Aprendizajes, tecnología y solidaridad: la experiencia de los alumnos de Escuela Técnica de Perico Un mundo para todos

Jujuy al día® – Profesores y alumnos del sexto año de la Escuela Técnica Nº 1 “Maestro Humberto Samuel Luna” desarrollaron dispositivos para ayudar a niños con discapacidad: un mouse que se puede usar con el pie, un comunicador pictográfico para los pequeños con dificultades en el habla y un tablero multisensorial para estimular la percepción de colores, sonidos y olores.

En la escuela de Educación Técnica N° 1 “Maestro Humberto Samuel Luna” de Perico, un equipo de estudiantes de sexto año y docentes trabajan a full para cumplir con la entrega de dispositivos tecnológicos que permiten mejorar la calidad de vida de niños que se atienden en la Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (APPACE).

Se trata de una propuesta significativa, que conjuga los aprendizajes de electrónica con la carpintería, la informática, la lengua y, sobre todo, la solidaridad para la construcción de un mundo más inclusivo.

El profesor Sebastián Wayar, impulsor de esta experiencia educativa, es técnico en Electrónica, analista programador universitario y docente del establecimiento ubicado en ciudad Perico. Junto a un grupo de profesores y alumnos trabajó en el desarrollo de tres productos terminados, probados y con garantía.

El primer dispositivo electrónico se denomina “Mouse-Joystick”, que emula el funcionamiento del mouse de una computadora mediante palancas o pulsadores; lo emplean personas con discapacidad motriz que no pueden manipular los mouses comunes, permitiendo el acceso a una computadora y todas las posibilidades lúdicas, didácticas y comunicativas que esto implica.

El segundo dispositivo se denomina “Comunicador Pictográfico”. Es un producto que brinda un método alternativo de comunicación para niños con dificultades del habla y motrices; mediante un switch permite seleccionar una imagen que representa lo que la persona quiere decir o expresar, por ejemplo qué quiere comer, si tiene sed, si tiene sueño, etc.

El tercer dispositivo es un “tablero de estimulación multisensorial” que a través de una pulsación permite activar luces de colores, sonidos, prender un ventilador o accionar un aromatizante. Este producto permite a los niños con capacidades diferentes desarrollar funciones básicas como las sensaciones, la percepción y la integración.

“La idea es desarrollar conocimiento útil para mejorar la calidad de vida  de los niños que lo necesiten”, dijo el profesor Wayar para recordar que la inquietud surgió hace dos años “cuando nos acercamos a una escuela  de la zona  y ayudamos; luego fuimos por más y nos contactamos con  APPACE. Entonces, con un panorama más amplio de necesidades, encaramos nuestra misión con un mayor desafío”.

La motivación solidaria  de los alumnos es clave, explica, “porque pasamos muchas horas haciendo pruebas y lo satisfactorio es que ya entregamos productos que son usados con toda facilidad”.

Todos los dispositivos son realizados por los alumnos, con la utilización de circuitos electrónicos y microcontroladores. También se emplean leds de distintos colores y sensores táctiles. La experiencia, además, involucra a otras áreas como carpintería, dibujo técnico y lengua para el desarrollo de los manuales e instructivos.

El proyecto se caracteriza por ser una actividad de aprendizaje – servicio, es decir, un proceso educativo que combina el mundo de la tecnología con el servicio comunitario. Como metodología didáctica se alimenta de los conocimientos previos de los alumnos; más específicamente integra el servicio comunitario con la educación y como vía para enriquecer la experiencia educativa.

“Los beneficiarios directos –destacó el profesor- son los niños y jóvenes de la institución APPACE y para ello contamos con el asesoramiento permanente de profesionales de esta institución, quienes brindaron charlas motivacionales a los alumnos solidarios y realimentan al proyecto indicando las características que deben tener los dispositivos”.

En el año 2015 los alumnos de la escuela periqueña fueron premiados con una Mención de Honor del “Premio Presidencial Escuelas Solidarias”, resultando su propuesta elegida entre centenares de experiencias de todo el país.