La relacion del padre Marcelino con jujuy al dia

Como siempre su humildad hizo que se prestara a ser columnista de nuestro medio, también humilde por entonces.

Cada semana nos regaló minutos de su tiempo para proponer un mensaje, por pascuas, a los jóvenes, a la paz y buen entendimiento y por sobre todas las cosas a la armonía.

Sólo fueron algunas semanas que pudimos contar con su voz y presencia. ¿Suficiente? Claro que no. Pero si alcanzó para afianza un cariño mutuo. La admiración hacia ese hombre bueno creció en magnitudes que desbordaban cualquier calificativo ¿amigo, compañero, camarada, aliado? Todo quedó poco. Lo único que podría calificar sería admirado hombre bueno. Eso si fue para nosotros el Obispo de Jujuy, Marcelo Palentini.