Trabajan en la reparación del acueducto del barrio Cuyaya

Jujuy al día® – El directorio de la empresa del estado Agua Potable del Jujuy S.E. recurrirá a la justicia para poder resolver la situación de los asentamientos actualmente ubicados sobre acueducto que complican la reparación de una rotura.

Desde Agua Portable de Jujuy S.E. en la esfera del Ministerio de Infraestructura Servicios Públicos Tierra y Vivienda, se informó que se recurrirá a las instancias legales pertinentes en busca de resolver la situación actual del asentamiento ubicado sobre la traza del acueducto de agua potable en calle San Pablo del Barrio Cuyaya.

En mismo complica el acceso a la reparación de una rotura en el conducto de agua, que  provoca desde hace semanas pérdida constante del líquido elemento que fluye por un trayecto aproximado de diez cuadras, que con el correr del tiempo se está incrementando en tamaño poniendo así en riesgo no solo la provisión del servicio a los diferentes barrios, sino también la integridad física de las personas que habitan sobre el mismo. La dificultad en contactar a los propietarios de dichos inmuebles impide el ingreso de nuestros operarios, técnicos y maquinarias a realizar la reparación correspondiente.

De tal situación Agua Potable de Jujuy, dejó expresa constancia mediante acta realizada por Escribanía de Gobierno, y puso en conocimiento a la Secretaria de Ordenamiento Territorial la irregular situación de este tipo de construcciones habitacionales ubicadas sobre las trazas de los acueductos. Asimismo se recurrirá a la intervención judicial para el desalojo de estos inmuebles a fin de poder descubrir el acueducto y dar inicio a los trabajos de reparación.

Cabe destacar que estas edificaciones irregulares que se encuentran sobre el acueducto que abastece de agua potable a los Barrios Mariano Moreno, Alto Gorriti, Lujan, Cuyaya y Castañeda, complican su reparación dado que sus ocupantes no liberan el predio donde se extiende la traza del acueducto.

Este impedimento está provocando constantes derrumbes y agrietamientos del suelo producto de la anegación por la pérdida, y que para su reparación se deberá excavar aproximadamente 10 metros de profundidad, lo que podría desmoronar las precarias viviendas colindantes, afectando al personal operativo y particulares.

Esta delicada situación se agudiza por las pérdida constante del líquido elemento que corre por un trayecto aproximado de diez cuadras representando un “peligro” para automóviles y transeúntes que circulan por las inmediaciones, lo que ha motivado reiterados reclamos de los ciudadanos del barrio cuyaya y aledaños.

Sumado a esto, los intentos fallidos de contactarnos con los propietarios de dichos inmuebles desconociéndose el paradero de los mismos, que según lo manifestado por vecinos, dichos responsables no viven en la ciudad sino en quebrada y puna, impidiendo de esta manera el ingreso de nuestros operarios y maquinarias a realizar la reparación correspondiente.

Víctor Galarza, expresó que estos hechos son comunes y se repiten a diario por cuanto sobre la traza de los acueductos y colectores, se encuentran asentamientos ilegales, siendo los más comprometidos los ubicados en Huaico, Alto Comedero, Cuyaya, Rio Blanco, Malvinas, entre otros.