Durante la gestión de Fellner la función del IVUJ “fue delegada por completo a organizaciones sociales y cooperativas financiadas por el Estado Nacional”

Jujuy al día® – Así lo afirmó en un artículo el Auditor General de la Nación, Alejandro Nieva. Además advirtió serias irregularidades en el tema de viviendas en Jujuy, y detalló algunos de los manejos que tenía la Tupac Amaru sobre los fondos.

Desde la Auditoría General de la Nación venimos advirtiendo serias irregularidades en torno al manejo de programas de viviendas en la provincia de Jujuy, donde la situación habitacional constituye uno de los temas centrales y prioritarios de la agenda pública.

En 2012 realizamos un informe sobre el Programa 45 de Fortalecimiento Comunitario y Hábitat, destinado a mejorar la situación habitacional mediante el trabajo de Cooperativas de Trabajo.

Entre los hallazgos más importantes, constatamos que en las obras en las que participaron las cooperativas pertenecientes a la Organización Social “Tupac Amaru”, la misma actúo de manera arbitraria en la selección de beneficiarios. Además, detectamos casos de viviendas habitadas sin adjudicación formal, viviendas con deficiencias en la calidad constructiva, y viviendas terminadas sin habitar por falta de obras de infraestructura de servicios básicos.

Se detectaron irregularidades en los pagos correspondientes a las cooperativas pertenecientes a la Organización “Tupac Amaru”. Analizado el circuito, los pagos se concretaban por medio de una orden de pago que se efectivizaba mediante la emisión de múltiples cheques de hasta $50.000. Al verificar los extractos bancarios, surge que la mayoría de los cheques fueron cobrados por mostrador perdiéndose así la bancarización del circuito de los fondos nacionales.

Pese a numerosas recomendaciones para regularizar esta situación, las falencias continuaron profundizándose a lo largo de los años.

En 2015 realizamos una Auditoría de Corte en Jujuy para evaluar la gestión del anterior gobierno. Las observaciones del informe pusieron en evidencia un sistema obsoleto que venía siendo utilizado para la administración de los fondos públicos, impidiendo una buena gestión de esos recursos.

En el Instituto de Vivienda de Jujuy la situación era crítica, ya que su función fue delegada por completo a organizaciones sociales y cooperativas financiadas por el Estado Nacional. Pudimos constatar que muchas cooperativas se desnaturalizaban y manipulaban, en tanto presentaban el mismo presidente y la misma sede social. Observamos que no existía constancia de la realización de auditorías técnicas y financieras. Sumado a ello, no pudimos obtener detalle completo de las obras en ejecución, con sus respectivos grados de avance físico y financiero, como así tampoco de aquellas que se encontraban en etapa de licitación.

A partir de esto, desde la Auditoria General de la Nación recomendamos tomar las medidas necesarias para que se respete el procedimiento de pago desde que los fondos son enviados por Nación, hasta que los mismos sean recibidos por los entes ejecutores adjudicados y generar la  bancarización del pago a las entidades relacionadas con el Plan Federal, para una mejor transparencia y control financiero. Por otro lado, sugerimos la adjudicación por concurso, teniendo en cuenta otras posibilidades además de las cooperativas. Además, es importante la creación de un manual de procedimiento, para instrumentar un apropiado sistema de seguimiento de obras que permita estructurar la información en todo lo referido a la ejecución tanto física como financiera de las mismas, a fin de fortalecer el ambiente de control interno, para contribuir a  la toma de decisiones y a una adecuada gestión.

Es imperativo promover las medidas correctivas necesarias que garanticen la transparencia en el uso de los recursos públicos para lograr una gestión eficiente, económica y eficaz.