De cuando la crispación se retroalimenta con el cinismo

Durante el último gobierno, particularmente los 4 años finales, se oyó decir, y se dijo, una y mil veces la palabra crispación (no hablamos aquí de Cris – Pasión). Siempre asociada a otra también muy dicha y/o referida como lo fue la palabra social.

Claro que esta unión no alcanzaba para describir una situación que luego se tradujo en un resultado electoral –nunca reconocido ni asumido por la hoy oposición- en el que se reflejaron palabras como angustia y esperanza. También estas asociadas al término social.

De cualquier manera la crispación social nunca se fue del todo o, mejor dicho, cambio de contexto.

Cuando hablamos de crispación ¿de qué hablamos?

Según el diccionario de la lengua “Crispación es la acción y efecto de crispar (irritar, exasperar)”. El uso más habitual del término, de todas formas, está relacionado a un estado de nerviosismo y tensión. La crispación se refiere a un contexto donde las peleas son frecuentes y abundan las discusiones y el conflicto.

Entonces cuando hablamos de la crispación social asociado a los últimos 4 años del gobierno encabezado por la viuda de Néstor Kirchner (aunque se critique el trato, no se falta a la verdad cuando no se miente. Es viuda y de Néstor Kirchner) se hace para evitar la descripción de un contexto de irritabilidad y exasperación social debido a la construcción de una cultura de la discusión y el conflicto entre quienes no aceptaban –aún hoy no lo hacen- la disidencia o el señalamiento de tal o cual acción de gobierno o política (cuando no la denuncia) convirtiendo, institucionalizando, al otro en enemigo y por lo tanto en sujeto a ser ninguneado, escrachado o peor aún, eliminado.

Como más arriba se dice la “construcción de una cultura del conflicto” es lo que permitiría la subsistencia de grupos que actúan sin reflexionar, al sólo tronar de dedos hacen. Lo malo de esto es que mientras esa cultura no sea abolida por otra costumbre, por ejemplo la de la armonía -que sería todo lo contrario a la crispación- Argentina no encontrará su rumbo social.

Cuando más arriba se dice “otro contexto” respecto de la subsistencia de la crispación social es porque asistimos hoy a una retroalimentación de esta a manos de cinismo.

Es necesario y conveniente separar la escuela cínica (escuela filosófica) del cinismo (práctica social). El primero de los conceptos tiene vertientes en la Doctrina filosófica fundada por Antístenes (siglo v a. C.). La escuela cínica consideraba que la civilización y su forma de vida era un mal y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde con la naturaleza. Por ello postulaba que “El hombre lleva en sí mismo ya los elementos para ser feliz y conquistar su autonomía”.

El cinismo es otra cosa distinta y no tiene lado bueno ya que se refiere a la actitud de una persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación.

Con la definición última ya nos vamos dando cuenta quienes y porque detentan la potestad del cinismo que retroalimenta a la crispación. Cuando agarrándonos la cabeza oímos a uno u otro mentir con descaro y defender situaciones a las que suelen llamar excepciones o casos aislados a aquellos que señalan contundentemente hechos de latrocinio.

Dos o tres casos de cinismo explicito nos darán acabada muestra de lo que aquí hablamos:

Mariano Recalde. Ex Presidente de Aerolíneas Argentinas “ En qué gobierno no hubo corrupción?” “El kirchnerismo sólo tuvo dos o tres casos aislados“. Claro que su padre, Héctor Recalde, horas antes aseguraba “El gobierno de Cristina Kirchner “no fue corrupto, fue un gobierno donde había corruptos”.

Amado Boudou: “La situación de Hebe de Bonafini “es similar a lo de Milagro Sala” y consideró que “hay un avance sobre los líderes populares que tiene que ver con decisiones políticas”. Claro, hay que recordar, que su situación judicial está íntimamente ligada a su condición de líder popular.

Cristina Fernández (viuda de Kirchner): “El objetivo de esconder la catástrofe económica y social a través de ´una denuncia por semana´, con la complicidad de los medios es a esta altura el único sustento de la ficción macrista”. Claro que la expresidente soslaya un detallecito, las denuncias no son en o a los medios de comunicación, no, son en la justicia. Así que quien pudo construir un relato que hoy todavía hay quienes siguen embrujadamente, ejerce un cinismo oportunista y descarado con el claro propósito de invertir la carga de la prueba a fin de que los ojos sean puestos en tal o cual y no sobre su persona.

Para finalizar solo queda decir que el cinismo se retroalimenta con la crispación. Uno de los dos esta antes y a ese hay que combatirlo. Lógicamente el cinismo crea crispación. Entonces debe ser combatido. Como se combate el cinismo. Con respeto, nobleza y sinceridad.

Una reflexión final en tono de alusión no personalizada dejará que se nos escape una sonrisa. “Queridos amigos les comento que fui al psiquiatra. Le he dicho que todo el mundo me odia. Me respondió que eso no es verdad, que todavía me queda mucha gente por conocer”.

Abundio Rupes Nigra para Jujuy al día