Jujuy: destruyeron el primer secuestro de bebidas alcohólicas aplicando la nueva ley de nocturnidad

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Juez Contravencional de Jujuy, Matías Ustarez, se refirió a la primer tanda de secuestros, aplicando la nueva ley de nocturnidad, de bebidas alcohólicas destruidas. Además explicó la nueva modalidad para este fin en pos del cuidado del medioambiente.

Matías Ustarez. Foto: Edgardo Valera
Matías Ustarez. Foto: Edgardo Valera

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, manifestó “personal policial, en un procedimiento en un after que funcionaba de manera clandestina, realizó el secuestro de toda la bebida alcohólica y el accionar se hizo en el marco de la nueva ley de nocturnidad donde esto está prohibido”.

“Como podrán ver es una gran cantidad de bebidas alcohólicas de distinta naturaleza: vodka, vinos, espumantes, cervezas, mucha cantidad que iba a ser suministrada a personas sin  acreditar su procedencia. Esta bebida no puede ser reintegrada al titular y por ende debe ser destruida”.

Indicó que “como novedad este Juzgado está destruyendo la bebida en un lugar habilitado, no como antes donde se destruía hasta con envases en lugares abiertos. Por una cuestión de contaminación ambiental, el vidrio no es biodegradable, solo se va a destruir el líquido y solo en lugares que terminen en una cloaca atento a la naturaleza toxica que puede tener si se mezcla en el ambiente”.

“Se ha dado participación a los protagonistas del hecho por la publicidad de los actos de gobierno, y así sepan el destino del secuestro que se efectuó. De la misma manera se citó a los policías para que conozcan el fruto de su trabajo”, sostuvo.

JUJUY AL DÍA® consultó al Juez Contravencional si existen otros expedientes con secuestros que esperan el mismo final. “Existen varios expedientes, muchos aún no están firmes y habrá que esperar esto para ver qué sucede con los secuestros ya que en algunos casos se devuelven  cuando tienen la autorización para la venta, pero en otros casos no”.

Mencionó que los elementos que no son destruidos ni devueltos “pueden ser objetos de subastas o donadas a establecimientos sin fines de lucro. Muchas veces nos ha pasado, por ejemplo, con caballos que han sido donados a establecimientos educativos porque no fueron retirados”.