Gils Carbó y Rafecas se suman a la pelea por Milagro Sala La Procuradora General envió emisarios a presionar. Rafecas busca que le entreguen la causa. Nombres y motivos.

Jujuy al día® – Altas fuentes judiciales jujeñas dejaron trascender que, desde Comodoro Py, el juez federal Daniel Rafecas se encuentra interesado en atraer la causa por malversación de fondos públicos en la que se encuentra imputada Milagro Sala, la dirigente de la agrupación ultra K Tupac Amaru. El argumento que podría utilizar el magistrado que se sacó de encima la causa Hotesur después de años de tenerla dormida y que desestimó la denuncia de Alberto Nisman contra Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios por encubrimiento del atentado a la AMIA, es que los fondos eran girados desde la Nación y que, por ende, debería intervenir el juzgado con competencia en la ciudad de Buenos Aires. Desde Jujuy sostienen todo lo contrario: una vez que los fondos fueron girados, la causa es provincial.

La movida de Rafecas no sería el único accionar en marcha, ya que la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó –quien sí tiene blanqueada su simpatía por el kirchnerismo– envió a San Salvador de Jujuy a los fiscales José Nebbia y Miguel Palazzani, ambos integrantes de la Unidad de Derechos Humanos de Bahía Blanca. La misión es sencilla: plantear el la urgente liberación de Milagro Sala amparados en la Privación Ilegítima de la Libertad (PIL), delito grave contemplado por el Código Penal. De esta forma, la Procuradora General de la Nación mete presión al juez provincial Gastón Mercau y a la fiscal Liliana Fernández de Montiel, quienes ya habían sido denunciados por miembros de la Tupac Amaru por considerar que la detención de Sala es “ilegal, ilegítima e inconstitucional”.

Los fiscales Nebbia y Palazzani ya tienen experiencia en este juego: son los mismos que pidieron la indagatoria de Néstor Montezanti, presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahia Blanca y quien había ordenado que a Juan Suris se lo investigara, además de por narcotráfico, por la emisión de facturas truchas que el mismo Suris había confesado que eran para lavar el negocio entre un “importante empresario de la construcción de Santa Cruz y la familia presidencial”. Nebbia y Palazzani pidieron entonces al Juez Federal subrogante Alejo Ramos Padilla que indagaran a Montezanti por supuesta complicidad con crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura, una acusación que ya había sido judicializada resultando favorable para Montezanti en todas las instancias. Automáticamente, el juez de Cámara fue apartado del cargo por el Consejo de la Magistratura y hoy enfrenta un jury para ser destituido.

Fuente: hora22.com