La ruta del dinero K se vuelve cada vez más ancha en Jujuy

Jujuy al día® – Luego que se conociera parte de la trama del lavado de dinero, empresas fantasmas y corrupción durante la gestión de Nestor y Cristina Kirchner, en nuestra provincia comenzó a desentramarse una maniobra similar que las organizaciones sociales realizaban con fondos de viviendas destinadas a personas necesitadas.

En el caso denunciado sobre la “ruta del dinero K” existe un arrepentido, un intermediario quien hacía de testaferro y transportaba el dinero, peones y funcionarios públicos involucrados en esta trama, lo que hoy se empezó a conocer en nuestra provincia.

Quien develó esta ruta fue Leonardo Fariña, hoy el primer arrepentido. Quien años atrás y en una entrevista con Jorge Lanata, explicó el proceso de corrupción que involucraba a miembros del Estado Nacional y allegados.

Hoy, luego de pasar dos años con prisión preventiva recuperó su libertad, condicional, tras brindar información relevante en la causa, que llevó a la detención de Lázaro Báez, el emblemático empresario fuertemente ligado a los Kirchner.

Báez se convirtió en poco tiempo, durante la década ganada, en un empresario multimillonario en Santa Cruz, provincia natal del ex presidente Néstor Kirchner. Báez fue denunciado en múltiples oportunidades por ser considerado el testaferro de la familia Kirchner, quien además comenzó a dedicarse a la construcción y quedarse con cada contrato estatal.

También fue acusado por creer que era quien transfería millonarias sumas de dinero al exterior, pasos develados por Fariña y Elaskar.

Todo este camino de corrupción apunta hoy a la familia de la ex presidenta Cristina Fernández, ya que una de las hipótesis indica que mantendría una estrecha sociedad con el detenido Lázaro Báez.

Además se descubrió hace pocos días uno de los mecanismo de transporte de dinero desde Santa Cruz hacia Buenos Aires, el cual se realizaba a través de camiones que serían de la empresa de Báez.

Esta línea investigativa no termina ahí, si no que salpica y salpicaría a muchas más personas, entre ellos ex funcionarios nacionales.

En nuestra provincia, tras la declaración de la diputada Mabel Balconte, se conoció por primera vez el destino que tuvieron millones de pesos que hasta ahora eran un misterio: la ruta del dinero K en Jujuy.

Si bien no se enmarca en la figura penal de “arrepentido”, pero por una simple analogía, Balconte tendría el rol de Fariña, ya que es la que terminó de echar luz sobre el manejo de fondos.

En este caso se trataron de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas sociales, los cuales nunca cumplieron su objetivo y el accionar fue denunciado por el actual gobierno de Gerardo Morales.

El recorrido de la ruta del dinero K en Jujuy, para sintetizarlo, era el siguiente: Ministerio de Planificación (quien otorgaba las obras y los fondos mediante su titular Julio De Vido) – Milagro Sala – Buenos Aires – Quinta de Olivos – Máximo Kirchner.

En el medio, e hilando más fino, se encuentra el IVUJ y sus funcionarios, municipios, Pibes Villeros, y decenas de tupaqueros.

En la versión jujeña, quien se habría enriquecido, con una parte de estos fondos, y cumpliría el rol de Lázaro Báez, salvando las distancias, es Milagro Sala, la dirigente social íntimamente ligada a Cristina Fernández de Kirchner.

Sala tenía sus propios peones para esta operación: las organizaciones sociales y sus miembros, quienes recibían los fondos, los cobraban y nuevamente los trasladaban, al menos una parte, hacia su provincia de origen.

En este caso, según declaró Balconte, el medio de transporte utilizado eran los aviones, donde embarcaban entre 10 y 15 tupaqueros con valijas repletas de dinero hacia la Quinta Presidencial de Olivos para entregarle los fondos, o parte de ellos a Andrés Larroque y al propio Máximo Kirchner.

Esto pone en duda el accionar y los controles realizados en nuestro aeropuerto, por donde habrían pasado estas valijas que en su interior solo transportaban efectivo. La justicia realizará las investigaciones pertinentes.

Más allá de las diferencias significativas en cuanto a la cantidad de dinero, y los caminos que siguieron en el país y en el exterior, la mecánica es muy similar, y el destino apunta a una sola familia: la de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández.