La Comunidad Musulmana de Jujuy celebró la Fiesta del Desayuno

Jujuy al día® – El pasado 06 de julio del cte. año tuvo lugar la celebración de la ‘Aid al Fitr=Fiesta del Desayuno en la que los musulmanes del mundo entero llegan al final de un  mes de ayuno, el Mes de Ramadán, noveno mes del calendario lunar. En JUJUY la Comunidad musulmana se reunió en Belgrano 589, sede del Centro Islámico de JUJUY. En la oportunidad  se reunieron miembros de la comunidad quiénes suelen hacer la oración comunitaria, comentar, explicar, preguntar acerca de los alcances de algunos versículos del Corán y, compartir alimentos. Dado que una de las prescripciones del Corán es la de  realizar contribuciones y donativos a quiénes lo necesiten durante todo el año pero muy especialmente al término de este mes, cada uno de los integrantes en forma conjunta y/o individual concretaron tales donativos.

Alcances de este Pilar del islam

Cada año durante el mes de Ramadán todos los musulmanes ayunan desde el alba hasta la puesta del sol, absteniéndose de comer, beber y tener relaciones sexuales. Los enfermos, los ancianos, los que están de viaje y las mujeres embarazadas o en estado de amamantar, pueden quebrantar el ayuno y recuperar el número igual de días en el transcurso del año. Si no pueden realizarlo debido a causas físicas, pueden alimentar a una persona necesitada para cada día que no cumplieron el ayuno. Los niños empiezan a ayunar (y a practicar regularmente las oraciones) desde la pubertad, aunque muchos comienzan antes. Aunque el ayuno es muy beneficioso para la salud, se le considera principalmente como medio de purificación de uno mismo. El que ayuna, al abstenerse de las comodidades mundanas aunque sea por un corto período del tiempo, puede lograr una mayor introspección y análisis de sí mismo, estar más sensibilizado y atento a las necesidades de otras personas, a la vez que profundiza en su vida espiritual.

El Mes de Ramadán

El Ramadán es el Noveno Mes del calendario lunar islámico y puede durar entre 29 y 30 días. Un mes islámico lunar empieza cuando se ve el nuevo cuarto creciente en el horizonte occidental, justo después de la puesta del sol. Se suele buscar hacia el oeste la luna nueva el 29º día del Octavo Mes (llamado Shaban). Si se avista la luna nueva es que ha empezado el Ramadán con la puesta, y se empieza a ayunar al amanecer siguiente. Si no se ve la luna nueva en este vigésimo noveno día, se espera la terminación de los 30 días del Octavo Mes, y el Ramadán empieza al día siguiente. En algunos lugares del Mundo Musulmán, en los pueblos,  en las Mezquitas se suele esperar a que dos hermanos o hermanas musulmanes logren avistar la luna nueva para dar comienzo al ayuno. Esta práctica está prescripta en el Corán del siguiente modo:

“Es el mes de Ramadán, en que fue revelado el Corán como dirección para los hombres y como pruebas claras de la Dirección y del Criterio (distinción entre el bien y el mal). Y quien de vosotros esté presente ese mes, que ayune en él. Y quien esté enfermo o de viaje, que lo haga en otro momento por un número igual de días. Dios quiere hacéroslo fácil y no difícil. ¡Completad el número señalado de días y ensalzad a Dios por haberos dirigido!. Quizás, así, seáis agradecidos”.  2:185

Por consiguiente al mes de Ramadán se le llama el mes del Corán y, por tanto, entre los musulmanes se mantiene la tradición de recitar el Corán a menudo, durante este mes. Esta ayuno de un mes por año, que constituye uno de los pilares del Islam tiene por finalidad, al menos tres propósitos fácilmente comprensibles: uno es la purificación del organismo, el que considerado –en su funcionamiento- similar a una máquina, se estima que es provechoso darle un descanso reparatorio; dos: con este ayuno se ejercita la voluntad y en tercer término (sin que ninguno sea previo al otro pues son  simultáneos) permite percibir en uno mismo lo que les sucede a quiénes no comen o no beben por falta de alimentos.