Ljungberg sobre acuerdo con los holdout: “es una necesidad imperiosa del país poder terminar de arreglar esta deuda”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, se refirió al preacuerdo alcanzado por nuestro país con los llamados “fondos buitres” y aseguró que “si esto se hubiese arreglado hace 5 años, la deuda que hoy es casi 10 mil millones de dólares, era de 3.500 millones de dólares, por lo que hemos perdido 6.500 millones de dólares”.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg manifestó “es una necesidad imperiosa del país poder terminar de arreglar esta deuda que viene desde el default de fines del 2001 ya que no arreglar esto con un fallo definitivo y firme de la justicia en contra le impedía a Argentina acceder al mercado de capitales y Argentina, como cualquier otro país, necesita acceder al crédito de largo plazo, básicamente para llevar adelante obras de infraestructura”.

Explicó que “esto es lo razonable porque esas obras durarán 50 años y van a ser usadas por muchas generaciones y no es lógico que se pretenda pagar de contado y que solo los actuales habitantes paguen y los próximos no la paguen, para eso están los créditos a largo plazo porque se reparte el esfuerzo del pago de una obra”.

“A parte tienen tasas del mercado internacional  a las cuales acceden todos los países incluso nuestros vecinos ‘más chicos y pobres’, con menor capacidad económica, teóricamente, como Bolivia, Paraguay, Uruguay, que se endeudan al 4 o 5% anual y Argentina se endeuda al 12 o 15% aunque mejoró con un 8 o 9%. Ahora Argentina puede pretender en poco tiempo volver al mercado y endeudarse al 5%, por ejemplo, y para esto la única forma era arreglar este juicio”.

El economista indicó “acá no se trata de decir que estos holdout han ganado mucha plata, lo que es cierto, pero eso no es un tema en discusión, porque hicieron un juicio siguiendo las normas que la propia Argentina estableció y perdimos y esa deuda se hizo más grande por lo que los holdout ganaron más plata sabiendo que su negocio es no arreglar porque mientras más tiempo pase más ganan”.

“Si esto se hubiese arreglado hace 5 años, la deuda que hoy es casi 10 mil millones de dólares, era 3.500 millones de dólares, hemos perdido 6.500 millones de dólares por dejar pasar solo 5 años”.

Señaló que para nuestro país, este arreglo significa “que no solo nos permitirá acceder al crédito a largo plazo con tasas baratas sino que vamos a dejar de perder plata con ellos mismos a tasas monstruosas y no es ningún buen servicio al país dejar pasar esto”.

Ljungberg aclaró que “el preacuerdo está formado y ahora resta que el Congreso lo apruebe para que sea viable y para esto hay que derogar dos leyes que sancionó el propio Congreso  que impide un acuerdo distinto. No es que los holdout o el Juez imponen esto sino que para que Argentina firme este acuerdo debe derogar estas leyes porque si no sus funcionarios violarían estas leyes”.

“Está en manos del Congreso ahora, y creo que va a primar la cordura en los distintos bloques de la oposición, ya algunos dijeron que van a apoyar y otros, como del FPV, están divididos, pero se va a aprobar porque todos en el fondo saben que es necesario y conveniente”.

JUJUY AL DÍA® consultó al economista jujeño si considera que este acuerdo puede traer alguna desventaja para nuestro país, a que respondió “no veo desventajas porque la desventaja está en no arreglar, en seguir generando este taxímetro que funciona rápidamente que son los intereses que ganan estos holdout. No le veo perjuicio alguno, al contrario, cuanto más demoremos más nos perjudicamos porque si en vez que el 14 de abril, que es el límite, el Congreso lo arregla antes, se acabó el partido”.

Agregó “además habilita a Argentina para acceder a otros beneficios, no solo para pagarles a estos bonistas sino para financiar el plan de infraestructura del gobierno que hoy no lo puede hacer porque no hay plata, porque Argentina tiene un déficit fiscal tremendo ya que gasta más de lo que tiene y el gobierno anterior lo financió con emisión monetaria que significa inflación”.

Ljungberg aseguró que de sellar el acuerdo “le va a permitir al país relanzar un plan de inversiones y regularizar deudas porque el Presidente anunció que hay deudas de 12 mil millones de certificados de obras no pagados y además el plan de obras prevé certificaciones de obras por 60 mil millones de pesos y el presupuesto solo asignó solo 20 mil millones de pesos, de dónde sale lo que falta. Si sale de la emisión es alimentar la inflación y ahora saldría de este endeudamiento”.

Explicó que “no hay que temerle a este endeudamiento si está tomado a tasas de mercado que serán bajas, más bajas que las anteriores, pero si hay que vigilar que esos fondos se destinen donde deban ser destinados y que se realicen las cosas que el país necesita, por eso hoy no le veo perjuicio al arreglo, sino todo lo contrario”, concluyó.