Puede y debe ser

Liliana Fellner, mediante una solicitada publicada el martes, volvió a atacar al gobernador Gerardo Morales, relacionándolo con la detención de Milagro Sala en términos irrespetuosos e impropios de una funcionaria electa.

La senadora pretendió desconocer, así, que Sala está en prisión preventiva por decisión del juez Gastón Mercau, es decir, la autoridad competente en el caso. Gerardo Morales no resolvió su detención, sencillamente porque no le corresponde administrar justicia.

Puede que la senadora Fellner no comprenda esta distinción, a la luz de cómo manejó la provincia su partido, pero ello no le resta importancia: la división de poderes es uno de los pilares fundamentales de la República. El Gobernador respeta este principio y, por ello, no interviene en la actuación de jueces y fiscales que tampoco designó.

Sala está imputada por asociación ilícita, fraude y extorsión. Se la acusa de haber desviado fondos públicos destinados a la construcción de viviendas en nuestra provincia, empleando métodos violentos y extorsivos para disciplinar a los cooperativistas y enriquecerse a su costa. No es una presa política, a pesar de que sea ese el libreto que se difundió en algunos medios nacionales. Los jujeños sabemos quién es Milagro Sala.

En su escrito, Fellner la equipara a “cualquier ciudadano”, cuando esta dirigente acumuló un poder sin precedentes a través de prácticas mafiosas que son de público conocimiento. También califica al proceso llevado adelante por Mercau como un “circo romano”, cuando es todo lo contrario. El trabajo del juez refleja que ese otro circo de impunidad, que anidó en el Estado jujeño en estos años, está llegando a su fin.

El instituto de la prisión preventiva se aplica a diario en la provincia y el país. Fellner jamás se opuso a su vigencia o legalidad. De hecho, el Código Procesal Penal de Jujuy, que contempla esta medida cuando el imputado puede entorpecer la investigación (Inc. 2 del Art. 319), fue sancionado durante el mandato de Walter Barrionuevo, ex vicegobernador de su hermano, Eduardo Fellner. Este Código rige a todos los jujeños, sin excepción. Milagro Sala no está por encima de la ley.

Por otro lado, la senadora insiste en diferenciarse, alegando que “no aprueba los métodos” de esta dirigente social. Pero subestima la inteligencia de los jujeños, que conocen de sobra los vínculos entre su espacio y la organización de Milagro Sala. De ese modo, queda en evidencia el objetivo político de Fellner, que busca debilitar al Gobierno empleando a aquella como “mártir” y construyendo una narrativa para eludir la responsabilidad de su partido, a cuya sombra creció y proliferó el poder arbitrario de Sala. El Estado paralelo, violento y privatizado de la Tupac es el fracaso de los Fellner.

Los jujeños sabemos, como afirma la senadora, que la injusticia tiñe a toda la sociedad. Por eso elegimos un cambio. Hoy estamos despiertos, juntos y de pie.

Por Alejandra Martínez

Diputada Nacional por Jujuy