Cuando la academia es más que un equipo de fútbol y menos que una apelación falsable

En mi vida de estudiante, alguna vez un profesor me hizo ver la importancia de contextualizar cualquier análisis a fin de obtener un resultado más o menos fiel a la realidad.

En ese marco este profesor nos preguntaba ¿Qué le falta a un cartel tirado en el piso en el que se puede leer `Prohibido pasar’? Luego de ensayar múltiples respuestas, algunas muy creativas y otras un tanto obvias de nuestra parte, nos reveló el gran secreto. La respuesta correcta era “Le falta un contexto que le dé sentidoEse cartel cobraría sentido si estuviera adherido a una puerta. Y con esto caímos en la importancia que la contextualización tiene para llegar a resultados más o menos aceptables por una gran masa o, como a algunos les gusta decir, las mayorías.

Con esta pequeña anécdota de mis épocas de estudiante quisiera sumarme al “debate” suscitado por una crítica –para mi constructiva- de parte de José Cretaz a un documento firmado por una cantidad de académicos por el que se reprocha –no académica sino políticamente, según mi mirada- al DNU 13/15 y 267/15 de Mauricio Macri, el que tiene una efímera validez de ley –o no- dado que, como todo DNU es dictado ad referéndum de las Cámaras de Representantes. Lo que si logra éste de forma inmediata es poner un punto de partida a la estrategia que desde el Estado se diseña para con la comunicación de información. Pero claro que no se lo hace desde la aséptica condición de un laboratorio sino desde un complicado contexto político al que, de alguna manera, había que resetear pues la maquinaria construida con fines distintos que los que la propia ley de medios (popularmente reconocida así) patrocinara, lo ameritaba.

Es de creer que este paso es el primero de otros más que habrá que dar y que todos debemos reclamar. Que la participación y el debate sean tales y no como las “asambleas” en las que participe en Catamarca y Jujuy, lugares en donde fue imposible no sólo promover una ponencia sino defender o refutar otras. Había como una suerte de acuerdo previo para bajar un único discurso y aprobarlo por unanimidad. Al menos ese fue el contexto en el que intente tener alguna participación, por supuesto, sin suerte alguna.

Prueba de lo dicho se alberga en el documento final, en el que, salvo algunas citas que se pueden observar de la provincia de Misiones, no es posible encontrar la mención a disidencias o correcciones planteadas en el seno de dichas reuniones. Esto querría decir al menos tres cosas: una que todos los foros en los que se “debatió” acudieron infradotados; dos, que se habrían obviado y escondido algunas observaciones realizadas y tres, que quienes redactaron el proyecto gozan de tal grado de perfección que de haberlo advertido antes no hubiera sido necesario exponerlo a nadie más.

Con cuál de éstas tres opciones me quedo, es difícil creer que las Universidades del interior del país (Incluidas las de la provincia de Buenos Aires) y la de Buenos Aires esten pobladas de infradotados o incapaces. Tampoco que el proyecto haya sido redactado con tal perfección que no fuera necesario, ni posible, hacerle modificaciones. Lo que queda es la subjetiva condición que da la desconfianza en prácticas posibles, las de esconder u obviar –o las dos- observaciones y hasta ponencias que hubieran mejorado tanto las declaraciones como las disposiciones de un proyecto nacido –según mi visión- para matar.

Hablando de contexto también hay que merituar el político que se manifiesta en las idas y venidas del expresidente del EXAFSCA y sus argumentos para defender situaciones poco académicas y ni siquiera legales, sino como trinchera de sus propios intereses y de su grupo de pertenencia (hablo de su último grupo, porque antes tuvo otros dándole así vida a una conocida frase del gran Marx, ‘Groucho’ Marx).

Los académicos que, con todo respeto digo, no son los únicos y que como todo en la ciencia, son refutables, tratan de sentar posición frente al DNU, al menos para mí, desde una postura política y no desde la academia, esta sólo es la apelación que justificaría, le daría, un matiz de impoluto criterio, pero la realidad, contextualizando, indica que hay una clara posición política.

El título del documento aludido crea las primeras huellas de una posición no académica pues el mismo se cierra en un paréntesis con el tratamiento de (Declaración) lo que indica una manifestación consciente del estímulo percibido y exteriorizado que se transmite públicamente en el proceso. En esta interiorización de la exterioridad y su consecuente exteriorización de la interioridad es que la huella aludida cobra rumbo, el de la subjetividad. La misma no es mala ni buena en sí misma, es inevitable. Pero ahí ya entra en juego la intencionalidad, esta gnoseológicamente entendida como “tender ha”. No confundir con “intención” ya que esta es una categoría inscrita más en la lingüística que en la filosofía.

La selección del canal para publicar el documento es otro de los elementos contextuales que así lo indica. No se realizó la publicación en una revista científica, se lo hizo primero en un medio propiedad de uno de los firmantes y con lo cual sin revisión editorial ni referato (esto último casi necesario dada la condición de académicos aludida por los firmantes), lo que habría sido innecesario si los firmantes solo hubieran aludido a su condición de ciudadanos.

Luego de esto, un medio comercial, no científico, teñido de parcialidad política e ideológica como lo es página12 levantó la información –tal vez del sitio de Martín Becerra- elevando lo que hasta aquí era huella a la categoría de pista. Siguiendo esta es que se puede concluir en que todos aquellos que hicieron suya la crítica (pomposamente llamada declaración) están –sin ánimo de estigmatizar- identificados de una u otra manera con el pensamiento de base que le dio vida a la llamada ley de medios. Esto también se configura en prueba de que la mirada puesta en la “Declaración” no es académica sino política.

Otro de los conceptos utilizados en la defensa de la publicación, postura o “Declaración” es el llamado argumento Ad Hominem (que según el que firma esta columna es sólo una forma de descalificar con pompa) el que también forma parte de un contexto perverso que no termina de desaparecer (con perdón de la palabra). Se llama argumento Ad Hominem a un tipo de falacia que consiste en dar por sentada la falsedad de una afirmación tomando como argumento el quién es el emisor de esta.

El venerable Eliseo Verón sostuvo en algunas de sus tesis que el discurso debe tener anclaje en el discursor para lograr veracidad y efectividad comunicacional. Parte de la efectividad se resuelve en la posibilidad de formar opinión, en hacer creer, para esto es necesario crédito y este no es una abstracción, efectivamente comunica no quien quiere sino quien puede. Se podría entender entonces que esta es, al parecer, una refutación del argumento ad hominem esgrimido por Becerra ya que sin aludir condición intelectual alguna, Cretaz hace uso de la técnica Mayeutica con el fin de agregar conocimiento a través del cuestionamiento.

Para cerrar mi participación y aclarando recien aquí el porque de la redacción en primera persona (Porque es una posición claramente subjetiva, porque describo lo que siento y pienso.) quiero mencionar que lo que más resalta del texto que firman respetables hombres y mujeres de ciencia es que claramente parten del preconcepto de que la realidad es una construcción voluntaria y solitaria. Con el respeto que me merecen sus credenciales y experiencia de vida no puedo dejar de mencionarles que la realidad no es una costrucción voluntaria ni solitaria, sino colectiva. Negar esto es negar la realidad.

Hugo Rubén Calvó