Plan de Inclusión Social de recuperadores Gestión integral de residuos sólidos urbanos

Jujuy al día® – Trabajadoras sociales iniciaron la etapa del Plan de Inclusión Social de recuperadores que se desempeñan en el Basural a Cielo Abierto (BCA) del Pongo. Lo hacen en el marco de un convenio firmado entre los ministerios de Ambiente y de Desarrollo Humano, para garantizar los derechos de los recuperadores que durante años desarrollaron sus prácticas en ese espacio y en condiciones informales.

Según una primera aproximación, la situación en la que las trabajadoras sociales encontraron a los recuperadores merece un abordaje inmediato e integral, tal como lo plantea el Plan de Inclusión Social. En las primeras visitas, relataron, se encontraron con una situación alarmante, observándose el trabajo de adultos mayores, adolescentes, mujeres y -en menor medida- niños, expuestos a la peligrosidad no sólo de los residuos tóxicos en sí, sino también a situaciones muy riesgosas para la integridad física de estas personas.

Frente al descreimiento y el desinterés manifestado por alguno de los recuperadores, que recuerdan los años de postergación del proyecto “Chanchillos”, los miembros del equipo del Plan de Inclusión Social (PISO) expresaron que en este caso se trata de una nueva etapa que parte desde un abordaje decididamente inclusivo, a través del cual se trabaja con ellos y en red, lo mismo que con las instituciones y áreas dependientes de los municipios encargados de la situación de los BCA.

Según las trabajadoras sociales, la importancia de abordar la problemática de los recuperadores de los BCA consiste en modificar la situación particular social y económica que viven día a día las familias que trabajan y dependen de sus labores de recolección, teniendo en cuenta que se apunta a solucionar dos problemas en la sociedad: por un lado un plan integral de tratamiento de residuos sólidos urbanos, y por el otro, mejorar la calidad de vida de las familias, brindándoles beneficios sociales y laborales.

En ese sentido, quienes están realizando las aproximaciones al terreno y tomando contacto directo con los recuperadores, explicaron que se busca establecer un vínculo de confianza con los recuperadores, y entre éstos y los responsables provinciales, municipales y de instituciones comunitarias.

El  propósito es mejorar sus condiciones actuales de trabajo, a través de la adquisición de elementos de higiene y seguridad, promover la atención de la salud, la inserción al sistema educativo, alternativas de trabajo diferente a la actual a partir del conocimiento de sus intereses, capacidades y potencialidades; y facilitar su inserción y la de sus grupos familiares en los programas sociales disponibles.

En este punto, vale decir que el Plan de Inclusión Social se inscribe dentro de un trabajo articulado entre los Ministerios de Ambiente y Desarrollo Humano, que se está ejecutando a través de diferentes dispositivos y componentes del Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) que el Gobierno de Jujuy está desarrollando.

Finalmente, los miembros del Plan de Inclusión Social destacaron las acciones concretas sobre las cuales se está trabajando, en vistas a reforzar la iniciativa Jujuy Verde. Explicaron que el trabajo se va a proyectar sobre la realidad de los BCA, para adquirir contacto con la gente y así lograr recuperar la confianza y el interés hacia el plan. Lo que buscan, detallaron, es desarrollar una planificación estratégica para con ellos, en base a sus problemáticas y necesidades, generando espacios de trabajo en red con las instituciones y organizaciones nacionales, provinciales y municipales, logrando así la consecución de los objetivos del plan que ya demuestra avances.