Evaluación psicológica y contención a policías: “aún hay cierta resistencia a buscar ayuda”

Jujuy al día® – Luego de varios hechos en donde se vieron involucrados policías en los últimos días -dos suicidios y un uniformado que tomó como rehén a su pequeño hijo-, nuestro medio entrevistó a Mario Taglioli, Director de Bienestar de Seguridad del Ministerio de Seguridad de la provincia, quien se refirió a los controles, evaluación y acompañamiento psicológico, tantos a los aspirantes como a los miembros de las fuerzas de seguridad, y sostuvo que la demanda en el servicio ha aumentado claramente de 15 a 100 consultas mensuales.

taglioli-3Al respecto, Mario Taglioli expresó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que el suicidio de un efectivo policial “es algo que nos golpea cada vez que acontece. El último caso era un efectivo que estaba en una situación laboral donde se estaría por declarar alguna discapacidad para el ejercicio de la función, lo lamentable de la cuestión es que aún no tenemos los resortes necesarios para hacer el acompañamiento en estas circunstancias”.

“En este caso llegamos tarde y hay que lamentar la perdida de la vida de un compañero, pero esto nos moviliza para poder mejorar estos sistemas de acompañamiento que en alguna medida lo hemos logrado con aquellos que están un poco más cerca, con quienes lo piden pero aun nos está faltando que esta intervención que sea preventiva para todo el personal que esté en trámite de retiro”.

En relación al mencionado caso, se refirió al porqué no se le retuvo el arma reglamentaria el oficial que se quitó la vida. “Debería haberse hecho eso, es algo que desde el Ministerio se le pide a los responsables de la repartición, pero es una modalidad operativa normal pero el por qué en este caso no se secuestró el arma, deberán informarlo”.

“No es lo mismo pasar a una situación de retiro por un problema médico que por un problema emocional, en última instancia el protocolo dice que a alguien que no está en función y en junta médica se le debe secuestrar su armamento. Es más, se lo hace preventivamente con la misma credencial, pero en este caso el por qué no se hizo habrá que determinarlo”.

JUJUY AL DÍA® consultó al Director de Bienestar de Seguridad si se realizan las evaluaciones psicológicas tanto a los alumnos del ISSP para su ingreso y frecuentemente a los efectivos en servicio. “Este año se hizo una revisión de todos los protocolos del año pasado y toda la gente que ingresó al ISSP este año se les volvió a hacer los exámenes que denotan un estado de apto, hoy, al momento de ingreso y en una continuidad, en una circunstancia en particular”.

“Cualquier situación que implique una crisis vital implica por lo menos tener un par de entrevistas, es lo que se está proyectando. El personal que interviene en un procedimiento donde hubo disparos, por ejemplo, tiene que tener una  entrevista posterior a esa intervención para ver cómo está, cómo ha quedado, si se sintió en peligro. Debe hacerse en el ingreso y en la continuidad, pero se hace en los tiempos de los cursos de ascensos, y las circunstancias muestran que no alcanza, asique habrá que tener una vigencia más sostenida”.

También Taglioli fue consultado por nuestro medio sobre cuántos uniformados hoy podrían estar atravesando crisis emocionales y deberían recibir asistencia. Sostuvo que “hacer una evaluación tan superficial  es medio difícil, por eso estamos haciendo ahora unas encuestas de satisfacción laboral que nos darán algunos indicadores  para ver por donde pasa la mayor carga emocional. No hay que olvidarse que no hay una fábrica de policías, como persona es un producto social entonces en realidad esta cuestión de la crisis o carencia de los recursos emocionales es social, por eso tenemos cada vez más adicciones o chicos que se suicidan, por esta falta de recursos emocionales ante las circunstancias desfavorables”.

“En medio de eso la Policía selecciona lo que emocional, física e intelectualmente responde a los parámetros exigidos. A partir de ahí demanda todo un cambio de proceso estructural y dinámico. En lo estructural hay cuestiones de fondo porque nosotros pertenecemos a una estructura verticalista que demanda un orden debido pero también somos personas y pasar de esta idea de autoridad de reglamento a un liderazgo es todo un proceso. Debemos intervenir en distintas áreas con la presencia, el acompañamiento, que el personal sepa que al Estado le interesa su bienestar”.

Comentó que de parte de los uniformados “aún hay cierta resistencia a buscar ayuda por muchos factores, personales y laborales, a mucha gente no le gusta ir a un psicólogo porque piensan que están locos, y más en estos casos donde piensan que somos superpoderosos y podemos con todo, pero el poder reconocer que uno necesita ayuda es un paso importante, lo estamos trabajando. Le comentó que cuando comenzamos a trabajar teníamos 15 consultas en un mes y hoy estamos en 100”.