Robo y muerte en Jujuy: detienen a los autores del crimen y se conocieron más datos del hecho

Jujuy al día® – A pocas horas del homicidio del finquero en ciudad Perico, la policía logró detener a todos los partícipes del robo y asesinato. Además, se dieron a conocer mayores detalles del hecho.

Fuentes consultadas por el diario JUJUY AL DÍA® informaron que 5 horas después del crimen, y gracias a los testimonios recabados, se logró la detención de los 4 delincuentes que estaban prófugos luego de intentar robar una finca y asesinar al hermano del propietario.

Los detenidos son oriundos de las provincias de Tucumán y Mendoza, de entre 20 y 33 años, y se encuentran entre ellos un par de hermanos.

Como adelantará nuestro medio, el primer detenido, quien fue reducido por los vecinos, fue Felipe Salgado de 33 años, de la provincia de Tucumán. Posteriormente fueron detenidos Juan Alberto Villarrubia (27); Roberto Rubén Villarrubia (20); Gonzalo Iván Murua (29) y Juan José Luna (24), todos de Mendoza.

La imputación que pesa sobre ellos es por ser supuestos autores de los delitos de “Robo doblemente calificado en despoblado y en banda, y por el uso de arma de fuego. Homicidio Criminis causa en grado de tentativa; homicidio criminis causa en coautoría (3 hechos, en concurso real).

En base a los datos con los que cuentan los investigadores, detallaremos los sucesos ocurridos que derivaron en el asesinato de Luís Torrejón.

Alrededor de las 4 a 5 de la mañana del 21 de octubre, 5 delincuentes a cara descubierta, solo usaban las capuchas de sus ropas, ingresaron a la Finca Torrejón, ubicada en la zona de Los Pericos.

Minutos antes, la hija de los dueños de la propiedad se dirigió al baño cuando alertó la presencia de desconocidos en el interior de su vivienda. Por eso solicitó ayuda a dos de sus tíos.

Los ladrones sorprendieron a la pareja que habitaba en el lugar, haciéndose pasar por policías. Cuando la mujer pidió que se identificarán, uno de los ladrones la amenazó con un arma de fuego y le solicitó que entregaran el dinero que poseían.

Allí la mujer lo enfrentó y recibió un fuerte culatazo en la cabeza, por lo que su marido la defendió y recibió un disparo en una de sus pantorrillas. Los ladrones amordazaron y maniataron a la pareja.

Mientras tantos, arribaban al lugar los hermanos del propietario, Luís y Alberto Torrejón, quienes llegaron en motocicleta pero apagaron el motor para ingresar caminando y sorprender a los delincuentes.

Aparentemente los malvivientes advirtieron esto y salieron de la vivienda efectuando disparos, por lo que los hermanos se tiraron al costado del camino que llevaba a su interior, Allí Luís Torrejón recibió un disparo en la nuca que le quitó la vida instantáneamente.

Fueron 4 delincuentes los que salieron primero, por último, Salgado, quien fue interceptado por el hermano de la víctima, con quien forcejeó varios metros mientras intentó disparar varias veces pero el disparo no salió. Finalmente, con ayuda de un vecino y sus hijos, lo redujeron definitivamente. A metros del lugar se halló un revolver calibre 38 y un teléfono celular.

Quienes presenciaron lo sucedido señalaron que los otros delincuentes se dieron a la fuga a píe hacia la zona de Pampa Blanca.

Por testimonios y pistas que siguieron los investigadores, se dirigieron hacia un inquilinato de Pampa Blanca, donde el dueño comentó que allí 4 sujetos estarían viviendo, y que no serían de la zona. Según las descripciones coincidían con los atacantes.

Gracias a la autorización del propietario, los policías ingresaron a la habitación donde encontraron a todos los delincuentes durmiendo, por lo que rápidamente fueron reducidos y aprendidos. Uno de ellos estaba cubierto de barro.

Según trascendió, Salgado vino a nuestra provincia a ver un partido de Fútbol y se habría quedado ya que los mendocinos le ofrecieron “ganar algo de plata” con un trabajo.

Las medidas que tomó la Fiscalía fue solicitar sus antecedentes en cada jurisdicción y ordenó que se realicen pericias sobre las ropas de los sujetos para determinar la presencia de pólvora. Vale aclarar que en el lugar no se logró secuestran ningún otra arma, por lo que se sospecha que fueron arrojadas por el camino.