“Provincia verde”: Jujuy se alista para liderar la producción de energía alternativa en el país

Jujuy al día® – Cambio de la matriz productiva, desarrollo económico de los pueblos y prosperidad social, son los ejes que definen la hoja de ruta trazada por el gobernador Gerardo Morales para llevar a la provincia hacia un futuro sustentable, a partir de la generación de energía renovable.

Durante años el aparato económico local experimentó un lamentable estancamiento, lo que llevó a las actuales autoridades a buscar un abanico de herramientas que permitan revertir esta situación, en el entendimiento de que Jujuy necesita de esta nueva política para lograr el anhelado desarrollo sustentable.

Jujuy cuenta con una fuente natural de riquezas sumamente importante. Valoraciones de reconocidas instituciones de todo el mundo, tales como la NASA, afirman que nuestra provincia registra la segunda radiación solar en el escenario global. Esto llevó a plantear el desafío de aprovechar responsablemente los recursos que generosamente ofrece la naturaleza, contemplando a tal efecto la instalación de plantas generadoras de energía.

El mundo lleva adelante una serie de acciones direccionadas a atender uno de los grandes problemas que preocupan a la humanidad, que es el calentamiento global. Reunidos en París en diciembre último, los países se comprometieron a transitar la senda de la energía renovable, sea fotovoltaica, eólica, hídrica, térmica, etc. En este escenario, Argentina suscribió el Acuerdo de París, el cual además fue ratificado en Washington recientemente.

El cambio de gobierno en diciembre último, trajo aparejado un paquete de medidas impostergables. En este sentido, la primera decisión del Ministerio de Energía de la Nación fue emitir un decreto  que declara la emergencia del sector energético.

“Se trata de una emergencia de carácter técnico y no político, puesto que durante muchos años no se asignaron las inversiones correspondientes y, en consecuencia, no se ejecutaron las obras estratégicas necesarias para resolver temas prioritarios estrechamente vinculados con la energía eléctrica, por ejemplo la generación, el transporte y la distribución”, explicó con precisión quirúrgica el secretario de Energía de la Provincia, Mario Pizarro.

En respuesta a un panorama rotundamente desfavorable a los intereses de los argentinos, el Ministerio de Energía de la Nación además resolvió el dictado de las resoluciones 06 y 07, que versan sobre la quita de subsidios al sector energético, una decisión no menor, puesto que durante la anterior administración abundaron los subsidios, pero escasearon las inversiones y de allí el severo problema de la falta de generación.

“No tenemos energía, en determinadas temporadas y en horas pico detonan los problemas con el suministro, siendo los usuarios los que pagan las consecuencias de muchos años de despilfarro y desinversión”, advirtió Pizarro para luego ampliar su análisis, señalando que la política kirchnerista “fue desfinanciar al sector energético, subsidiando y sin exigir a través de los entes reguladores la realización de las obras correspondientes”. El resultado de este encadenamiento de desaciertos, es que Argentina hoy afronta la necesidad y la obligación de comprar energía a Uruguay, Brasil y Chile, mediante negociaciones onerosas.

En sintonía con los lineamientos de gestión establecidos por la Nación, Jujuy emprendió la búsqueda de algún tipo de fuente de riqueza. “Así como otras provincias tienen petróleo, nosotros tenemos sol, que es una regalía”, dijo Pizarro y resaltó que “esto nos llevó a trabajar aceleradamente para poder armar nuestra primera planta fotovoltaica con capacidad de generación de 300 Mw”.

“Ver en las crisis oportunidades de crecimiento”, reza una de las definiciones insistentemente citada por Gerardo Morales. Siguiendo este concepto, propio de quienes no escatiman esfuerzos en la búsqueda de la superación, la Secretaría de Energía comienza a concretar hoy lo que hace un tiempo parecía un sueño. “Jujuy se está preparando para participar de la convocatoria que está por formular la Nación el 16 del corriente mes, en el marco de una licitación pública para desarrollar 1000 Mw en todo el país”, anunció Pizarro.

En pos de este objetivo, se dispone de un mapa solar de la provincia, producto del trabajo articulado con la Cátedra de Climatología de la Universidad Nacional de Jujuy y de las estaciones meteorológicas de Abra Pampa y La Quiaca y el aeropuerto “Horacio Guzmán”, en una fase inicial. Recientemente, se firmó un convenio para la adquisición de dos plantas de radiación, una que se encuentra en proceso de instalación en Finca El Pongo y la restante prevista para Susques, las cuales permitirán medir radiación y cumplimentar exigencias de la referida licitación. Con posterioridad, se rubricará un acuerdo con la UNJu para que estas dos estaciones meteorológicas sean operadas y empleadas por la Cátedra de Climatología.

Tras puntualizar que en este esquema “adquiere particular preponderancia el rol de JEMSE, a la cual se pueden asociar los interesados en invertir y participar de estos programas de desarrollo”, el Secretario de Energía hizo saber que recibió “no pocos inversores, lo que patentiza que Jujuy hoy es bien valorada en el mundo y es conocida por sus fuentes de riqueza”, ventaja que también reportará valiosos beneficios a las comunidades, las cuales están plenamente dispuestas a ser partícipes activas de este proceso, en el que encontrarán desarrollo sustentable y prosperidad.

El objetivo de fondo es desarrollar la capacidad para generar 3000 Mw. En este exigente camino, el primer paso es la instalación de la planta de 300 Mw. Para ilustrar la importancia de estas cifras, es oportuno consignar que Jujuy consume 120 Mw.

Producir energía limpia se constituye en sinónimo de limitar la dependencia de las importaciones, apostar por fuentes renovables y poner límite al efecto invernadero, metas que resultan difíciles de proponer y más complejo aún alcanzarlas. Sin embargo, Jujuy está dispuesta a asumir el desafío de encaminar un proceso de sustitución de las energías convencionales por alternativas, lo que implica no sólo un cambio en la matriz productiva, sino también cultural, cuyos indicios primarios comenzarán a ser sensibles en la provincia muy pronto y tendrán a los jóvenes como vehículos multiplicadores de conocimientos, sensibilización y conciencia.