Una audiencia que requiere presencia

La noche no sólo es diversión, también es responsabilidad, esta que comienza en los hogares y termina en el Estado. Los padres o adultos debieran aconsejar y advertir a sus hijos sobre las consecuencias de los excesos, cualquier exceso. Claro que ésta es sólo una parte pues aquí se menciona a aquellos que tienen algún grado de dependencia parental ¿Pero con los adultos que hacemos? Aquí es donde el Estado debe actuar. No sirven los controles post eventos, esos van a parar a alguna estadística de la desgracia.

El Estado representado por la provincia y los municipios deben asegurar que las habilitaciones estén acorde con la oferta de los locales en donde se ejerce la nocturnidad. No sólo los boliches bailables son ámbito de jolgorio y desenfreno etílico. Hay bares, pub, confiterías, after y cuanta otra denominación que se traduce como tierra de nadie. En el centro de la ciudad hay decenas de locales en los que, sin mirar en detalle, sólo podrían habilitarse zapaterías, mercerías, etc. Pero curiosamente están habilitados hasta para ofrecer shows en vivo –de hecho lo hacen- en consecuencia los vecinos de la zona nunca pueden iniciar su descanso hasta las 4 de la mañana que es la hora en que todo terminaría en la noche. Imaginen que pasaría si se amplía hasta las 6 de la mañana.
Pero la culpa, como siempre, no es del chancho sino de quien le da de comer. En este caso y para hablar solo de un municipio voy a mencionar el total descontrol de “control comercial”. Pude personalmente acceder a una gran cantidad de denuncias por ruidos molestos en distintos barrios. Las respuestas son sistemáticas. Nunca se encuentra que los denunciados tengan culpa alguna. Siempre los vecinos son los que molestan. Llevan, dicen, un instrumento para medir la intensidad del sonido (decibelímetro) y nunca excede lo permitido. Aquí hay dos cosas curiosas. Una es que los vecinos deben estar todos equivocados o los inspectores sufren de algún trastorno visual o auditivo.
Hay que tener en cuenta que el decibelímetro se utiliza para medir la intensidad del sonido y establecer que no sobrepasa los niveles en que afecta al oído y está bien que se utilice. Lo que no es correcto es confundirse y tratar de confundir esto con ruidos molestos. Como ejemplo digo que una canilla que gotea en la noche difícilmente pueda afectar al oído. De lo que estoy seguro es que molestará hasta niveles de ofuscación. ¿A quién no le pasó?

El juzgado de faltas pareciera que tiene un espíritu recaudatorio. Ante cualquier acta que inspectores de distintas áreas elaboran, con el pago de cifras mínimas se devuelven las garantías para seguir haciendo aquello que generaron las actas. Habría que revisar bien esta institución o a quienes son sus responsables. Conozco un caso en que se labraron actas por distintas cosas que no estaban en orden un boliche de calle Ramírez de Velazco. Los propietarios fueron al juzgado, pagaron las multas y le devolvieron el apto para seguir haciendo aquello que hacían mal y devino en multas varias. Me parece que los jueces de falta debieran asegurarse que aquellas irregularidades que las actas denuncian se corrijan y luego recién devolver los aptos.
Esta también es una parte de la justicia que no genera eso, justicia.

La policía de la provincia también tiene un rol en el control del descontrol. A veces vemos que generan clausuras en negocios que por el solo hecho de lucrar, ganar unos pesos más, expenden bebidas a quienes les está prohibido venderles. Claro que la policía debe saber pues cualquier vecino de cualquier barrio sabe perfectamente donde se comercializa y consume alcohol, drogas, etc. Es curioso es que esta, como parte del Estado, en los casos en que debiera actuar de oficio no lo hace. A veces con razón y otras porque sospechosamente no tiene la orden de hacerlo.
Lo cierto es que también mueren o son potenciales víctimas de la violencia de la noche los parientes y amigos de todos aquellos que son los responsables de que estas cosas no pasen. Entonces, si no ejercen su tarea con la intención de que, aunque sea, a sus afectos no les pase nada ¿Qué queda para el resto?

La política y los políticos tienen hoy la responsabilidad de ser responsables. Veo en el fondo de la imagen a un diputado que debiera correrse de la discusión pues está siendo juez y parte. Emilio Cayo es propietario del boliche 2020 y por lo tanto debiera, por ética, no participar. Sé que como diputado lo asisten todos los derechos, pero de ética estoy hablando.

Otro diputado que ejerce la defensa de una ampliación del horario aludiendo que sus “representados” gremiales sufren las consecuencias de los que permiten el desenfreno. Claro hace caso omiso de las denuncias que los ciudadanos dan a conocer cuando la salida de los boliches coincide con la de los que a esa hora van a trabajar y se someten a todo tipo de destrato de parte de los maleducados de siempre. Encima agrandados por el alcohol. Esto sin contar la posición del gremio de los choferes de ómnibus que son quienes también padecen las consecuencias del desatino.

Al diputado Santillan alguien deberían anoticiarlo que él es representante del pueblo y no de su gremio o agremiados. Eso sólo le sirvió para construir un espacio desde el cual exigir una cuota de poder que luego se tradujo en una banca.

La audiencia Pública es una herramienta que nos iguala en el terreno de las opiniones. También es un derecho que los ciudadanos tenemos. En el marco del derecho los vecinos debiéramos participar masivamente pues, de otra manera, pasa lo de siempre, un pequeño grupo de interesados copa una asamblea y determina por todos los que solo se interesan de la boca para afuera. La Audiencia no es para jóvenes. Todos los vecinos estaremos afectados por lo que allí se diga (aunque no sea vinculante) y también por lo que no se diga.
La audiencia pública debiera ser un ámbito en el que se recojan inquietudes y nuevas ideas. No es el lugar para discusiones ideológicas y mucho menos el escenario en que se defiendan intereses de grupo.

Los legisladores no deben tomar decisiones sin antes pedir opiniones a académicos y/o instituciones que trabajan con fenómenos sociales. Sé que expertos del sector de la seguridad ya dieron su opinión pero curiosamente los políticos del ámbito de la seguridad hicieron un poco de poncio-pilatismo pues dejaron que las decisiones últimas las tomen los legos. La seguridad podrá ahora ir ampliando el departamento de estadística para tabular el incremento de accidentes y hechos de violencia derivados de los excesos.

Como ya es un texto que excede la lógica de la red termino aquí ésta que intento sea una conversación, pero sólo para despedirme les pido a los legisladores que no por satisfacer las necesidades de amigos y/o parientes o las del propio negocio (habría que ver cuánto dinero más recaudarían los negocios de la noche si esta se extendiera dos horas más) tomen decisiones que afectan a una comunidad en su conjunto. Si deciden ampliar, asegúrense que los controles que se determinen se cumplan. Cuando digo controles digo desde la habilitación hasta la conducta de quienes deben controlar. Los jujeños sabemos cuanta falta nos hace un Estado presente.
He oído a mucha gente, he charlado con mucha gente, todos tienen alguna razón para tal o cual cosa, pero aquí no se trata de conveniencias de grupo, no, aquí estamos hablando de vida o muerte. Yo apuesto a la vida y todo lo que por ella se pueda hacer mejor, los conmino a hacer lo propio.

Abudio Rupes Nigra