Agua Potable de Jujuy prevé la realización de importantes obras en toda la provincia Con una inversión de 280 millones de pesos

Jujuy al día® – El presidente de Agua Potable de Jujuy, Víctor Galarza, destacó que la flamante empresa estatal cuenta con un amplio y ambicioso programa de obras de infraestructura para materializar el objetivo fundacional de la prestataria, que es garantizar a todos los jujeños el acceso al agua, sin importar el lugar donde residan.

En este marco, precisó que a mediado de este año se licitará la obra de construcción de los acueductos de agua cruda y potabilizada para la planta de Alto Reyes, la cual resolverá los problemas de suministro en los departamentos Manuel Belgrano y Palpalá, con una proyección de utilidad de 25 años.

Cabe consignar, que este emprendimiento demanda una inversión de 280 millones de pesos, financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Para ello se debe avanzar en la tramitación de rigor, establecer servidumbre de paso y expropiar en caso de ser necesario y una vez definida la traza”, apuntó Galarza.

Por otra parte, en el corto plazo, se prevé inaugurar este mes la red de agua potable en El Acheral, lo que constituye una respuesta concreta a un reclamo que lleva más de 30 años de espera.

Al respecto, recordó que el agua llegaba a esa comunidad a través de camiones, que dejaban en los domicilios contenedores de 200 litros una vez por semana. “El caso de El Acheral se constituye en un claro ejemplo del compromiso asumido por el gobernador Gerardo Morales que, mediante Agua Potable de Jujuy, llegará con el elemental servicio a 170 localidades pertenecientes al sistema disperso”, enfatizó.

Asimismo, Galarza puntualizó que “en menos de tres meses terminamos esta obra de particular importancia para esa comunidad”.

Es oportuno indicar, que en El Acheral se estableció un sistema de toma de agua, para luego avanzar en la construcción de redes de transporte y planta potabilizadora. Además, se dispuso la conexión domiciliaria con la colocación del correspondiente medidor, de modo que el usuario cuente con el servicio en su casa.

En otro orden, advirtió que durante décadas se postergaron los necesarios trabajos de reposición y modernización de redes, tanto de agua, como cloacales. “Es por ello que algunos sistemas tienen más de 50 o 100 años, según sea la antigüedad de la ciudad”, comentó Galarza y apuntó que “inclusive en ciertos lugares las cañerías de hormigón ya no existen, puesto que fueron deterioradas por los gases que emanan los desagües cloacales”.

Amplió su descripción, señalando que en Perico, Palpalá, San Pedro y Libertador General San Martín, el cambio de cañería reviste urgencia. Distinta es la situación en Humahuaca, donde se avanza satisfactoriamente con el cambio de cañería, mientras que en El Talar se procede a la modernización integral, tras reactivar obras paralizadas.

“Las emergencias son múltiples, producto de la intervención de terceros que dañan las instalaciones”, expresó el funcionario y explicó que los operativos de reparación resultantes “siempre superan el millón de pesos, entre mano de obra, afectación de recursos técnicos y reposición de material”.

“Es oportuno que la masa de usuarios tenga conocimiento de esta situación, puesto que la obligada interrupción de servicios que se registra en ocasiones no es por fallas de la empresa”, remarcó.

Agua Potable de Jujuy heredó de Agua de los Andes un déficit mensual de 9 millones de pesos. A ello se suma una deuda acumulada al 31 de diciembre de 2015 de más de 220 millones de pesos. Insoslayable es la deuda de 24 millones de pesos por juicios perdidos, el panorama se torna más complejo aún, debido a las tarifas atrasadas.

“El servicio que prestamos está íntimamente vinculado a la salud y la educación, es un derecho humano y así es reconocido por Naciones Unidas”, manifestó y añadió que “esa importancia se refleja en la transformación de una prestación con fines de lucro, a un servicio encuadrado en un derecho humano”. “En consecuencia, necesitamos actualizar tarifas para seguir prestando tan elemental servicio”, reflexionó.

La nueva empresa estatal es de perfil integral, lo que significa que capta agua, la potabiliza, la transporta y finalmente la distribuye. En el proceso se emplean once químicos de alta cotización internacional. Uno de ellos, que sirve para potabilizar, costaba en noviembre 7.200.000 pesos las 1100 toneladas. Hoy su precio es de 14.500.000 pesos.

Cabe resaltar, que el metro cúbico de agua cuesta actualmente 1,10 pesos, lo que equivale a mil litros de agua, volumen que una familia tipo consume en dos días y medio.

“Tendremos una tarifa solidaria y la definimos así, porque la actualización será de un 6% y un 16%, mientras todos los servicios públicos restantes incrementaron sus cuadros en el orden del 200% y 400%”, especificó Galarza, quien finalmente subrayó que “esta medida que no tiene el propósito de lucrar, nos permitirá seguir dando agua a familias que necesitan. De allí la definición de tarifa solidaria”.