“Toda la base estadística se calcula en base a los censos, tocar un censo es un delito gravoso”

Jujuy al día® – Luego que nuestro medio diera a conocer en exclusiva la intervención de la Oficina Anticorrupción debido a la denuncia del titular del INDEC por la supuesta manipulación de datos del Censo 2010, la titular de la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos (DIPEC), Ana Juárez Orieta, se refirió a dicha situación, al pedido de informe recibido desde la Oficina Anticorrupción y a la gravedad de la manipulación de datos censales.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Ana Juárez Orieta manifestó “hemos tomado  conocimiento de esta denuncia que se ha radicó en el Juzgado de 1º Instancia a cargo del Juez Lijo, cuyo Fiscal es Marijuán y tomamos conocimiento por el Fiscal Anticorrupción de la provincia. Esto se radicó el viernes y la requisitoria de información en Jujuy ingresó a las 20 horas y a partir de ahí en Estadísticas y Censos de Jujuy empezamos una acción sumaria interna para investigar las acciones que habían desarrollado esta Dirección en el Censo 2010”.

“Estuvimos trabajando hasta altas horas de la noche del viernes y todo el fin de semana, y hemos avanzado sobre cuáles han sido las metodologías de la operatoria que se implementó  en el Censo 2010 y recordemos que los trabajos se inician 5 años antes y en Jujuy, en aquella  oportunidad, inicio 2 años antes, bastante contrarreloj”.

Agregó “recordemos que en DIPEC tuvimos en el 2012 una gestión que destruyó bases de datos, biblioteca y expedientes, hubo que buscar mucho para poder encontrar información, y el Fiscal ya nos ha mandado una requisitoria de información en relación a esto y estamos preparando un informe donde ira la parte administrativa, la parte financiera, la operativa, con los responsables de cada radio censal y la nómina de los más de 9700 encuestadores”.

Aclaró “la Dirección provincial de Estadísticas, en el seno del sistema estadístico nacional, donde formamos parte de las 24 jurisdicciones, no carga los datos. La recepción de las planillas de carga de los censos las recibió Correo Argentino, Gendarmería y el Ejército. Es un operativo similar al de las elecciones. Los responsables de cada radio censales entregaron las cajas precintadas. Hubo un doble control censal pero la carga de la información se hizo en Buenos Aires en el INDEC”.

En relación a lo que sostiene la denuncia, que indica que los datos censales de Humahuaca habrían sido replicados en otra jurisdicción, Juárez Orieta respondió “la denuncia no establece donde se duplicó la información, si la de Humahuaca es la duplicada o si se trajo otras fracciones censales. Este dato sobre Humahuaca aún no nos llegó, sin embargo lo que se hizo en la DIPEC y en la validación de las series que hacemos, y comparando los censos de 1991, 2001, y 2010, no hay un salto en la población de Humahuaca con lo que inferimos que esta población se replicó en otros radios censales lo que no significa que la de Humahuaca esté mal”.

Respecto a si esto ocurrió con otra localidad jujeña, indicó “no ha sido informado aún de manera oficial de parte del INDEC, hemos pedido esta mañana información de dónde y cuáles son los radios censales que estarían complicados ya que según la denuncia son 400 mil los casos que se han detectado lo cual es número alto pero en una muestra de 44 millones representa un 0,9% de error. Habría que ver si se sigue investigando y ver si hay mayores consecuencias”.

Sobre los riesgos y perjuicios de manipular datos estadísticos de la envergadura de un censo, Juárez Orieta manifestó a JUJUY AL DÍA®, “el Censo es la base de todas las estadísticas, la ley nacional 16722 y la ley 3375 de Jujuy establecen penas muy graves para la falsificación de datos estadísticos, sean en secuencias y más en los censos, con penas que van desde el año hasta 15 años de prisión a quien omitiese o fraguase datos establecidos o violentase el secreto estadístico”.

“Es grave, pero más grave es en el desarrollo técnico, todas las estadísticas, las de salud, educación, económicas, tienen la base en el censo, el cual hoy, en su costo, rondaría los 800 millones de pesos, pero más allá de eso es el desmedro que significa porque tocar el censo es como ponerle una bomba al cimiento de una casa, toda la base estadística se calcula en base  a los censos, tocar un censo es un delito gravoso”.