Jujuy ve con beneplácito la canonización del primer santo auténticamente argentino: José Gabriel del Rosario Brochero

Jujuy al día® – La Dirección Provincial de Culto, que depende del Ministerio de Gobierno y Justicia, expresó su beneplácito por la canonización del cura José Gabriel Brochero, que se concretará este domingo 16 de octubre, por parte de Papa Francisco en Roma El Cura Brochero, nacido en la Provincia de Córdoba, con sus feligreses, construyó cientos de kilómetros de caminos, varias iglesias, fundó pueblos y se preocupó por la educación y la salud de todos.

Si bien es cierto que el Papa Juan Pablo II canonizó a Héctor Valdivieso Sáez, considerado el “primer Santo argentino”, este nació en nuestro país, pero residió la mayor parte de su vida en España, lugar en el que murió como mártir, pero El “cura Brochero”, en cambio, nació y vivió toda su vida en su Córdoba natal, falleciendo ciego y leproso.

Brochero nacido en Santa Rosa de Río Primero, Córdoba, el 16 de marzo de 1840, el Cura Brochero siempre fue conocido como el “Cura Gaucho” por asumir como suyas las necesidades de la gente y por su costumbre de predicar el Evangelio con el lenguaje de sus feligreses para hacerlo comprensible.

El “Cura Gaucho” evangelizaba a lomo de su famosa mula “Malacara”. Era malhablado y un fumador empedernido. Fue ordenado cura en 1866, hace 150 años y enseguida se destacó por socorrer a los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azotó al año siguiente a la ciudad de Córdoba.

En 1869 se hizo cargo del Curato de San Alberto, hoy conocido como el valle de Traslasierra, en la localidad de Villa del Tránsito (que hoy lleva su nombre). Allí, animando a los pobladores construyó iglesias y capillas, levantó escuelas y abrió caminos entre las montañas.

El extenso Curato de San Alberto (de 4.336 kilómetros cuadrados) contaba con poco más de 10.000 habitantes que vivían en lugares distantes sin caminos y sin escuelas, desperdigados por las Sierras Grandes de más de 2.000 metros de altura. Era triste el estado moral y la indigencia material de la gente. Pero Brochero no se desanimó. Y dedicó su vida no sólo a llevar el Evangelio sino a educar y promocionar a sus habitantes.

Comenzó a llevar a hombres y mujeres a Córdoba, para hacer los Ejercicios Espirituales recorriendo unos 200 kilómetros a través de las sierras. Proyectó además un ramal ferroviario que atravesaría el Valle de Traslasierra para sacar a sus queridos serranos de la pobreza en la que se encontraban, “abandonados de todos, pero no por Dios”, como solía repetir. Brochero murió ciego, al contraer la lepra por tomar mate con gente enferma de ese mal.

Comenzada hace medio siglo, su causa de canonización comenzó a fluír en tiempos de Juan Pablo II, que en 2004 lo declaró “venerable”. Más tarde, en 2012, Benedicto XVI reconoció el primer milagro por su intercesión: la curación inexplicable de Nicolás Flores Violino, un niño que se salvó de un gravísimo accidente de tránsito. Su aprobación permitió su beatificación, el 14 de septiembre de 2013, en una ceremonia multitudinaria en la localidad cordobesa que lleva su nombre, Villa Cura Brochero. El segundo milagro -aprobado por el Papa el 22 de enero pasado- fue la curación, sin explicación médica ni científica, de una niña sanjuanina, Camila Brusotti, que estaba al borde de la muerte tras ser salvajemente golpeada.

Este domingo se concretará una ceremonia sin precedentes, el Papa Francisco, canonizará a este santo argentino, ejemplo de “pastor con olor a oveja” y “pionero de la evangelización”, tal cual él mismo lo definió.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.