Liberan a osa melera en Jujuy

Jujuy al día® – El Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJu), dependiente de la Secretaría de Biodiversidad, hoy encabezada por el médico veterinario Lucio Giménez, procedió a la liberación de una osa melera que fue rescatada en Monterrico (2015), y rehabilitada luego de meses de recuperación.

El CAFAJu, que pertenece a la Secretaría de Biodiversidad y depende del Ministerio de Ambiente de la Provincia, tiene como finalidad la protección, el cuidado y la rehabilitación de las especies animales que habitan la provincia. El equipo que trabaja en el Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy está compuesto por dos veterinarios: Gustavo Spadoni y Claudia Ancasi; y por los guarda faunas Roque Yapura, Marcelo Chavez, Esteban Huerta, Mario Valdez, Eduardo Vargas, dedicados a tareas de recuperación y rehabilitación de animales heridos, secuestrados, o perdidos.

En septiembre del año 2015, miembros del CAFAJu recibieron una llamada que los alertaba de la presencia de una osa melera en la localidad de Monterrico, que se encontraba fuera de su hábitat natural. El equipo que asistió hasta el lugar procedió al rescate y valoración del animal, llevándolo luego hasta el Centro de Atención, ubicado en El Carmen.

Ya en el lugar, la osa melera -cuyo nombre científico es Tamandua tetradáctila- fue evaluada para determinar si era autóctona y procedía del medio silvestre; posteriormente se le realizaron análisis sanitarios para ver en qué condiciones físicas, psíquicas y conductuales se encontraba.

Concretamente, los estudios físicos y de sangre que se le realizaron determinaron que se trataba de un ejemplar hembra adulta, en buenas condiciones sanitarias, que no había sido agredida ni sometida. Por otro lado, gracias a los análisis de heces pudo determinarse que biológicamente la osa melera albergaba un parasito, que obligó al equipo del CAFAJu a ponerse en contacto con un especialista. Éste último, luego de análisis exhaustivos recomendó suministrarle antiparasitarios. De igual modo, la osa recibió un tratamiento nutricional específico que sirvió para equilibrar su peso y mejorar de este modo sus condiciones de salud. Participaron de estos trabajos, el Dr. Agustín M. Abba, del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CCT, CONICET, Univ. Nac. de La Plata), y el Med. Vet. Guillermo Pérez Jimeno (Asesor científico en Proyecto de Conservación Oso Hormiguero. ARTIS Zoo – Holanda. Especializado en Xenartha. Argentina).

Esta semana, luego de un intenso trabajo de recuperación y rehabilitación que duró varios meses, los integrantes del CAFAJu procedieron a la liberación de la osa melera, luego de determinar que reunía las condiciones de salud y que el lugar era el propicio para que pueda desarrollarse, sin peligro de cazadores y predadores inmediatos, teniendo cercanos para sí comida y agua para la subsistencia.

Cabe destacar que la osa melera, inmediatamente a su liberación, reaccionó de manera silvestre, reubicándose en el ambiente de manera favorable –una respuesta positiva para los miembros del CAFAJu que también evalúan la respuesta del animal frente a su entorno natural, una vez liberado. Asimismo, vale la pena mencionar que la osa fue “chipeada”, es decir, se le implantó un microchip que no representa ningún riesgo para su integridad, y que significa para el equipo del CAFAJu la posibilidad de registrar la “identidad” del animal, pensando en posibles reencuentros en caso de decomisos por secuestro o domesticación, o porque nuevamente se la encontró fuera de su hábitat natural.

Características de los Osos Meleros

Los osos meleros también son conocidos científicamente como Tamanduá. Pertenecen a la familia de los insectívoros ya que se alimentan de hormigas, termitas, abejas, avispas y sus respectivos huevos y larvas. También pueden consumir productos asociados a estos insectos, como por ejemplo la miel y la cera.

Los osos meleros son arborícolas, y se distribuyen en el norte de Argentina. Tienen como característica una cola larga, prensil y sin pelos en la parte inferior, que les ayuda a sujetarse de las ramas y de los troncos de los árboles. Presentan también un hocico largo, tienen boca pequeña y carecen totalmente de dientes. Poseen asimismo una lengua de casi 40 cm de largo, con gran movilidad, lo que les permite capturar a sus presas. Además, tienen unas glándulas submaxilares que ocupan casi la totalidad del cuello por ambos lados, que proveen a la lengua de una sustancia viscosa sobre la que quedan adheridos los insectos.

Su nombre científico -Tamanduá- nos indica que estos animales poseen cuatro dedos. Cada uno de ellos presenta garras muy desarrolladas, en particular las del tercer dedo, con forma de gancho. Esta característica les permite aferrarse a los árboles donde habitan, defenderse frente algún peligro y destruir las estructuras coloniales de los insectos de los cuales se alimentan. Los Tamanduá son de hábitos solitarios y su mayor actividad la realizan al atardecer, pero también se los puede encontrar activos a plena luz del día.

Esta especie, para refugiarse utiliza tanto cuevas que se encuentran en el suelo (madrigueras de otros mamíferos) como huecos de troncos en altura. Frente a posibles predadores se colocan sobre sus dos patas traseras y se sientan sobre su cola que la utilizan como una tercera pata, permitiéndole así el equilibrio necesario para exhibir sus brazos con las garras extendidas. Otra característica que les permite ahuyentar a los intrusos es la emisión de un desagradable olor, desde sus glándulas anales. Las hembras de Oso melero sólo paren una cría después de 4-5 meses de gestación. Éstas pueden viajar sobre el lomo de la madre por varios meses o hasta el año de edad. Desde este lugar, podrán ir aprendiendo dónde refugiarse frente al peligro y descubrir cuáles son los hábitos de alimentación.

El estado de conservación de los osos meleros es amenazado en la actualidad, tanto en la provincia como el noroeste del país. Los peligros que afectan a esta especie son: la destrucción y fragmentación del hábitat, producto de la deforestación y el avance de la frontera agrícola-ganadera; asimismo, la fumigación de cultivos contra insectos reduce su principal fuente de alimentación; la comercialización; la domesticación; y la cacería.

Para denunciar el avistaje de animales silvestres extraviados, secuestrados, o domesticados: 155740242.