Jujuy: descontrol, incidentes y muerte en una fiesta

Jujuy al día® – La justicia ha iniciado una importante investigación para establecer las causas que derivaron en la muerte de una adolescente de 17 años ocurrida ayer en la madrugada luego que la menor asistiera a una fiesta en la localidad de Yala.

Existen varias versiones cruzadas sobre el hallazgo del cuerpo, las horas previas a su muerte e incluso supuestas responsabilidad de la fuerza de seguridad, quienes podrían haber detenido la fiesta. Lo concreto hasta el momento, tal como adelantara JUJUY AL DÍA®, es la muerte de una adolescente de 17 años de edad, E. P., alumna del 5° año del Colegio del Huerto.

Las primeras pericias indicaron que la menor falleció producto de broncoaspiración.

Aquí comienzan a cruzarse las versiones. Unas indicaron que su cuerpo fue hallado en la vía pública justo frente al edificio de la Comisión Municipal de Yala, donde quienes la encontraron alertaron al personal de la Policía y del SAME que llegaron e intentaron reanimarla sin obtener resultados positivos.

Otra versión indica que un grupo de chicos que habrían participado de la fiesta encuentran “desmayada” a la menor y la llevaban nuevamente al lugar donde se realizaba la reunión, y es ahí que una de sus amigas se habría dado cuenta que no respiraba y alertó  las autoridades.

Poco se sabe sobre lo ocurrido durante la fiesta. Debido a esto también, el fiscal de la causa ordenó la realización de la autopsia al cuerpo de la menor y exhaustivos exámenes toxicológicos para establecer si la menor estaba alcoholizada o si habría consumido algún otro tipo de sustancia.

Tras este lamentable desenlace la policía demoró a una veintena de menores para averiguación de antecedentes y se espera que algunos de ellos puedan brindar su versión como testigo de lo sucedido.

Vecinos de la zona habrían reclamado la presencia policial y varias oportunidades. Según trascendió, aunque no se confirmó oficialmente la versión, horas antes de la tragedia, efectivos de la policía se presentaron en la vivienda, donde habrían sido atendidos por un menor de edad que les dijo que se estarían festejando un cumpleaños, solicitaron la presencia de un adulto, y posteriormente los uniformados se habrían retirado del lugar.

Ante esta acción, continuó la fiesta. Momentos después, un grupo de jóvenes habrían apedreado la casa de uno de los vecinos que fue a reclamar por los molestos ruidos.