Se promueve la participación ciudadana en seguridad a través de las alarmas comunitarias

Jujuy al día® – Las alarmas comunitarias son una de las herramientas a las que acuden los vecinos de los distintos barrios de nuestra provincia, que en primer lugar se informan, compran las alarmas y finalmente se organizan para lograr una eficaz autoprotección. El objetivo es que los vecinos se concienticen acerca de su rol como ciudadanos en materia de seguridad.

Como respuesta a las preocupaciones de la sociedad, desde la Secretaría de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad y la División de Coordinación Vecinal de la Policía se trabaja en conjunto brindando información y capacitación a los grupos de vecinos que lo requieran.

A partir de la creación de la cartera de Seguridad se instalaron alarmas comunitarias en Sumay Pacha, Lozano, San Pablo de Reyes, Alto Padilla, Los Alisos, Huacalera, Abra Pampa y en el Barrio El Milagro de Alto Comedero. Por otro lado, se ubican las alarmas que fueron entregadas anteriormente  para verificar su correcto funcionamiento o relocalizarlas.

El Sistema de Autoprotección Vecinal procura mantener a salvo el bienestar de los vecinos, para lograrlo debe haber un contacto entre ellos, un intercambio telefónico, la incorporación de carteles persuasivos y por último la instalación de alarmas comunitarias.

En un primer momento el sistema consiste en informar, así un equipo capacitado de la Secretaría y de la Policía se reúne con los vecinos y se les explica las distintas maneras de poder organizarse para actuar ante un hecho no solo de inseguridad sino también de salud u otras situaciones establecidas de antemano por ellos. La idea principal es alertar, ayudar y actuar en conjunto.

Una vez que el grupo de vecinos realiza la compra de la alarma comunitaria, es instalada gratuitamente por personal especializado de la Policía en un lugar indicado, cada señalar que las alarmas tienen un alcance de 100 metros lineales.

Otro de los elementos con los que tienen que contar los vecinos son los controles remotos con los cuales se activa la alarma. Cada uno de ellos es entregado a los que participen dentro de esa organización asignándole a cada casa un número como código, y cada miembro del grupo deberá tenerlo a modo de guía.

Cabe recalcar que son los propios vecinos quienes establecen las reglas del sistema. Así se podrá obviar a alguien que a pesar de que sea residente de la zona no es considerado, por los vecinos, una persona de confianza, o también su no incorporación puede responder a su falta de interés de participar.

Una función secundaria de las alarmas comunitarias es alertar también a la Comisaria del lugar que contará con los códigos de cada hogar para actuar de manera más inmediata ante las distintas emergencias.

Los aparatos son comprados por los vecinos y ellos se organizan para hacerlo. Vale subrayar que no generan un gasto de electricidad ya que se retroalimentan con energía solar.