Gustavo Bouhid: “Dios nos hizo un regalo a todos los jujeños que se llamó Marcelo Palentini”

palentini-bachaJujuy al día® – Ya hace 5 años de aquel domingo 18 de septiembre cuando nos dejaba Monseñor Marcelo Palentini, quien fuera Obispo de la Diócesis de Jujuy por 15 años, y que aún hoy vive en el corazón de todos los jujeños.

Por ello, JUJUY AL DÍA® en la conmemoración del 5° aniversario de su fallecimiento decidió recordarlo a través de algunas de las personas que más lo conocieron, quienes han disfrutado momentos maravillosos con quien marcó el rumbo de miles de jujeños.

Este es el caso de Gustavo Bohuid, amigo del Padre Marcelo, su médico personal, compañero de canto y hoy titular del PAMI Jujuy, quien lo recordó a través de sus palabras.

“Para mí significa un regalo de Dios, Dios nos hizo un regalo a todos los jujeños que se llamó Marcelo Palentini. Así como lo pongo en la letra de mi última canción ‘es nuestro Ángel Guardián, el pueblo jujeño lo ha elegido como Ángel Guardián, a quien era un peregrino de ojos de cielo, que en su mirada traía la paz’”

“Él entro a tu casa mate de por medio, que subió con vos a la punta del cerro, dio la confirmación, la comunión, todo hacia él, era incansable. Subía a un caballo, en ‘cuatri’, caminando, estaba cercano a la gente, al lado del pueblo”.

Aseguró su entrañable amigo que “no vi hasta el día de hoy a alguien que se lo haya querido tanto en Jujuy como al Padre Marcelo”.

“El Padre Marcelo tenía la gracia de Dios, él volcó toda su vida a ayudar a los demás, siempre  hablaba de paz, tenía mucha llegada a los jóvenes, te hablaba de solidaridad, del amor al prójimo y daba el ejemplo. No había que ponerle una alfombra roja, el Padre Marcelo entraba a tu casa, le estirabas la mano con un mate y él estaba al lado tuyo. Su mano en alto ha bendecido a todos los niños de Jujuy, sus hogares, sus familias, era un elegido de Dios”.

Señaló que “hoy se debería pensar mucho en lo que significó el Padre Marcelo, él estaba en medio de los cortes de ruta, en medio de todos los conflictos que tuvo Jujuy y los solucionaba, no es que lo solucionaba el gobierno de turno sino que el mediaba  para que haya paz y la gente le tenía respeto y el respeto solo se gana cuando se es un hombre bueno y cuando tus acciones son coherentes en la vida”.

Comentó algunas de sus vivencias y anécdotas para recordarlo y aun tenerlo presente “tengo su foto en mi consultorio y ahí atendemos mucha gente, y todas las personas tocan su foto, toma gracia, se encomiendan a él”.

“Nos cuentan de milagros de intervenciones del Padre Marcelo. Mujeres que no podían quedar  embarazadas y hoy tienen a su hijo y lo han llamado Marcelo en honor al padre Marcelo. Pacientes que tenían cáncer y se curaron por él. Es el Ángel Guardián de Jujuy”.

Mencionó “como anécdotas puedo contar que él iba a todos lados manejando, lo hacía él y sin cinturón de seguridad, sabía que estaba más cuidado que el resto. Una vez teníamos que cantar en el Herminio Arrieta de Libertador y como sabía que yo me olvido las letras, él se las acordaba. Con el estadio lleno me las olvide y sacó una carpeta con las letras porque sabía que me las olvidaba. Él preveía todo y estaba en todos los detalles”.

“Creo que no vamos a conocer un jujeño que no hable bien del Padre Marcelo, que no lo quiera, hasta el día de hoy lo siguen llorando y eso es señal que él no está muerto si no que vive en el  corazón de cada jujeño”.

Sobre su recuerdo y memoria, Bohiud expresó “el pueblo jujeño, al menos la generación que lo ha vivido, no lo va a olvidar nunca y lo va a recordar siempre como un ángel. No sé qué será de las futuras generaciones dependerá de lo que ocurra, como pasa con los verdaderos seres queridos, con los mártires, los héroes que ha tenido esta provincia, está en nuestra descendencia que se siga hablando de él, que se muestren sus acciones, y está en la propia Iglesia resaltar su figura porque esta generación que nos ha tocado vivirlo no lo vamos a olvidar nunca más”.

“Tiene su obra, y los que estuvimos cerca de él hemos tratado de continuarla, cada uno de nosotros debe continuarla. El Padre Marcelo no solo hacia el Santuario de Río Blanco, porque quería un Santuario grande, era muy devoto de la Virgen María y  todo aquel que pueda ayudar al Santuario de Río Blanco le está rindiendo un homenaje al Padre Marcelo”.