COFEMA reconoce incorporación de Churqui y Queñoa en el Ordenamiento Territorial de Jujuy

Jujuy al día® – En el marco de la Asamblea de Bosques, el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), a propuesta del Ministerio de Ambiente de Jujuy, declaró de interés federal la incorporación de los bosquecillos de Churqui y Queñoa en la revisión del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN), incrementando así la superficie de conservación y protección de bosques de la provincia.

Según reza en el texto de la declaración, “la incorporación de éstos (por los árboles) al actual OTBN de Jujuy, y por consiguiente su mayor conservación y desarrollo sustentable, es de suma importancia no solo para la preservación de ese ambiente y hábitat, sino también de las comunidades ligadas a esos bosques, brindando la posibilidad de un crecimiento ambiental, social y económico sustentable”.

Ocurre que la queñoa es la única especie vegetal arbórea de la puna jujeña, “por lo tanto cumple un papel importante en la economía lugareña”, explica el documento.

Se estima que existen unas 6500 hectáreas de bosques, principalmente de churqui y queñoa en la Quebrada de Humahuaca, y en la Puna de Jujuy. Estos bosques se encuentran distribuidos en su mayoría (70%) en pequeños parches de menos de 20 hectáreas, ubicados generalmente en las márgenes de arroyos temporarios y en quebradas, donde las condiciones de humedad y de protección de los fuertes vientos permiten su desarrollo.

El texto también describe que el churqui, que se encuentra distribuido por Tilcara, Tumbaya, Humahuaca, Yavi, Cochinoca y Santa Catalina, “en la actualidad es aprovechado para generar energía (leña) en los hogares de los pobladores que tienen mayor acceso a las mismas”.

Conservación de Bosques Nativos

La declaración del COFEMA reconoce el valor de los bosques para la conservación y la importancia que reviste para las comunidades locales, “tanto por la biodiversidad particular que alberga, como por el recurso energético que representan, por lo que se consideraron en su mayoría en las categorías de conservación I (rojo) y II (amarillo)”.

Cabe aclarar, que las categorías de conservación de bosques nativos establecen el color rojo para los sectores de muy alto valor de conservación, que no pueden transformarse; y amarillo, para sectores de mediano valor de conservación, que pueden estar degradados pero que a juicio de la autoridad de aplicación jurisdiccional, con la implementación de actividades de restauración pueden tener un valor alto de conservación y pueden ser sometidos a ciertos usos de manera sustentable.

Finalmente, el documento consigna que “la asignación puntual de las categorías se realizó de modo de no afectar los usos tradicionales que realizan las poblaciones locales, pero que al mismo tiempo potencien el mantenimiento y, en algunos casos, la recuperación de estos bosques al mediano plazo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.