Pablo Lozano: “Se debe trabajar para lograr el encuentro y la unidad de todos los compañeros”

Jujuy al día® – Con motivo de conmemorarse el día de la lealtad, el exconcejal Pablo Lozano  realizo algunas consideraciones al respecto.  En tal sentido expreso que el día de la lealtad tiene una connotación especial en estos días por el mal momento que vive el justicialismo en la Provincia de Jujuy. Mal momento no tanto por haber perdido las pasadas elecciones, ya que en democracia y en política hay que saber ganar y perder, sino por la gran división interna y  la incertidumbre  y zozobra que se vive por el hecho de no definir claramente el rol de oposición que nos toca cumplir. Podemos discutir el grado de oposición. Esta puede ser crítica y hasta salvaje (modalidad con la que no estoy de acuerdo), o bien una oposición constructiva y razonable, pero una u otra forma asume la modalidad de oposición al actual gobierno radical.

Lozano considero que la mayoría  de afiliados, más allá del malestar  y el dolor por haber perdido por primera vez la gobernación de Jujuy, tiene asumido que somos oposición y –en consecuencia- entendemos que es el rol que debe cumplir el justicialismo.  Seguramente vendrá un profundo debate interno, un recambio generacional, un rearmado del peronismo y –como objetivo final- la tan mentada UNIDAD DEL JUSTICIALISMO, pero estimo que el primer paso debe ser asumir ese rol asignado por el electorado en las pasadas elecciones.

En un día tan especial como el día de la lealtad, no podemos menos que reivindicar al Movimiento Nacional Justicialista, como una fuerza política popular y con presencia a lo ancho y largo de todo el país. Nos ha tocado perder en las pasadas elecciones y seguramente vendrá un fuerte proceso de autocrítica y debate interno, pero ello no significa claudicar de nuestros principios ni convicciones, ni mucho menos estar –como organización política- al servicio del gobierno radical.

Conforme lo expuesto, Lozano hizo un llamado a las actuales autoridades para que definan y asuman –como condición necesaria para cualquier diálogo sincero y serio entre todos sus líneas internas- ese rol de oposición y luego, se convoque –sin exclusiones- a todos los compañeros a trabajar por la unidad, priorizando los intereses del movimiento por sobre los intereses personales o sectoriales. Asimismo, y como corolario de todo este proceso, se debe  garantizar la participación de todos los afiliados en un proceso electoral transparente que permita elegir los mejores candidatos del Justicialismo para enfrentar precisamente al radicalismo gobernante. Ese es el desafío.