Un jujeño en Misión de Paz en Chipre

Jujuy al día® – Luis González es oriundo de Calilegua en Ledesma, Jujuy, y es parte del contingente argentino que partió el mes pasado a la Isla de Chipre para el mantenimiento la paz en el país bajo mandato de las Naciones Unidas.

El marino jujeño partió hacia fines de agosto y permanecerá en el país unos seis meses (191 días) y se desempeñará como jefe de equipo de Patrulla de Largo Alcance.

gonzalez-de-jujuyLuis González es Cabo Principal Infante de Marina y uno de los 57 integrantes de la Armada que junto a personal militar del Ejército y Fuerza Aérea conforman el contingente argentino. Además de los militares argentinos, la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP) está compuesta por efectivos de las Fuerzas Armadas de Chile y Brasil.

Para Luis González será la primera Misión de Paz en Chipre aunque participó durante 2011 de una misión en Haití. “Allí trabajamos con otras Fuerzas argentinas, y Fuerzas de otros países, en la Misión de Paz en Haití trabajé con militares uruguayos y chilenos. Es una rica experiencia de trabajo en equipo donde se convive con distintas personas y pensamientos”, contó.

Luis tiene una vez más la oportunidad de representar a la Argentina en una Misión de las Naciones Unidas y dijo antes de partir: “quiero cumplir con el mandato estipulado, sentir la experiencia y sumarla a la vida misma.”.

El calilegüense  tiene 33 años y lleva 13 sirviendo a la Patria. “Desde que juramos la bandera y defender nuestro pabellón, brindo lo mejor posible al país; y para esta misión, la expectativa es muy buena”, expresó.

“En este sentido, sabemos que dejamos a la familia, en mi caso a un hijo -Rodrigo Joaquín de 8 años que está en tercer año- y a mi esposa María Roxana -quien es enfermera civil-. Ellos me apoyan y nuestros familiares también, eso es importante en cada momento que nos toca vivir. Además, la familia naval siempre está; me voy tranquilo porque sé que mi señora va a estar contenida”, apuntó.

Actualmente Luis vive con su señora e hijo en Villa General Arias, Coronel Rosales, localidad cercana a la Base de Infantería de Marina Baterías y a la Base Naval Puerto Belgrano donde se ubica el Batallón de Seguridad, destino naval al que volverá al finalizar su Misión en Chipre.

“Los infantes nos identificamos por la gran unión que tenemos y apoyo mutuo permanente. Somos de varias provincias con costumbres diferentes que aprendemos a respetar. Lo que más me gusta son las actividades en el terreno, las campañas, los ejercicios anfibios con los buques; como especialidad Infantería de Marina nos abocamos a otras orientaciones adaptándonos a los lugares y a las tareas que debemos realizar”, destacó.

Luis estuvo estos 13 años de carrera en varios destinos de la Infantería y recordó su paso como morterista en el Batallón de IM N°2 en 2010 y como instructor al año siguiente del Período de Selección Preliminar para Tropa Marinera (Servicio Militar Voluntario). Estuvo 5 años desde el 2004 en el Batallón IM N° 5 donde se convirtió en Instructor de andinismo, sky y otras capacidades del Infante.

De las yungas al mar

Luis contó que sus padres son de Salta pero se radicaron en Calilegua, donde él nació; una zona de yungas así es como se nombra a la selva tucumano-oranense. Nació en 1984 pocos años después de que se creara el Parque Nacional Calilegua con el fin de preservar ese ambiente de selva tropical de montaña.

No es casual que sea el primer lugar de su provincia que Luis nombró orgulloso de ser jujeño. Trae sus recuerdos de bellos paisajes, abundante vegetación, aves y mamíferos característicos.

Luis es el primero de su familia en emprender una carrera militar. Tiene 7 hermanos, “pero ninguno ha continuado mis pasos, lamentablemente mi hermano que me seguía, que le gustaba y tenía vocación, falleció”.

Su papá Fausto Dionisio fue conscripto y “seguramente eso fue lo que hizo que a mí me gustara la vida militar porque me contó su experiencia y anécdotas de cuando hizo el servicio”, destacó.

Luis ingresó finalmente a la Armada en 2004 por un conocido de su mamá Lidia Aleja, “ese conocido le contó que andaba en los buques, que había viajado en la fragata ´Libertad´ donde conoció otros países”, recordó.

“En realidad siempre fue mi meta ser militar desde que estaba en la primaria, rendí durante la secundaria pero no pude, empecé a estudiar para contador público pero quise intentarlo otra vez”, dijo. Así comenzó su carrera como Marinero de Tropa Voluntaria y luego logró ser parte del cuadro permanente en la Institución.

Contribución a una solución política en Chipre

Los Cascos Azules argentinos integran la Fuerza de Tarea Argentina N° 48 de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre; son 242 militares de la Armada, Ejército y Fuerza Aérea y participarán efectivos de las Fuerzas Armadas de Chile y Brasil.

La Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP) fue establecida por el Consejo de Seguridad de ese organismo en 1964 a fin de impedir nuevos enfrentamientos entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota. Tras las hostilidades de 1974, el Consejo ordenó a la Fuerza que realice diversas funciones adicionales.

En ausencia de una solución política al problema de Chipre, la UNFICYP permanece en la isla para vigilar las líneas de cesación del fuego, mantener una zona de amortiguación, llevar a cabo actividades humanitarias y apoyar la misión de buenos oficios del Secretario General.

La Fuerza permanecerá bajo el mando del Teniente Coronel Juan Pablo de la Vega y estará desplegada en el área de operaciones de la UNFICYP, de la cual Argentina participa desde 1993 junto a Austria, Brasil, Canadá, Chile, China, Croacia, Hungría, Paraguay, Serbia, Eslovaquia y Reino Unido.

Gentileza: Gaceta Marinera