Milagro Sala ignora a la justicia y ahora amenaza con atentar contra su vida

Jujuy al día® – La militante ultrakirchnerista dijo desde el penal donde se encuentra detenida que no va a responder a la Justicia por su última imputación. También buscó victimizarse diciendo “estoy a punto de atentar contra mi vida porque no aguanto más esta presión”.

La jefa de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, volvió a desafiar a la Justicia jujeña que la investiga por una decena de causas al afirmar que no va “a responder” a un pedido de notificación sobre una última imputación, a riesgo de que la “declaren en rebeldía”, y dijo estar “a punto de atentar” contra su vida.

“Si me llega a pasar algo acuso directamente a la secretaria de Derechos Humanos de Jujuy, Susana Haquim, al juez (Pablo) Pullen Llermanos y al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy”, dijo Sala desde el penal donde cumple el quinto mes de prisión preventiva por asociación ilícita, fraude y extorsión.

En diálogo con la prensa, la dirigente ultrakirchnerista acusó a varios funcionarios del gobierno de Gerardo Morales por su situación y al juez Pullen Llermanos, que la citó para que se notifique hoy jueves de la nueva causa en su contra por aparente intimidación contra una joven a quien militantes de la Tupac Armaru le quitaron su bebé.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, el juez Pullen Llermanos advirtió que Sala “se niega a concurrir a la sede judicial nuevamente como lo hace de manera sistemática”.

“Cada vez que tiene una citación judicial no pudimos concluir, está obstruyendo el proceso para que las causas no puedan avanzar”, aseguró.

Asimismo, señaló a la prensa que hoy intentará “hacerle conocer que tiene una nueva causa, cuál es el hecho que se le está imputando y tiene que designar abogado defensor” y dijo que “si su abogado defensor concurre, se le puede tomar la declaración en ese mismo momento”.

En ese marco, Sala adelantó: “No voy a responder a la justicia provincial porque lamentablemente no tengo garantía de que se haga justicia conmigo”.

“Que me declare en rebeldía. No puede ser que vienen y te hacen firmar una causa inventada por dichos. Cada vez tengo más causas”, se quejó Sala, quien durante los últimos doce años logró expandir la influencia de la Tupac en toda la provincia, con el aval del exgobierno provincial y nacional.

Pese a la decena de causas que pesan en su contra, Sala buscó victimizarse: “me tienen presa. Me están dañando psicológicamente, han perjudicado mi familia, han perjudicado a un montón de compañeros. ¿Qué más van a hacer? ¿Qué más quieren? Yo estoy a punto de atentar contra mi vida porque no aguanto más esta presión”.