Ser chef en Jujuy: los jujeños “no somos consumidores de nuestros productos”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, la Chef y directora de Instituto Quinoa, Mercedes Vilte Araya, se refirió al significado que tiene ser cocinero en Jujuy, una provincia de una importante riqueza de productos y gastronomía, la cual, a su entender, que no es aprovechada por los propios jujeños.

Mercedes Vilte Araya explicó “ser Chef va de la mano de ser una persona apasionada, cuando uno trabaja impulsado por la pasión  y uno tiene una meta clara, va derecho a ese objetivo”.

“Ser cocinero en Jujuy es un beneficio, no una complicación, porque Jujuy es una provincia muy rica, que posee 4 regiones muy ricas en productos que uno, como cocinero, debe saber aprovechar. Los cocineros jujeños estamos tocados por una varita mágica y tenemos que saber aprovechar nuestros productos”.

Comentó que el auge de las escuelas de cocina en la provincia “es porque se empezó a conocer la carrera  de gastronomía y ya no como hobby sino como un oficio y va de la mano en Jujuy con el crecimiento turístico que comenzó hace 10 años y pasó a ser conocida tanto a nivel nacional e internacional la Quebrada de Humahuaca y se comenzaron a crear más restaurantes y la gente comenzó a capacitarse. También fue por los programas  de televisión, los realitys, así se empezó a conocerse nuestra profesión”.

“Acá se comenzó a ver como una salida laboral y no solo como cocinero sino también como futuro productor, porque en Jujuy tenemos gente que trabaja, familias que trabajan en sus tierras en sus propios productos”.

JUJUY AL DÍA® consultó a la chef en qué lugar en el mundo se encuentra la cocina jujeña, a lo que mencionó “la comida jujeña es conocida, la englobamos en la comida andina ya que Jujuy forma parte. Pero también es importante rescatar en Jujuy la otra parte Valles y Yungas que son muy ricas en productos”.

Resaltó “es conocida, hay cocineros jujeños que trabajan a nivel mundial, en el país y nos ha tocado como experiencia llevar nuestra cocina jujeña a París y mostrar lo que es nuestra gastronomía, nuestros productos, y tuvimos una respuesta muy buena”.

Consultada sobre si nuestra sociedad se anima a las comidas gourmet o qué es lo que su paladar prefiere, señaló “el jujeño aún no se anima a la comida gourmet pero es nuestra tarea como cocineros inculcar a nuestros futuros cocineros de adaptar el paladar. Quizás la comida gourmet no es muy bien vista porque lo primero que se piensa es que es algo pequeño, bien decorado y ‘me muero de hambre’, cuando la comida gourmet va mucho más allá de eso. Tranquilamente a nuestra comida regional podemos trabajarla como una comida gourmet”.

“En Jujuy generalmente la comida que más se consume, a nivel general, son las minutas, no somos tan consumidores de productos más elaborados, somos grandes consumidores de carnes, pastas, guisados y estofados, pero no somos consumidores de nuestros productos”.

Agregó “soy defensora de los productos jujeños o los llamados andinos, y son muy pocas las personas que consumen a diario o semanalmente un producto de los que tenemos acá, de nuestra región”.

Explicó que se debe a “un poco a la cultura y también a lo social. Es una gran tarea de varios organismos y que tenemos como cocinero, hasta el mismo gobierno, y es apoyar a los productores”.

Sobre cómo se puede cambiar el paladar de un acérrimo consumidor de asados y probar, por ejemplo, carne de llama, Vilte Araya indicó “capacitando, y mostrando nuestros productos. Comenzar con la formación, desde los comedores de niños, capacitando a las señoras que cocina allí, que incorporen esos productos para que los chicos empiecen a consumirlos”.

Para finalizar, la joven chef se refirió a como cocinar en esta época de aumento de precios, y como cambiar los malos hábitos alimenticios. “El paladar es muy variado y cada familia tiene su forma  de cocinar pero lo mejor es conocer los productos de la temporada, tomarse un ratito e ir al mercado, ver lo que está en oferta, aprovechar los productos que hay en la temporada”.

“La mala alimentación es recaer en lo mismo siempre. El jujeño tiene un alto contenido de hidrato de carbono en su dieta diaria, más en esta época de frío, por lo que debemos comenzar a incorporar vegetales. Valles y Yungas trabajan mucho estos productos y así comenzar a sacar los  hidratos de la dieta”.

Expresó que el consumo de comida chatarra “se puede corregir. El tema de la comida chatarra es porque es lo más rápido y lo más rico cuando uno es chico. Esto se puede corregir en las escuelas, evitar que un nene salga corriendo al kiosco a buscar un pancho, cuando se puede tener otro tipo de comida y la escuela es un buen lugar para comenzar”.

“Si bien no le vamos a sacar la hamburguesa con papas fritas, pero que esto sea una vez a la semana. Hubo proyectos de kioscos saludables para intentar incorporar yogures, frutas para ir cambiando ese paladar. Hay que aprender a comer, la comida sana es muy rica si es bien trabajada”, concluyó.