Éxodo Jujeño: Significación

Señor Director: Se consagró ya un nuevo feriado en la Republica: el del próximo 17 de junio. Feriado que desde algunos sectores de la sociedad es puesto en objeción -no por la figura que evoca-. sino,  antes bien, porque les inquieta la suma de días no laborables que inciden en el comercio, la industria, la efectividad del trabajo. Es un  punto de vista admisible y, quizá, legítimo, que amerita la revisión y discusión en torno a todos y cada uno de los feriados nacionales, pero la inquietud de mi carta surge de lo que otros sectores reflexionamos al respecto. Me refiero a las fechas que deberían integrar el calendario de feriados en nuestra Patria por la magnitud alcanzada, la significación e importancia que tuvieron y siguen teniendo: hablo claramente del ÉXODO JUJEÑO, protagonizado por la decisión, arrojo y valentía de un patriota, de un General, -Manuel Belgrano-, pero que se hizo efectivo, se concretó por la decisión, arrojo y valentía de un PUEBLO: el de nuestra Provincia, el PUEBLO JUJEÑO. De las 2.500 a 3.000 personas con que contaba la ciudad y jurisdicción de Jujuy, del ÉXODO participaron aproximadamente 1500 personas. El pueblo jujeño, al igual que el del resto del antiguo Virreinato del Río de la Plata, estaba muy dividido entre los que apoyaban a los patriotas partidarios de la Revolución de Mayo y los que se mantenían leales a la continuidad del sistema virreinal. Así, el estado de situación en el terruño, en aquel 1.812, momentos cruciales para el afianzamiento de nuestra independencia, esta decisión heroica del pueblo jujeño en agosto de ese año, forma parte de los hitos de la independencia argentina y de América latina. Sin esta acción épica, inteligentemente organizada por el general Belgrano y sin su desobediencia al poder central de Buenos Aires, tan distante del campo de batalla, tal vez no nos hubiéramos fortalecido en la frontera norte. En el camino se fue combatiendo, recuperando territorio, en las Piedras, en Salta y Tucumán. Luego de sucesivas luchas en aquel territorio, la posición recuperada fue sostenida por Miguel de Güemes y sus gauchos, por Juana Azurduy, cada uno desde sus propios espacios geográficos, y tantos otros protagonistas reales de ese momento histórico. Pero es un mandato reconocer, sin dudarlo, que fueron aquellas batallas, libradas desde el compromiso y osadía del General Manuel Belgrano y del arrojo del valeroso Pueblo de Jujuy las que configuraron el propicio escenario independentista de 1816, que dio a luz la gran Campaña libertadora Sanmartiniana y Bolivariana. El ÉXODO JUJEÑO debe ingresar con letras mayores al Calendario de Fiestas Fundacionales de la Nación. Así lo siente un gran, gran de número de jujeñas y jujeños  quiénes -permitiéndome hablar en nombre de todos ellos por ese anhelo- le requieren a sus Legisladoras y Legisladores Nacionales que trabajen por ese reconocimiento.

Hace muchos años, presenciando una procesión en la ciudad de La Rioja, escuché con cierta sorpresa (quizá por ser la primera vez que oía tal expresión) que alguien decía por altoparlante: “Nosotros los riojanos somos pedigüeños de Dios”. Me pareció, entonces un decir pintoresco y contundente y por eso mismo, claramente, indicador de una actitud persistente, nunca claudicante. En esta ocasión, al formular este pedido, esto que digo no tiene ninguna connotación religiosa, simplemente utilizo para pedirles a nuestros Diputados y Senadores de la Nación la palabra “pedigüeños” por fuerte y vigorosa y en nombre de todos los jujeños/as que albergamos la misma expectativa, decirles: Por favor, -señores Legisladores- sean pedigüeños, por JUJUY y para JUJUY, y logren que el ÉXODO JUJEÑO alcance la legitimación de su presencia en el escenario histórico de una Nación que fue caminando a su condición de Patria, a su existencia como Estado, gracias a su acción, expresada en su meritoria y valerosa hazaña.

Salma Haidar

DNI 4.771.371