Sectores públicos y privados conforman la Mesa Textil de Jujuy

Jujuy al día® – Con el propósito de avanzar hacia el desarrollo del Polo Textil de Jujuy, los ministerios de Ambiente y de Desarrollo Económico y Producción, así como las secretarías de Pueblos Indígenas y de Agricultura Familiar Provincial, refrendaron un acta junto con el INTA, el INTI, productores representantes de las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas y la Red Puna y Quebrada, mediante la cual todos los actores se comprometen a constituir la “Mesa Textil Camélida de la Provincia de Jujuy”.

El acto se llevó a cabo en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, y contó con la presencia de la ministra de Ambiente, María Inés Zigarán; el secretario de Biodiversidad, Lucio Giménez; la secretaria de Pueblos Indígenas, Natalia Sarapura; la referente del INTI en Jujuy, Alejandra Agostino; y el coordinador provincial de la Secretaria de Agricultura Familiar, Cesar Hugo Sánchez.

También participaron el director del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar Región NOA (IPAF/INTA), Damián Alcoba; el director de la Estación Experimental Agropecuaria de Abra Pampa, Marcelo Echenique; representantes de las Comunidades Andinas Manejadoreas de Vicuñas del departamento Yavi, zona Norte y zona Sur (CAMDVY NORTE y CAMDVY SUR), y miembros de la Red Puna y Quebrada.

La constitución de la Mesa Textil Camélida de la Provincia de Jujuy, emerge como un espacio pluri sectorial integrado por el Gobierno de la Provincia, a través de la Secretaría de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, la Secretaria de Agricultura Familiar, el Ministerio de la Producción, la Secretaría de Pueblos Indígenas; por el gobierno nacional a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); y cuenta además con la participación de los principales protagonistas que son las comunidades camélidas de la Puna y Quebrada.

Se trata, específicamente, de un espacio amplio que viene trabajando en el desarrollo de un modelo para mejorar la esquila de camélidos, tanto de vicuñas como de llamas; y que además busca hacer eficiente el aprovechamiento de la fibra de lana, aportándole el valor agregado que potencie el desarrollo de las comunidades de la región norte de nuestra provincia.

Desde el inicio de la nueva gestión, se retomaron los esfuerzos para consolidar la línea de trabajo sobre el tema de fibras camélidas en Jujuy. La propuesta inicial del Gobierno Provincial se refiere a trabajar en el desarrollo de un Polo Textil, que permita convertir a Jujuy en punto de referencia para temas vinculados con textiles naturales, es decir fibras de camélidos que presentan una alta diferenciación a nivel de mercados internacionales.

En representación del Gobierno de la Provincia, Zigarán manifestó que “se trata de un compromiso que la gestión del gobernador Gerardo Morales viene asumiendo con verdadera expectativa, porque forma parte de un plan integral”. “Desde el Gobierno de la Provincia venimos a apoyar este modelo de trabajo articulado entre diversos sectores, y que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las comunidades a través del aprovechamiento de la fibra de camélidos”, afirmó y puntualizó que “es un modelo de desarrollo que se inscribe en el marco de otras decisiones que hemos tomado y que tienen que ver con constituir a Jujuy como capital nacional de la Pachamama, y con la posibilidad de trabajar en función de una agenda pensando en convertirnos en una provincia verde, sustentable, amigable con el ambiente, que tenga una política vigorosa en términos de conservación de su biodiversidad y también de protección de los valores culturales de las comunidades que habitan el territorio”.

A propósito de la firma del acta, Sarapura indicó que “una vez más se reconoce a las comunidades indígenas como protagonistas de un espacio que las convoca para poder garantizar el desarrollo de políticas públicas que, en este caso, le den sentido a la comercialización de fibra de llama y de vicuña; y que en definitiva permiten la mejora de las condiciones de vida en las que nos desarrollamos. Sin dudas este tipo de espacios de articulación, de concertación, se generan desde una práctica y una dinámica que el nuevo gobierno lleva adelante, para construir políticas publicas desde el dialogo y la concertación”.

Agostino, por su parte, explicó que “estamos en presencia de una provincia en la cual los recursos altamente diferenciados siempre han salido con muy poco valor, han sido sub explotados, y no han generado ninguna riqueza. Al contrario, se han convertido -paradójicamente- en mecanismos de extracción de riqueza de la provincia y de empobrecimiento de las poblaciones. En esa lógica entendemos que el desarrollo de un Polo Textil Provincial, contribuye a fijar recursos a nivel local y tiende a que estos recursos queden en la provincia y aporten valor genuino para los productores y para toda la gente que trabaje vinculada al sector”.

Del mismo modo, tanto el coordinador provincial de la Secretaria de Agricultura Familiar, Cesar Hugo Sánchez; como el director de la Estación Experimental Agropecuaria de Abra Pampa, Marcelo Echenique; coincidieron en recalcar que se trata de una “verdadera oportunidad de desarrollo textil” para las comunidades de la Quebrada y de la Puna.

Ambos estimaron que el trabajo articulado con las instituciones del Estado nacional y provincial, les brinda la posibilidad de acoplarse a las políticas públicas vinculadas con la producción, para aprovechar el trabajo de la esquila camélida y potenciarlo a través de un valor agregado que inserte el producto en el mercado internacional.

Por último, en sintonía con lo planteado por los demás referentes, Damián Alcoba, director del IPAF Región NOA, explicó que “la firma del acta es la formalización de la articulación inter institucional que viene propiciando el Gobierno de la provincia de Jujuy, a través de las diferentes carteras que de alguna manera  tienen relación con el aprovechamiento y la conservación de fibras camélidas en la provincia”.

“La finalidad -continuó- es compartir los esfuerzos, aunar las capacidades técnicas, logísticas y de gestión institucional, para poder fortalecer esta actividad. Entendemos que constituye una oportunidad muy importante para el desarrollo de las comunidades indígenas de la Quebrada y de la Puna de Jujuy”.