Parece que en Jujuy a algunos les preocupa el orden institucional

El Presidente del Bloque de Diputados Provinciales de la Unión Cívica Radical, Alberto Bernis, definió como importante el proceso de transformación iniciado por el Gobernador Gerardo Morales y destacó como previsibles las acciones de resistencia al cambio de la Organización Social Túpac Amaru. La demostración más contundente y repudiable de ello fue el acampe violento y extorsivo en plaza Belgrano, liderado por Milagro Sala, y a tan solo 24 horas hábiles de asumida la gestión de Cambia Jujuy, transformándose este hecho en un claro intento de golpe institucional al Nuevo Gobierno y con ello intentar impedir el fin de un ciclo en donde los privilegios, y la falta de respeto hacia el pueblo eran una constante.

Fueron más de 50 días de presión y extorsión permanente a un gobierno nuevo, que a pesar de ello supo, con el liderazgo de Gerardo Morales, resistir a un claro intento de desestabilización antidemocrático, e iniciar un proceso de acabar con los privilegios, transparentar el manejo de los fondos públicos, eliminar la violencia e impulsar que la Justicia investigue y castigue a quienes durante años entendieron al Estado como propio y se aprovecharon de manera deshonrosa del mismo. Afortunadamente se impuso el sistema democrático, y el intento de golpe institucional resulto estéril, y contrariamente a lo que anhelaba Milagro Sala, el Gobierno del Frente Cambia Jujuy, que lideran Gerardo Morales y Carlos Haquim, quedó aún más fortalecido que antes.

Es comprensible que quienes viven lejos de Jujuy opinen con muy poco conocimiento sobre quien es Milagro Sala y lo que representó en la historia reciente de nuestra provincia, y en consecuencia confundan los hechos de sometimiento y manejo poco claro de fondos públicos con un liderazgo social. Lo que resulta injustificable es que existan representantes jujeños en el Parlamento Nacional, como el caso de la Senadora Liliana Fellner, que defienda abiertamente y solicite la libertad inmediata de la líder de la Túpac Amaru, que durante años hizo indigna la vida de miles de jujeños que por necesidad debieron tolerar actos indignos y de violencia, y que hoy se encuentra detenida por asociación ilícita, defraudación al Estado y extorsión por decisión judicial.

Es importante recordarle a la Senadora nacional, que no es al Gobernador Morales a quien debe solicitarle la liberación de Milagro Sala, sino que ello es facultad de la Justicia, y como en Jujuy con el Nuevo Gobierno, a diferencia de las gestiones anteriores, existe y funciona la división constitucional de poderes, son los jueces los que determinan la liberación o no de las personas que, como en el caso de Milagro Sala, están privadas de la libertad por la supuesta comisión de actos delictivos.

En definitiva, es importante informarles a quienes defienden a Milagro Sala, que la misma no está detenida por un proceso mal llamado de “criminalización de la protesta”, sino porque de acuerdo a las actuaciones judiciales, la líder de la Túpac Amaru cometió los delitos de: Asociación ilícita, defraudación al Estado y extorsión, es decir, por ser líder de una organización que en nombre de los pobres, manejó dinero público de manera poco transparente y en beneficio propio, cobró obras que nunca realizó, extorsionó a los más necesitados y humilló a los más pobres a un extremo indigno.

Milagro Sala no está privada legalmente de su libertad por el Gobernador Gerardo Morales, sino por el accionar de un poder Judicial independiente que tomó una denuncia realizada por las propias cooperativas de la Túpac Amaru y actuó en consecuencia. Nuestro Gobierno defiende la división de poderes y les garantiza a los jueces la posibilidad de trabajar en plena libertad sin importar de quien se trate.

Por Alberto Bernis, Presidente del Bloque de diputados UCR Jujuy