El radicalismo de Jujuy evoca al Dr. Arturo Illia

Jujuy al día® – Con motivo de conmemorarse hoy los cincuenta años del golpe que derrocó de la Presidencia de la Nación a Arturo Illia, el Comité Provincia de la Unión Cívica Radical, presidido por Mario Fiad, evocó la figura del médico que tuvo una activa vida política dentro de las filas del partido fundado por Alem, llegando a la Presidencia de la Nación en 1963, desde donde impulsó importantes políticas destinadas a fortalecer la educación y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Aunque nació en el interior de la Provincia de Buenos Aires, en 1928 se instaló en Córdoba por pedido de Hipólito Irigoyen, en donde prestó sus servicios cómo médico en la localidad de Cruz del Eje, lugar que fue su hogar casi permanente hasta 1963, salvo en el tiempo en que estuvo ocupando el cargo de vice gobernador de esa provincia entre 1940 y 1943.

Estando a cargo de la Presidencia de la Nación, Illia logró incrementar paulatinamente el presupuesto en Educación, que llegó a representar el 23% del presupuesto nacional, siendo la cifra record en toda la historia de la Nación. Durante su mandato, más de 40.000 profesionales egresaron solamente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Su concepción sobre la educación, también incluyó una fuerte apuesta a la alfabetización, tema sobre lo que realizó numerosas medidas tendientes a disminuir drásticamente el flagelo del analfabetismo.

También fue el impulsor de la Ley Oñativa para el acceso a la población a los medicamentos y tomó medidas para favorecer el empleo y logró un importante descenso de la desocupación. También se logró la aprobación de la Ley de Salario Mínimo, Vital y Móvil y dejó sin efecto los contratos firmados por Frondizi con petroleras extranjeras.

Lamentablemente un 28 de Junio de 1966, en medio de la indiferencia de un gran sector de la sociedad, un Golpe de Estado dirigido por Onganía y otros detractores de la democracia, puso fin a un gobierno que -aún trunco- fue ejemplar y digno de rememorar.

El mismo Illia comentó años después, que tres meses antes de su derrocamiento, el banquero Rockefeller en una audiencia le solicitó que modifique las leyes financieras para poder instalar en nuestro país el Chase Manhattan, pedido que no tuvo eco en el presidente Illia y que produjera el final intempestivo de la Audiencia. Luego, el presidente de facto Onganía modificaría las leyes referidas a los bancos, respetando puntos y comas dictados por Rockefeller. Durante el gobierno dictatorial, finalmente se instaló el Chase Manhattan.

“La estabilidad y el progreso de la sociedad dependen en grado decisivo de la calidad humana de sus componentes”, Arturo Illia.