Recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono

Jujuy al día® – Con la llegada de las bajas temperaturas a la provincia, la Secretaría de Asistencia Directa y Calidad de Vida del Ministerio de Desarrollo Humano, recomienda a la población adoptar una serie de medidas sencillas para evitar la intoxicación por la inhalación de monóxido de carbono, que puede causar la muerte y serias afecciones.

Al respecto, el director de Asistencia Directa y Emergencia, Eduardo Cáceres, señaló que durante estas jornadas de intenso frío se incrementa el uso de diversas formas de calefaccionar los hogares, artefactos a leña o carbón como braseros, calentadores a querosén y estufas a gas, las cuales si no son usados con cuidado pueden resultar muy peligrosos y cobrar vidas, si no se tienen las precauciones de prever las ventilaciones necesarias.

En este sentido, resaltó que la mala combustión o la falta de aireación en los ambientes de las viviendas, producen acumulación de monóxido de carbono, un compuesto que resulta nocivo para la salud. Es un gas inodoro e incoloro que puede enfermar y hasta incluso matar repentinamente al respirarlo.

Continuando, remarcó que niñas y niños son los más vulnerables a los efectos del monóxido de carbono. No hay que dejarlos encerrados y solos en las casas, situación en la que muchas veces quedan, por cuestiones ocupacionales o laborales de los adultos.

Asimismo, Cáceres indicó que los síntomas más comunes de la intoxicación por monóxido de carbono son dolor de cabeza, mareos, debilidad, náusea, vómitos, dolor de pecho y confusión. Si la ingestión se produce en niveles altos, llega a ocasionar desmayos repentinos y hasta la muerte.

Recomendaciones

El Director dio algunos consejos sobre los cuidados que se deben tener en cuenta en los hogares: no usar braseros a leña o carbón, estufas a querosén y otros elementos de llama libre dentro de la casa. Si no se puede evitar el uso, sacarlos antes de ir a dormir.

No utilizar el horno, ni las hornallas de la cocina para calefaccionar los ambientes. Apagar las estufas de noche y cuando no sean necesarias. Dejar una ventana o puerta entreabierta. Ventilar frecuentemente la vivienda durante el día.

La llama de los artefactos a gas debe tener un color azul uniforme, de lo contrario llamar a un gasista matriculado para que supervise la conexión. Controlar que los respiraderos no estén tapados. No arrojar al fuego plástico, goma o metales.

Se recomienda alejar los elementos inflamables de los artefactos de calefacción, porque al contacto con la llama, pueden provocar incendios. Al salir de la casa apagar todos los artefactos eléctricos y no dejar nada cocinando en el fuego.