Comunicado del Colegio de Abogados y Procuradores de la provincia de Jujuy

Jujuy al día® – El Colegio de Abogados de Jujuy informa, en respuesta al reclamo público realizado a la Institución, que el Consejo Directivo dispuso hacer lugar a la formación de causa disciplinaria respecto del Dr. Santiago Tizón, elevando las actuaciones al Tribunal de Ética y Disciplina de este Colegio, mediante Resolución 048/2016, en el marco del expediente 176/2015, caratulado “Dr. Facundo Vargas Durán formula denuncia contra Dr. Santiago Tizón”.

Esa decisión fue tomada por el Consejo Directivo en reunión Ordinaria del día 25 de abril del 2016. Una vez que la misma se encuentra firme y consentida, se elevará el expediente al Tribunal de Ética y Disciplina.

Se aclara que esa decisión no importa prejuzgamiento alguno acerca de la conducta del Dr. Santiago Tizón en relación al hecho denunciado por el Dr. Facundo Vargas Duran. En cambio, es un paso procedimental previo al tratamiento del caso en el Tribunal de Ética y Disciplina del Colegio, siendo éste el organo competente para determinar si existió falta ética.

Que toda denuncia que se presenta ante el Colegio de Abogados y Procuradores de Jujuy es tratada de manera seria y responsable, siendo una de las funciones principales del Colegio la ética y disciplina de los matriculados, por lo que no se trata de cuestiones “ridículas o absurdas” como se ha manifestado.

Desde el Consejo Directivo se trabaja con un enorme compromiso para alcanzar cubrir los intereses y necesidades de los matriculados, y fundamentalmente la dignidad de la profesión. En ese sentido, desde que asumió esta gestión venimos peticionando e insistiendo ante el Superior Tribunal de Justicia que se disponga por acordada el aumento de los honorarios mínimos, pedido que entendemos será atendido a la brevedad por ese Alto Tribunal.

El Consejo Directivo hace pública la disconformidad por los términos empleados por el Dr. Santiago Tizón acerca de este asunto, desde que, más allá de la libertad que tiene de expresarse, ello no lo autoriza a faltar el respeto o realizar agresiones personales. Sus consideraciones no se ajustan a la verdad y no guardan el respeto y decoro propios de la profesión.