Dotan de equipos informáticos a las oficinas de Protección de Derechos

Jujuy al día® – Se cumple con el objetivo trazado por el Gobierno de la Provincia de eficientizar los servicios que brinda el Estado a la población jujeña. En total se entregaron 10 computadoras completas a las Oficinas de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes que funcionan tanto en capital como en el interior. Hasta fin de año, seguirán equipando dichos espacios.

La entrega consistente en una computadora completa con estabilizador e impresora se cumplió en el Ministerio de Desarrollo Humano por parte de la titular de la cartera, Ada Galfré, acompañada por la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Ana Rodríguez; la directora provincial de Protección Integral de Niñez, Adolescencia y Familia, Gabriela Jenks; operadores y promotores de derechos.

Galfré resaltó el acompañamiento permanente del mandatario provincial, Gerardo Morales, de garantizar que los derechos de niños, niñas y adolescentes no se vean vulnerados, como así también agradeció a la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia por el financiamiento para la compra de los equipos.

En cuanto a las Oficinas, creadas en el marco de la conformación del ministerio de Desarrollo Humano, dijo que cumplen un rol sustancial, ya que el “Estado al recuperar su rol, aborda la problemática de la niñez realizando tratamientos interdisciplinarios con la familia, a través de la terapia familiar sistemática y con los abordajes que sean necesarios. Lo planteamos de esta forma porque entendemos que así como la familia es parte del problema también debe ser parte de la solución”.

Las Oficinas equipadas corresponden a Perico, Yala, San Pedro, Libertador General San Martín y en Capital a “Mi Pequeño Mundo” del barrio Coronel Arias; “Río Blanco” de Cuyaya; “San Antonio” y “Guillermo Snopek” en Alto Comedero; “Santa Cecilia” de Chijra y “Sol para Todos” de San Pedrito.

Por último, la ministra instó a la comunidad  a informar a la Oficina de la zona cuando tome conocimiento de una situación de vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes. En dichos espacios, los operadores atenderán cada caso, realizarán las visitas domiciliarias y se encargarán de trabajar coordinadamente con la comunidad salvo que se trate de una cuestión “delictiva o un riesgo de vida donde interviene la justicia.  La Oficina evita la judicialización de la pobreza”.