¿Tanto se recuperó la imagen de Cristina?

Jujuy al día® – En el ambiente político y empresario se ha comenzado a analizar con intensidad la recuperación que arrojan la mayoría de las encuestas de la figura de Cristina Fernández de Kirchner, especialmente en la provincia de Buenos Aires. Se ha transformado en el tema de moda y eso pudo comprobarse la semana pasada en las tertulias y las comidas que se realizaron en el Coloquio de IDEA, en Mar del Plata.

Pero todo parece indicar que las reflexiones y las elucubraciones que se vienen haciendo en el círculo rojo tienden a sobreestimar el potencial electoral de la ex Presidente; incluso muchos empresarios y banqueros se han asustado ante un hipotético escenario de una victoria de electoral de CFK. Se han dado mucha manija y, así como el año pasado se resignaron a un triunfo irreversible de Daniel Scioli que nunca llegó, ahora le temen a un urnazo de Cristina que podría poner en jaque al Gobierno de Mauricio Macri.

En términos futboleros, actualmente conviene parar la pelota y levantar la cabeza para comprender que aún es muy prematuro hacer proyecciones sobre lo que pueda ocurrir en las urnas en octubre del año que viene. Primero, porque realmente se desconoce quiénes serán los candidatos de los espacios políticos más competitivos, sobre todo nadie sabe a ciencia cierta si la ex jefe de Estado decidirá finalmente arriesgarse electoralmente en la provincia de Buenos Aires. Todos saben que, si quiere buscar fueros, puede presentarse por Santa Cruz y conseguir una banca.

Mientras tanto, la película que nos muestran las encuestadoras más confiables refleja a una Cristina que dejó el mando el 10 de diciembre perseguida por la propia grieta: prácticamente quienes la querían y la odiaban se repartían en dos mitades (cincuenta-cincuenta). No se iba mal luego de estar doce años en el poder y con dos derrotas electorales consecutivas. Pero la exhibición obscena de La Rosadita de Lázaro Báez y los bolsos de José López la golpearon muy duro; su imagen negativa se fue por las nubes y reapareció en los tribunales de Comodoro Py. La mayoría de la sociedad la responsabiliza por el mal momento económico actual y percibe la gravedad de la herencia.

Paradójicamente, la ex Presidente comenzó a estabilizar sus variables y a mostrar una ligera recuperación, aún con una imagen negativa muy alta, de acuerdo con el consenso de los encuestadores más confiables que se salvaron del incendio del año pasado. La última fotografía muestra a una Cristina no muy popular en los grandes centros urbanos habitados por sectores medios que no la quieren. Pero le va realmente bien en Buenos Aires, más específicamente en los distritos más populosos y pobres del Conurbano. En ese segundo y tercer cordón del oeste y sur del Gran Buenos Aires, ella exhibe niveles de aceptación por arriba del 50 por ciento. Pero le va decididamente mal a medida que se ingresa al interior de la provincia, sobre todo en ciudades grandes como La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Pergarmino, Olavarría, Azul, Junín.

En concreto la percepción más equilibrada indica que CFK no logró recuperarse a niveles del 10 de diciembre, cuando dejó la Quinta de Olivos, pero sigue manteniendo un núcleo duro, sobre todo entre los bonaerenses. Los sondeos la presentan como una eventual candidata competitiva con un techo muy bajo que le impediría soñar con esa supuesta victoria que les quita el sueño a muchos en el mundo de los negocios.

Ese temor se ha agudizado por el trabajo hormiga que viene realizando Sergio Massa en el círculo rojo. Como principal perjudicado de un eventual escenario de polarización electoral entre Cambiemos y Cristina, ha recurrido a meterles miedo a empresarios y periodistas sobre la estrategia del oficialismo de querer medirse en las urnas con la figura emblemática de la ex Presidente. El ex intendente de Tigre ya sufrió el año pasado las consecuencias de un escenario polarizado, pese a que trató de instalar hasta el cansancio que sus votantes nunca respaldarían al actual presidente en el ballotage.

Sin embargo, retomó una estrategia similar. En el Coloquio de IDEA mantuvo un encuentro reservado con empresarios de primer nivel y los asustó. “El Gobierno juega con fuego, así Cristina puede ganar y… ¿quién gobierna a este país?”, les terminó preguntando. Hasta incluso intentó transmitirles más temor cuando insinuó que podrían perder plata y patrimonio: “¿Cuánto pasarían a valer sus empresas si el oficialismo hace lo posible en ayudar a Cristina a ganar la provincia?”.

Nadie tiene las respuestas a esas preguntas inquietantes, porque se trata de un escenario altamente improbable por el alto nivel de imagen negativa que tiene la ex Presidente y falta una eternidad en tiempos políticos. Incluso, el error estratégico del propio Massa es sobreestimar a CFK con el riesgo de comenzar a generar el famoso voto útil que tantos dolores de cabeza le generó en el proceso electoral del año próximo. Más teniendo en cuenta que la grieta kirchnerismo-antikichnerismo a Macri le viene como anillo al dedo.

Alberto Valdez

@betovaldez

El autor es periodista y consultor de empresas