Sánchez de Bustamante, un jujeño descollante en la declaración de la independencia nacional

Jujuy al día® – La proclamación de la Independencia de 1816 significó todo un desafío para el pueblo jujeño, que eligió a Teodoro Sánchez de Bustamante como su representante en Tucumán en medio de una relación tensa y de cierto recelo del gobernador de la Intendencia de Salta, Martín Miguel de Güemes.

Por aquellos tiempos Jujuy dependía política y administrativamente de Salta y la determinación de enviar un congresal -que ya reflejaba su afán autonomista que lograría en 1834- generó algunas divergencias que hicieron peligrar la unidad y la causa compartida.

El espíritu autonomista del jujeño, sumado a otros factores circunstanciales de diverso origen, entre los que no deben excluirse las antipatías personales, empujaron a Sánchez de Bustamante a intervenir directamente en estas acciones”, señaló a Télam Lilian Batallanos de Sadir, jefa el Archivo Histórico del Poder Legislativo de Jujuy.

“Frente a una situación de por sí tirante, hasta se pudo desatar una guerra civil entre comprovincianos”, añadió.

En medio del derrumbe del sistema colonial y las luchas por el poder, Sánchez de Bustamante fue invitado a participar del Congreso de Tucumán, y la decisión que tomó el Cabildo jujeño sobre su nombramiento -en noviembre de 1815- complicó aún más las relaciones porque consideraba abusivas algunas de las órdenes de Güemes.

Incluso el Cabildo resolvió que líder de la milicia gaucha no era el “gobernador legítimo de la ciudad de Jujuy y no deben de cumplir sus órdenes en lo sucesivo”.

El clima de tensión y malestar social entre Salta y Jujuy quedó reflejado en estas actitudes, pero venía de años antes por la defensa del derecho de Jujuy a elegir sus autoridades y no permitir que se las impongan despóticamente desde afuera.

Frente al avance del enemigo sobre las fronteras y la amenaza que esto significaba, un acuerdo entre el brigadier José Rondeau -director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata- y Güemes, que trajo alivio entre los pobladores y el Cabildo jujeño, perdió su actitud beligerante.

La mayoría de los combates por la independencia tuvieron lugar en el vasto territorio conformaban en el Norte Jujuy y Salta, siendo Humahuaca el lugar donde se libraron más batallas.

Esa barrera de contención que conformaron en la región posibilitó que se reuniera el Congreso de Tucumán y que Buenos Aires no cayera en manos realistas con lo que se hubiera ahogado el grito de “Revolución e Independencia”.

Güemes valoró el nombramiento de Sánchez de Bustamante y consideró que “es muy satisfactorio para este gobierno la elección del diputado jujeño, quien se incorporó al Congreso el 11 de mayo de 1816 y demostró una clara vocación autonomista y tuvo claro su objetivo: “la igualdad de derechos, la libertad y soberanía o independencia natural de cada provincia y cada pueblo de los que la componen…”.

Aquel documento contenía 14 artículos y exponía “los anhelos de los jujeños frente a la labor fructífera del Congreso”.

El 1 de junio de 1816 fue elegido presidente del Congreso de Tucumán y el 19 dio a conocer “la nota” de 17 puntos, un plan redactado por la comisión que integró y que tenía como misión formar el Reglamento Provisional del Congreso.

El pronunciamiento de Declaración de la Independencia Argentina se generó a partir de una moción del diputado jujeño, redactor y firmante del acta.

“Teodoro Sánchez de Bustamante fue uno de los espíritus más claros de la revolución, brillando en congresos y asambleas por su patriotismo y talento creador”, afirmó Batallanos de Sadir.

En virtud de esa gesta, la primera legislatura jujeña -instalada el 15 de enero de 1835- sancionó decretos y leyes revalorizando el hecho histórico y el accionar de Sánchez de Bustamante, personaje central de la historia política jujeña y nacional en el período de emancipación nacional.

Nacido el 9 de noviembre de 1778 en San Salvador de Jujuy, Sánchez de Bustamante dejó un legado importante entre los jujeños, y un “orgullo inconmensurable” en sus descendientes.

“Fue coherente con sus principios revolucionarios y tuvo en claro el proyecto que debía aprobar el Congreso asociado al primer grito de Libertad en 1810”, indicó a la agencia de noticias su familiar Sebastián Sánchez de Bustamante.

“Nuestro antepasado patriota fue un hombre de bien, probo, de incuestionable compromiso con la causa de la independencia nacional -San Martín conoció su personalidad excepcional y la aquilató enseguida nombrándolo su secretario el 23 de marzo de 1814- y su ejemplo es un espejo que permanentemente nos alienta a imitar los altos valores que inspiraron su vida pública y privada”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.