Día del Padre: dos historias de lucha, esperanza y amor

Jujuy al día® – Hoy, 19 de junio, en nuestro país se celebra el Día del Padre, y JUJUY AL DÍA® recogió las historias de dos hombres comunes, dos padres quienes, frente a la adversidad, le enseñan a sus hijos las lecciones más importantes que podrán brindarles, esas que hablan de la fe, de la esperanza, de los valores, de la perseverancia y la lucha, y de amar la vida; historias que queremos compartir con ustedes.

En esta oportunidad nuestro medio entrevistó a dos papás jujeños: uno de ellos que lucha a la par de su pequeño hijo que padece una grave enfermedad, y el otro, un papá que atravesó una patología terminal, fue trasplantado, y ahora está junto a su familia.

Guillermo Castillo, es padre de Santiago, un niño de 9 años que padece Talasemia mayor, una patología que produce deficiencia de glóbulos rojos por lo que necesita transfusiones sanguíneas cada 20 días y tratamientos hospitalarios y domiciliario.

“Mi hijo debe transfundirse cada 20 días en el Hospital de Niños, y cada tres meses por controles debemos viajar al hospital Garraham, y necesita de nuestros cuidados todos los días, porque debemos aplicarle la medicación en casa”.

“Para un papá es difícil llevar la enfermedad de un hijo como me pasa, pero hay que llevar la situación porque son niños que necesitan mucha atención para salir adelante, a veces uno no puede estar pero en mi caso, cuando trabajo, siempre está mi señora con él, y eso es muy importante”, sostuvo.

“Cuesta no caer porque uno los ve que sufren, que no quieren ir al hospital, cuesta verlos así pero debemos darles fuerzas para que sigan adelante por su bien, pero cuesta”.

Agregó “es difícil esto, desde el primer momento, con el primer diagnóstico para él y para nosotros, sus padres, es muy difícil pero con el apoyo de la familia se puede salir adelante, no caer por el amor a nuestros hijos, y también hay que saber pedir ayuda a los profesionales, que sepan orientar a los chicos, pero la enfermedad de un hijo para un padre es muy difícil pero hay que sobrellevarla por ellos y apoyarse en la familia”.

El ejemplo de tenacidad y de querer aferrarse a la vida es el de Delfín Olmos, integrante de la Asociación Dar Vida.  El, es un paciente trasplantado.

Olmos fue diagnosticado de deficiencia renal crónica que luego se volvió terminal, por lo que necesitaba un trasplante para poder vivir, tener una mejor calidad de vida y disfrutar a sus hijos quienes fueron, junto a su familia, principales bastiones para aferrarse a la vida.

Pero la otra parte de la historia, es saber quién le dio esta posibilidad de vivir, fue su hermano, quien hace 5 años donó uno de sus riñones para que él pueda vivir.

Delfín Olmos nos comentó que “la verdad es duro, difícil, uno muchas veces cuando nos pasan estas cosas reniega y decimos ‘porqué nos tocó’, cuesta asumir y llevar esta cruz, poder hablar con mis hijos, mis hermanos, quienes no me dejaron caer psicológicamente. Sé que es muy difícil convivir con una persona así, pero la vida continua a pesar de todo, hay que seguir remando, buscando soluciones”.

“A mis hijos les decía y les digo siempre que debemos concientizarnos, prevenir las cosas, porque a cualquiera le puede pasar por esto. Cuídense, haga las cosas como corresponden, no derrochen la vida, piensen en algo beneficioso para la gente, eso es lo importante, y la familia juega un papel muy importante en la contención”.

Agregó “mi hermano, es un ejemplo de vida, y siempre les digo a mi familia, a mis hijos, que mi hermano, su tío, me dio su vida, si no hubiera sido él, no sé cómo estaría”.

“Ser padre hoy, y más enfermo, es muy difícil pero no imposible, es un rol muy hermoso y uno saca fuerzas y se levanta por sus hijos. Por eso a los padres no los abandonen, acompáñenlos, denle la posibilidad de que sonrían siempre, abracen a sus padres, y a madres, siempre expresándoles su amor, para que sigan estando fuertes, es el mejor regalo”.