Recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono

Jujuy al día® – Con la llegada de las bajas temperaturas a la provincia, la Secretaría de Asistencia Directa y Calidad de Vida del Ministerio de Desarrollo Humano, recomienda a la población adoptar una serie de medidas sencillas para evitar la intoxicación por la inhalación de monóxido de carbono, que puede causar la muerte y serias afecciones.

Al respecto, el director de Asistencia Directa y Emergencia, Eduardo Cáceres, señaló que durante estas jornadas de intenso frío se incrementa el uso de diversas formas de calefaccionar los hogares, artefactos a leña o carbón como braseros, calentadores a querosén y estufas a gas, las cuales si no son usados con cuidado pueden resultar muy peligrosos y cobrar vidas, si no se tienen las precauciones de prever las ventilaciones necesarias.

En este sentido, resaltó que la mala combustión o la falta de aireación en los ambientes de las viviendas, producen acumulación de monóxido de carbono, un compuesto que resulta nocivo para la salud. Es un gas inodoro e incoloro que puede enfermar y hasta incluso matar repentinamente al respirarlo.

Continuando, remarcó que niñas y niños son los más vulnerables a los efectos del monóxido de carbono. No hay que dejarlos encerrados y solos en las casas, situación en la que muchas veces quedan, por cuestiones ocupacionales o laborales de los adultos.

Asimismo, Cáceres indicó que los síntomas más comunes de la intoxicación por monóxido de carbono son dolor de cabeza, mareos, debilidad, náusea, vómitos, dolor de pecho y confusión. Si la ingestión se produce en niveles altos, llega a ocasionar desmayos repentinos y hasta la muerte.

Recomendaciones

El Director dio algunos consejos sobre los cuidados que se deben tener en cuenta en los hogares: no usar braseros a leña o carbón, estufas a querosén y otros elementos de llama libre dentro de la casa. Si no se puede evitar el uso, sacarlos antes de ir a dormir.

No utilizar el horno, ni las hornallas de la cocina para calefaccionar los ambientes. Apagar las estufas de noche y cuando no sean necesarias. Dejar una ventana o puerta entreabierta. Ventilar frecuentemente la vivienda durante el día.

La llama de los artefactos a gas debe tener un color azul uniforme, de lo contrario llamar a un gasista matriculado para que supervise la conexión. Controlar que los respiraderos no estén tapados. No arrojar al fuego plástico, goma o metales.

Se recomienda alejar los elementos inflamables de los artefactos de calefacción, porque al contacto con la llama, pueden provocar incendios. Al salir de la casa apagar todos los artefactos eléctricos y no dejar nada cocinando en el fuego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.