ROMANCE DEL VEINTITRÉS Por Alberto Alabí

En el pecho azul del cielo
tajó agosto la mañana,
por el aire lastimado
empieza a manar el alba.
Aunque es de día, el lucero
no brilla como brillara,
es que la sangre del cielo
enluta la luz de grana;
(aunque es agosto, el Río Chico
no baja con agua clara)
Veintitrés pájaros negros
han soltado las campanas
que oscurecen con su llanto
el llanto de la comarca.
El bando del Capitán
no repara en las plegarias
que aunque pidieron silencio
mandó al cabildo doblarlas.
 “…y cuando la última toque
partiréis al sur  en marcha
y habréis  de dejar aquí
tierra seca, muerta o rasa.
Queden viejos, moribundos
queden aquí  frutas malas;   
en cada charca o acequia
las bestias sacrificadas
den a los cauces su sangre
y se corrompan las aguas.
Una fiera nos acecha
-hoy no es tiempo de plegarias-
¿por muerte viene?, ¡halle muerte!
ese cruel león de España.
Una sola cosa os digo:
quien resista esta ordenanza
verá morir a sus hijos
cuando los juzguen las armas.
Por tanto, sabéis qué hacer.
Es todo y ¡Viva la Patria!”
— ¡Presto levante la niña!,
¡ muy presto se levantara!;
no es mañana de dormir
sino de dejar la casa.
—¡Por Cristo!, ¿qué pasa, madre?;
¡decid, por Cristo, qué pasa!
Madre, ¿qué son esos ruidos?,
¿y a qué tanto me apurara?;
¿por qué amanecer de noche?;
¿por qué cierra usted la casa?;
¿por qué motivo la gente
está reunida en la plaza?
¿Y aquel soldado, quién es?
(qué aflicción trae en la cara,
parece viejo y es mozo),
¿a quién tanto increpa y manda?
—Menos pregunte la niña,
y deprisa alce sus arras,
que ha tiempo que veintitrés
campanadas ya sonaran
y el impío bando ha dicho
que esa es la señal de marcha.
—¿Pero a dónde es que partimos?
¿y por qué de madrugada?
—Niña, nos mandan dejar
pueblo, tierra, casa, patria
y que quede un solar yermo
sin frutos, gentes ni casas.
Aquel soldado que dices
y has visto que increpa y manda,
no es soldado es Capitán,
Manuel Belgrano se llama
y ordena que abandonemos
nuestra ciudad bienamada
porque no encuentre reparo
el ejército de España.
—Pero es que ir no puedo, madre,
entienda usted mis demandas:
¿quién regará mi jardín?,
¿quién mis pájaros cuidara?
¿y quién podará los brotes
de las frutas más tempranas?
No están mis labores hechas,
no he terminado la manta
que he prometido a la Virgen
de Río Blanco y Paypaya
llevarle el próximo octubre
en retribución de gracia.
Madre, diga ¿a dónde vamos?
¿y por qué tanto llora mi aya?
—Niña, no importan los frutos
ya ni las mantas bordadas;
no cuenta dejar labores
o las promesas impagas;
cabe ahora, sólo cabe
muy presto dejar la casa
que al Capitán no lo mueve
llanto de madre o de nana:
que si la una llora sangre
la otra lo mismo llorara
(aquella porque es criolla;
la otra, porque es de España).
Así es que, ¡valor y vamos!
rumbo al Norte, ya una estancia
por vuestro padre ha dispuesto
nuestra Real Madre Patria.
Por eso, apriesa salgamos,
ya el Rey triunfará en las armas,
y volveremos a poco
de que él sofoque esta alzada.
—No sigas, Madre y señora,
bien sé lo que hasta aquí mandas.
Y ya renuncio a mis dones
y a mi fortuna y ganancia;
si más renuncia precisas,
también renuncio a tu gracia.
Pero es que al Norte no parto
pues si todo resignara
no fuera para ir con vos,
madre, aunque mucho te amara
y junto a vos a mi padre
y a vuestra patria lejana.
Me voy con Belgrano al Sur,
porque al Sur queda mi Patria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.