Ernesto Siufi ”El Padre Marcelo fue alguien muy especial en Jujuy, un Pastor, un Santo, un amigo”

marcelo-sonrisaJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, Ernesto Siufi, amigo de Monseñor Marcelo Palentini, emitió sus palabras respecto al Padre Marcelo, en el 5° aniversario de su fallecimiento.

Destacó su humildad, su fe y amor en el pueblo de Jujuy, su dedicación a cada situación que se presentara en nuestra provincia y su gran carisma.

Además destacó una anécdota de Monseñor Palentini, en un momento difícil del club Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Ernesto Siufi expresó “el Padre Marcelo fue alguien muy especial en Jujuy  y puntualmente en la vida de mi familia porque apareció en un momento en que Jujuy estaba en un parate. Fue un pastor, un Santo, un amigo, fue muy humilde”.

Recordó cómo conoció a monseñor Palentini “lo conocí por razones profesionales, vino a que le cambie los anteojos y  le descubrí una lesión en uno de sus ojos y se preocupó mucho porque era una lesión progresiva e iba  a perder  paulatinamente la visión en ese ojo. Tras hacerse operar y salir adelante, a partir de ahí nació una amistad, comenzamos a juntarnos a comer y esas eran noches que uno no puede olvidar, noches de anécdotas, cosas serias, discusiones políticas, familiares, sociales, futbolística, nació algo tan lindo y comenzó a formar parte de la familia, fue un hermano”.

homilia-marceloRespecto a la constante preocupación de monseñor Palentini en cada aspecto de Jujuy y su pueblo, expresó “lo retaba mucho a veces, le decía que él era el jefe, el Obispo y tenía que tener un equipo,  delegar tareas, y no, él hacia todo, le decía que tenía un problema de  vista y no podía manejar tantas horas al día, pero él iba igual a visitar a su gente, no iba a la cancha los fines de semanas por ir a ver su gente”.

“Se iba manejando y a veces debía dejar la camioneta y seguir a lomo de burro, a caballo, era un tipazo, un Santo, y realmente Marcelo era esa persona”.

Siufi comentó esta anécdota sobre la intervención del Padre Marcelo con los jugadores del “Lobo” jujeño, expresó “hubo una época que Gimnasia y Esgrima de Jujuy  estaba mal en lo deportivo, y él preocupado me dijo si podía hacer algo, y citó a todo el plantel a la Catedral donde le dio una charla y levantó Gimnasia”.

“Me hubiese gustado grabar esa charla porque motivo a los jugadores, les llegó muy bien  y teníamos un pastor en Gimnasia y Esgrima y el club cada vez que jugaba le dedicaba sus ideas, sus triunfos a Marcelo”.

Acerca de la enfermedad que afectó los últimos meses de vida de Monseñor, Ernesto Siufi comentó “un día llegó la parte triste, una madruga a fin de año a las 5 de la mañana me llamaron por teléfono, era Marcelo, preocupado, me dijo que estaba en el Aeropuerto porque iba a Buenos Aires porque le descubrieron un tumor en la cabeza”.

“A partir de ahí comenzó una etapa, la de alentarlo. Volvió cambiado de Buenos Aires, ya eran charlas difíciles, nos sentábamos y nos mirábamos 10 minutos sin decir nada y luego charlábamos, pero ya vino con cierta resignación para ver que podía hacer porque la parte física no le daba más”.

Con su muerte, afirmó que Jujuy perdió “a una figura muy importante para los jujeños, porque él estuvo en los primeros piquetes, siempre era la solución, era la voz, todo el mundo escuchaba, de un lado y del otro, era una personas que realmente daba paz, todos confiaban en él y así le llegó a mucha gente, era de ir hasta los lugares más humildes, una vez viajó 150 km solo para dar una misa para 14 personas que lo estaban esperando, y él sabía que no podía faltar”.

Para finalizar, Ernesto Siufi comentó la obra que continua en Jujuy gracias a la familia de Monseñor Marcelo Palentini, comentó “me contó el Obispo actual, que la familia de Palentini, que viene en Italia, creo la Fundación Palentini, de ahí mandan dinero para obras de caridad en Jujuy.  El Obispo debe ir  a rendir cuentas una vez al año. Como verán Marcelo Palentini aun no estando físicamente nos sigue ayudando”.