Hablemos de educación vial: “Hola, soy Mario y fuí víctima de un accidente de tránsito”

Jujuy al día® – Es hora que empecemos a tomar conciencia. Absolutamente todos los jujeños. Porque esto que se llama conciencia vial puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Por eso, para crear conciencia, nuestro medio entrevistó a Mario Valdez, una de muchas víctimas de la imprudencia en nuestra provincia. Esta es su historia.

En diálogo con el diario JUJUY AL DÍA®, Mario nos relató lo sucedido en aquella trágica jornada en la que su vida cambió para siempre.

“En el 2007, hace 9 años, cuando regresaba de dejar a mi esposa en su trabajo y circulaba en mi motocicleta por la subida de Alto Comedero, una camioneta 4×4 giro en ‘U’, no respetó el semáforo ni la línea policial que había, y no solo me llevó a mí sino que primero atropelló a otro motocicleta y a ese chico le fracturó una  pierna. Sin detenerse, este conductor, que era menor y estaba totalmente alcoholizado, les ocasionó lesiones leves a tres chicos que estaban en una parada esperando el transporte público”.

Como consecuencia de este accidente Mario sufrió un corte de su medula espinal, razón por la cual hoy se encuentra en sillas de rueda con un cuadro irreversible.

Comentó que desde ese día “la verdad no se puede vivir bien, no hay una calidad de vida acorde a la discapacidad. Además en nuestro país no hay instituciones que garanticen la rehabilitación e integración de las personas con discapacidad en la sociedad”.

“Todo se hace muy complicado, costoso, nuestra vida es muy complicada. Muchas veces hablamos de rampas, de senda peatonal, pero el problema con el que queda la persona es mucho más profundo y la sociedad lo desconoce y no sabe cómo vive. No solo está presente la familia, hay cuidadores domiciliarios, hay personas que nos asisten todos los días”.

Agregó “tenemos una vida muy complicada, donde usamos sondas, pañales, todos los días”.

Mario reconoció que “no hay una integración, no existe la integración, no hay instituciones ni profesionales ni personas  capacitadas para integrar de nuevo a la persona  a la vida, a una segunda vida, porque eso es lo que tenemos, hemos vuelto a nacer, somos chicos de nuevo, tenemos que aprender a comer, a higienizarnos, a lavarnos los dientes, a movilizarnos, somos como un bebé viejo”.

Mario Valdez reflexionó sobre los conductores jujeños, en particular a los jóvenes relacionados al consumo de alcohol. “Muchos conductores, conociendo las normas de tránsito, no las respetan. No vamos a decir algo que no es, yo las conocía pero no a fondo y muchas veces uno las infringe a pesar que tengamos señales y llamados de atención, y ese es el momento de llamarte a la reflexión y decir ‘no lo voy a hacer’, pero lo seguimos haciendo”.

“A los más jóvenes, cuando hablamos con ellos, les hacemos ver nuestra discapacidad, le contamos lo que nos pasó, lo difícil que es continuar, seguir adelante día a día y no solo por el problema que nos ocasionó a nosotros un accidente de tránsito, sino también el problema psicológico que queda en nuestra familia. Además deben entender que no solo el gasto los sufre la persona o la familia es un gasto que paga toda la sociedad por la imprudencia de los conductores”.

Por ello “el mensaje que le damos a los jóvenes es que respeten las normas de tránsito, que usen los elementos de seguridad, si conduce un automóvil usen el cinturón de seguridad, si viajan en motocicleta utilicen el casco siempre, y algo que se ve mucho en ellos, que es el consumo de alcohol, que no lo hagan, sean responsables, eso les puede salvar la vida”.