En Jujuy, 9 de cada 10 mujeres trans se dedica a la prostitución Denuncian exclusión y falta de oportunidades laborales

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Lourdes Ibarra, presidenta de la Fundación Damas de Hierro, calificó como “grave” a la problemática de exclusión que sufren las mujeres trans en nuestra provincia, específicamente en el ámbito laboral, ya que debido a no tener posibilidades de obtener otros trabajo, practicante se ven “obligadas” a realizar trabajo sexual para subsistir.

Además se expresó en contra de la delimitación de una zona roja en nuestra ciudad ya que eso les significa un tipo de imposición a seguir siendo trabajadoras sexuales.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Lourdes Ibarra manifestó “hay una gran parte de la población de compañeras trans que no tienen la posibilidad de hacer otra cosa que no sea la prostitución, sobre todo las chicas menores, las que son expulsadas de sus hogares, ellas son más vulnerables a la prostitución”.

Explicó que en Jujuy, aproximadamente “8 o 9 de 10 compañeras trans se dedican a  esto”.

Acerca de la respuestas del gobierno anterior y del actual a esta situación, Ibarra sostuvo que “durante ambas gestiones siempre estuvimos al pie del cañón en este tema y recién vemos ahora un poco más de apertura desde las normas jurídicas que es lo que realmente asienta el cambio, recién tenemos esta oportunidad ahora”.

Sin embargo indicó que las posibilidades laborales aún no han cambiado “aún seguimos recluidas a trabajos como peluqueras, amas de casas o empleadas domésticas, aun no existe una real inclusión, ni aun las compañeras que se  han podido recibir y tener un título”.

Acerca de la constitución de una zona roja, la titular de la Fundación Damas de Hierro expresó “cuando tuvimos una mesa de trabajo el gobierno planteaba habilitar una zona o demarcar una zona de trabajo y trabajar con un código de convivencia dentro de la zona y armar un protocolo con la Policía a la hora de los operativos”.

“Consideramos que crear una zona roja  significa imponernos el trabajo sexual como único  medio de sustento y consideramos que las políticas deben ser más amplias para que nos den la posibilidad de no ser prostitutas”.

Explicó que este trabajo “nos conlleva muchos riesgos, tenemos casos de este tipo, por ejemplo una compañera en Palpalá fue asesinada hace unos años cuando trabajaba. Fue brutalmente golpeada y apareció en las escorias de la fábrica de Zapla”.

“Lamentablemente estos hechos son muy frecuentes, a las compañeras se las llevan de la avenida Almirante Brown y aparecen golpeadas en la zona de Los Alisos, y no solo son golpeadas por los clientes sino también por algunos policías”.