Tener horarios para divertirse no es igual a divertirse con los horarios

La problemática de la nocturnidad en Jujuy ya tiene sus años. Nunca las medidas que se tomaron fueron buenas o suficientes. Es decir que hasta ahora hay problemas irresolubles por falta de cooperación, codicia y hasta culturales.

La cultura creada alrededor del uso de los espacios y horarios dedicados al esparcimiento nocturno termina siendo nocivo para quienes participan de ella. Alcohol, drogas, violencia, y tragedia son denominadores comunes.

Las aguas parecen divididas en la sociedad. Hay quienes aseguran que lo mejor es ampliar el horario a fin de que la salida sea acompañada por el sistema de transporte público, lo que, según dicen, mejoraría la seguridad. También están quienes dicen que eso atenta a la tranquilidad de quienes, a esas horas, utilizan el transporte para trasladarse a sus tareas. Los mismos colectiveros declaran que las peores horas, las más estresantes y hasta peligrosas, están asociadas al horario de inicio de tareas cuando este coincide con los días en que finalizan las actividades los boliches.

Cuando decimos que las medidas forman parte de la diversión de quienes tienen la responsabilidad de regular, lo hacemos en base a la falta de seriedad con que se determina cuáles son los horarios apropiados.

Los deseos de los propietarios de los boliches parecen ser de mucho peso en esas decisiones. Más que las de los que participan. No se han oído voces organizadas de jóvenes que promuevan un horario u otro. No se han escuchado voces de padres organizados en la defensa derechos y obligaciones de sus hijos. No son públicas las voces de colegios profesionales -o a profesionales- que seguramente tienen o tendrían investigaciones que permitan vislumbrar usos y abusos en las noches de Jujuy. Tampoco se oyen voces de Intendentes de todos los municipios, porque la problemática no sólo es en la ciudad capital (aunque es aquí donde las peores caras se muestran). Algunos legisladores que generan algún tipo de sospecha hablan en nombre propio pero no muestran estudios o relevamientos o encuestas o algún instrumento que avale su propuesta. Reiteramos, sospechoso. Tampoco se oyen voces de funcionarios provinciales ni municipales que tienen como misión controlar que se respeten las normas que regulan las actividades de la nocturnidad. Particularmente de aquellos que están vinculados con la seguridad.

También el Poder Judicial y la justicia municipal tienen un rol. No es posible que, por ejemplo, un determinado negocio sea clausurado por carecer de habilitación y un juez de faltas, tras el pago de una mínima multa (mínima en función de lo que obtienen abriendo los locales) les levantan la medida sin constatar si la falta de habilitación obedece a tal o cual situación.

Las voces en esta materia deben ser múltiples. No alcanza con la buena voluntad de unos o los intereses de otros para tomar decisiones que pueden o no costar vidas.

Otro costado del asunto es que casi se naturalizó o lo dejaron que funcione casi con naturalidad –sabrán quienes tienen el control como función principal- toda otra actividad nocturna que se arroga los derechos de los boliches bailables siendo que carecen de habilitación para esto. Por ejemplo aquellas confiterías que, en muchos casos, sin haber invertido un centavo en infraestructura a fin de evitar ruidos molestos a los vecinos, son tratados como tales. Tienen los mismos horarios. Contratan los mismos shows en vivo. Venden alcohol a diestra y siniestra.

Si el horario se modificara para los boliches, ampliándolo, también aquellas confiterías, pub, o como sea que se designen ¿estarán alcanzados? Es importante tener en cuenta que los boliches están en su mayoría en la periferia de la ciudad. En cambio la mayoría de las mencionadas confiterías que ofrecen shows en vivo están en pleno centro de la ciudad. Si el horario de los boliches se amplía dos horas, es decir hasta las 6 de la mañana, los vecinos de las confiterías deberán ir a trabajar sin dormir ni una hora pues hasta ahora, ya que nadie toma cartas en el asunto –particularmente el intendente de San Salvador, Raúl Jorge- para verificar el uso y abuso de las licencias y/o habilitaciones.

Un empresario de la noche, no hace mucho tiempo, me confesaba que a él por cada hora que el boliche estaba abierto le significaba 30 mil pesos más de recaudación en la barra.

Podemos entender a los comerciantes, ellos invierten (no todos) para obtener una rentabilidad y cuando la pueden optimizar o mejorar, no hay límites.

Lo que no podemos entender es que quienes tienen el deber de controlar desde la adjudicación de la licencia o habilitación hasta las inspecciones no hagan bien su trabajo. Si lo hicieran muchos de las desagradables noticias que muchas veces los medios publican no existirían. Pedimos Estado presente también para esto. Para que no deje de existir la posibilidad de encontrar un ámbito de diversión al que se pueda acudir sin correr riesgos y salir con la certeza de que no los acecha la tragedia que se hermana con el alcohol, la droga, la violencia y la inseguridad.

Debemos pensar que en la lucha política siempre es posible ensuciarse, pero no debe ser por haber jugado sucio.

Juan Pablo Calvó

Director Ejecutivo de

Jujuy al día