Día Mundial del Turismo: ¿nos hemos vuelto un destino más accesible?

Lic. Ana Sofia Pereira de Calvó
Lic. Ana Sofia Pereira de Calvó

Jujuy al día® – Hoy, 27 de setiembre, se celebra el Día Mundial del Turismo, y la Organización Mundial de Turismo (OMT) propone como tema “Turismo para todos: promover la accesibilidad universal”. En ese sentido, y luego de dos años del artículo que escribí en este mismo diario con el título “Jujuy, un destino accesible para casi todos”, en donde reflexionaba sobre los obstáculos físicos que existen en Jujuy para que las personas con discapacidad puedan disfrutar del destino turístico y vivenciar una experiencia única y memorable, acá estoy nuevamente indagando los cambios en nuestra sociedad estos dos años. No obstante, en primer lugar subrayaré algunos aspectos que juzgo merecen especial atención.

1º: Es de conocimiento público, el exponencial crecimiento del número de personas que realizan actividades turísticas, siendo por ejemplo, que actualmente el turismo internacional ya pasó del billón de turistas y se espera que para 2030 alcance los dos billones. De estos, entre un 7 y un 8% tienen alguna discapacidad.

2º: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su Informe Mundial sobre la Discapacidad (2011), “más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad; de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento”. En Jujuy, según la Coordinadora Provincial de Rehabilitación del Ministerio de la Salud, Verónica Curet, se estima que un 2% de la población sufre de alguna discapacidad. En 2015, había aproximadamente 15 mil personas registradas con certificado de discapacidad.

3º: En Jujuy, según los datos brindados por el Observatorio de Turismo de Jujuy, en los últimos años hubo un incremento notable en el número de visitantes en la provincia de Jujuy ya que en el año de 2010 se ha registrado 620.231 visitantes y en 2014 los mismos superaron un millón de visitantes traduciéndose en 64,46% de tasa de crecimiento total y un crecimiento medio anual de 3,6%. No obstante, el año de 2015 registró una disminución de 16,58% en relación al año anterior. De los visitantes mencionados, no existe un registro de las llegadas de turistas con necesidades especiales a la terminal de ómnibus o al Aeropuerto Horacio Guzmán.

Puesto lo anterior, adoptando la definición de Darcy y Dickson (2009) es importante explicar que Turismo Accesible (TA) no se refiere únicamente a las personas con discapacidad visual, auditiva, motora o mental, también incluye a los menores de edad y/o familias, los adultos mayores y las embarazadas.

Por otro lado, en el ámbito académico y de la planificación de destinos turísticos, el TA ha sido ampliamente discutido en una perspectiva social, la cual pretende garantizar que las estructuras y servicios turísticos atiendan adecuadamente aquellos turistas que tienen algún tipo de discapacidad. En este punto de vista, TA es sinónimo de Turismo Responsable ya que se trata de justicia, igualdad e inclusión de personas que muchas veces son marginadas por la sociedad. No obstante, son cada vez más frecuentes los estudios que concluyen que el TA es económicamente interesante para la industria.

Siendo un segmento de mercado que está en crecimiento y que se caracteriza por alto nivel de fidelidad a un destino/servicio cuando son bien tratados, niveles de gastos diarios mayores y que viajan en grupos de por lo menos dos personas, es obvio que trae beneficios económicos y reconocimiento social para las empresas y para los destinos.

Por lo expuesto anteriormente, y con la intención de vivir en un destino más accesible, propongo actuación en los siguientes ámbitos:

Precios: los precios de los alojamientos en la Quebrada de Humahuaca están sobrevalorados ya que se equiparan a un hotel en pleno centro de Nueva York o Paris.

Gastronomía: máxime en estos tiempos en que los trastornos alimenticios son cada día más frecuentes (intolerancias y alergias alimentarias, afecciones específicas como diabetes, hipertensión, colesterol, entre otras), es aquí donde se pone de manifiesto la gestión accesible del establecimiento y la administración de recursos, a partir de una oferta que atienda a la diversidad, fomentando la inclusión gastronómica y otorgando un valor añadido a la experiencia turística.

Ciudadanos más “atentos” y respetuosos: en este aspecto, en mi opinión, la Iglesia tiene un rol fundamental en el ámbito del servicio comunitario, de la vivencia, ayudando el prójimo. La atención a las personas más carenciadas de nuestra comunidad puede pasar por múltiples acciones. Es notorio que una sociedad atenta a la auténtica caridad, tiene una atención especial con las personas incluidas por el TA.

Adecuación de los espacios: es responsabilidad del gobierno provincial y municipal la eliminación de barreras físicas en los espacios públicos.

Educación superior – tecnicaturas y licenciatura: es de sentido común que la educación y la formación hacen que el desempeño profesional sea más eficiente y es fundamental ofrecer formación que responda a los sectores específicos en turismo, como el caso del TA. Actualmente, las escuelas no tienen programas curriculares que preparen los alumnos para segmentos de mercado como TA o Turismo Gay para dar otro ejemplo.

La intención es lograr que Jujuy sea un destino más accesible y, el turismo, un facilitador de relaciones interpersonales y eliminador de diferencias, para que aprendemos a “ver” y ayudar el prójimo.

Lic. Ana Sofia Apolónia B. Pereira de Calvó

Coordinadora de la Unidad de Planificación del Ministerio de Cultura y Turismo de Jujuy

Coordinadora y docente de la Licenciatura en Turismo de la UCSE-DASS