“Que una persona se muera de frío en la calle, es una falla inmensa de la sociedad”

Jujuy al día® – Así lo manifestó, en diálogo con nuestro medio, René Casas, integrante y voluntario de la ONG “Manos Abiertas”, tras conocerse la muerte de otro hombre en situación de calle por las bajas temperaturas en nuestra provincia. También habló sobre un incremento de personas en situación de calle para esta época, entre ellos menores y mujeres, y remarcó la necesidad de la intervención del Estado.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, René Casas manifestó “estamos despidiendo a Alberto, ‘Quena’ como era conocido por todos, quien murió la noche del lunes y fue un terrible golpe para todos. Es el segundo muchacho que muere este año de hipotermia, de frío, además de todas las dolencias y contingencias que tiene la permanencia de personas en la calle”.

Explicó “esto significa que hay una falla muy grande de todos. Una falla inmensa del Estado que en todos sus niveles no saben dar respuestas a estas situaciones. Que una persona se  muera de frío en la calle es una falla inmensa de la sociedad, una falla de las ONGs que trabajamos en esto. Para nosotros es un fracaso muy grande”.

“Ya vamos despidiendo a casi 30 personas, y una más es un fracaso para nosotros, y en lo personal también lo tomó así. La permanencia de ‘Quena’ en la calle es por una situación de falencias afectivas muy profundas y muy dolorosas, que nosotros no supimos trabajar y era lo que le impedía salir de la situación en la que estaba”.

Casas sostuvo que “hay que entender algo: las personas que terminan en la calle no es porque pierden su trabajo, no cualquiera que pierde el trabajo termina en la calle o porque se separa de los afectos ni en la pobreza, hay gente que es pobre y personas con muchos problemas pero no terminan durmiendo en la calle”.

“La permanencia de las personas en las calles principalmente es por una carencia afectiva muy grande. Hay una ruptura emocional que les provoca una sensación de abandono que los lleva a la calle, donde las adicciones son complemento innecesario”.

Casas señaló que en esta época de frío “es el momento en el cual se visibiliza quién está en situación de calle. Hay muchas otras personas, chicos, jóvenes y adultos, que se sirven de la calle pero  en estos momentos podemos determinar quién realmente está en situación de calle y en estos casos son las heridas de corazón, las carencias afectivas son más profundas y el desafío no es llevarle un plato de comida o un abrigo, esas son las herramientas para llegar a ellos, el desafío es recomponer esa parte afectiva  que se encuentra vulneraba porque sino no hay recuperación ni rehabilitación posible, sino no se puede sanar eso”.

JUJUY AL DÍA® consultó al integrante y voluntario de “Manos Abiertas” si el número de personas en situación de calle ha aumentado, a lo que mencionó “paradójicamente ahora que empieza el frío vemos que el número crece, es un suceso que no lo teníamos en invierno, pero empezamos a notar que el número crece y seguimos viendo chicos, y es lo que más nos preocupa”.

“Histórico llegamos a encontrar 70 personas en una noche, y el lunes a la noche, que fue el último recorrido de nosotros, había 40. Repartimos 40 platos de comida a personas que estaban en situación de calle. Tenemos menores y mujeres que son fenómenos que en esta época del año no solíamos tener”.

Comentó “más allá de todas las fallas y críticas que se pueda hacer a todo el sistema estatal, de  organizaciones, a la sociedad en sí, nos damos cuenta que los lazos afectivos se deterioran más, que una persona esté en la calle es algo que nos tiene que llamar la atención a todos, pero que un niño este en la calle  debe ser un signo de alarma muy grande para la sociedad”.

Recalcó “los lazos afectivos cada vez están más vulnerados, por ahí encontramos permanencias transitoria en la calle, pero cuando tenemos permanencias estables nos da la pauta que los vínculos afectivos no se están recuperando, al contrario, se dañan más y nos preocupa”.

Casas - Manos AbiertasJUJUY AL DÍA® consultó a Casas si han sido convocados o les han solicitado desde el gobierno opiniones para realizar un trabajo en conjunto contra este flagelo, a lo que expresó “no, desde que cambió el gobierno no, alguna vez nos pidieron opinión y nos gusta brindarle información porque es una temática que la tiene trabajar el Estado, pero ni a nosotros ni al resto de las ONGs el gobierno nos ha convocado para trabajar sobre este tema”.

Sobre esta necesidad, sostuvo “nosotros tenemos un punto donde no vamos a llegar nunca  y ahí es irremediable la participación del Estado. Quizás lo material y los voluntarios los podemos conseguir, quizás la parte afectiva la trabajemos mejor desde fuera del Estado, pero hay una parte del entramado social donde, si el Estado no se mete, no vamos a poder llegar. Pasa lo mismo con las adicciones, que es una temática donde indudablemente se tiene que involucrar el Estado ya que si no se involucra no vamos a poder desarraigarlo de la sociedad”.

Acerca de su accionar cuando una persona en situación de calle no quiere salir de este estado, mencionó que “ese es el escenario donde no podemos llegar. Nuestra función es llenar con amor un espacio de abandono y dolor, y lo hacemos a través de las obras, pero si la persona no quiere ingresar a algunos de los hogares que tenemos no las podemos obligar, ahí es donde necesitamos al Estado y debemos trabajar entre todos como sociedad para recuperar los lazos afectivos”.

“Hay puntos donde sí necesitamos y reclamamos la presencia del Estado”, indicó.

Para finalizar, a través de JUJUY AL DÍA®, René Casas se dirigió a la sociedad diciendo “nos podemos involucrar todos, es necesarios recomponer entre todos los lazos afectivos que tenemos en la familia, en el barrio, en el trabajo, en todos los ámbitos, porque mucha gente nos pregunta cómo puede involucrase y les decimos que necesitamos la ayuda de la gente”.

“Fundamentalmente necesitamos recuperar los lazos de amor que existen en la sociedad y la forma en que tratamos a las personas en la calle es una forma de reflejar esa cercanía que tenemos entre nosotros. Una caricia, una sonrisa, una mirada de afecto, un gesto de amabilidad, una conversación, son cosas que necesitamos en todos los hogares,  en todas las escuelas, en las comunidades y lo necesitan las personas de la calle, más allá de lo material. Estamos convencidos que la forma de transformar a la sociedad es sembrar más amor entre nosotros e identificar en que sector de la sociedad está más esa necesidad de amor”, concluyó.