Tupac Amaru había registrado 83 cooperativas en el mismo domicilio de su sede central Cobraban fondos estatales destinados a obras; el gobierno provincial cree que en los últimos años la organización manejó alrededor de $ 2300 millones

De las 1271 cooperativas que están inscriptas en Jujuy, hay 83 que registran una anomalía: todas figuran en el mismo domicilio. Curiosamente, allí en Alvear 1152, a unas pocas cuadras de la gobernación, está la sede central de la organización barrial Tupac Amaru.

La entidad que lidera Milagro Sala tenía control sobre cientos de cooperativas, pero había un grupo de ellas que directamente parecían ser propiedad de la agrupación. El dato se desprende de un relevamiento de LA NACION data sobre los documentos del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), el ente encargado de la tramitación de las cooperativas, que depende del Ministerio de Desarrollo Social.

Para manejar abultados fondos públicos destinados a obras, la agrupación de Milagro Sala necesitaba contar con una maquinaria sofisticada que no dependiera sólo de aquellas cooperativas a las que tenía presuntamente sometidas. Para ello, constituyó numerosas mutuales de trabajo propias integradas tanto por dirigentes de la agrupación como por gente que cumplía con lo que se les pedía a cambio de un trabajo. Estas mutuales son las que aparecen radicadas en un mismo domicilio.

En diálogo con LA NACION, el fiscal de Estado de Jujuy, Mariano Miranda, afirmó que por años Tupac Amaru instauró en la provincia esa práctica y que, incluso, habían desarrollado un sistema de comercio de matrículas extraoficial en el que se compraban y vendían habilitaciones de cooperativas. El resultado: algunas de las matrículas registradas eran mellizas de otras cooperativas del país que nada tenían que ver con la Tupac.

“Esto demuestra que la Tupac es una organización delictiva, un grupo de presión que tenía total impunidad para hacer sus negocios, para manejar la justicia y usurpar terrenos”, sostuvo Miranda. Y agregó: “Todo era manejado por un grupo de personas sólo para quedarse con plata”.

Las 83 cooperativas fueron registradas entre 2005 y 2010. El mayor aluvión fue en 2006, cuando se anotaron 49. Sin embargo, la operatoria no duró más de cinco años. En 2010 el empadronamiento de organizaciones se cortó abruptamente, pues los requisitos de inscripción se modernizaron y se comenzaron a requerir obligatoriamente claves fiscales y datos biométricos que pasaran primero por la AFIP. Hoy, en tanto, según los registros del Inaes, todas las entidades que fueron anotadas en ese período permanecen activas.

El dato más curioso es, quizás, el nombre de esas cooperativas. Aunque son decenas, todas tienen un nombre distinto y la creatividad al momento de bautizarlas estuvo presente. La Cabecita Negra, Pepona, Los Piratas, Fantasmín y El Funebrero son algunos de los nombres que integran la lista.

Muchas de esas entidades funcionaban únicamente como una fuente de dinero. Según Miranda, había personas que se acercaban al gobierno provincial para cobrar los fondos para obras y, cuando se les preguntaba a qué cooperativa pertenecían, no lo sabían.

Fondos

Por otra parte, según estimaciones que maneja el gobierno de Jujuy a las que accedió LA NACION, en los últimos “siete u ocho años” los fondos que pasaron por las manos de la Tupac, sus cooperativas y las demás mutuales en su órbita rondaron los $ 2300 millones sólo provenientes de fondos nacionales, más precisamente de Desarrollo Social, a cargo hasta diciembre último de Alicia Kirchner, y del Ministerio de Planificación, cuyo titular era Julio De Vido.

El gobierno del radical Gerardo Morales aún no sabe cuánto dinero salió de las arcas provinciales y que podría sumarse a esa cifra. Tampoco se conoce cuánta de esa plata terminó efectivamente invertida en las obras que estaban planificadas, pero el gobierno estima que una buena parte quedó en las manos equivocadas. Su postura quedó clara cuando el gobierno lanzó la ofensiva para debilitar a la Tupac -a la que considera una estructura “mafiosa”- con las denuncias que presentó en la Justicia por la desaparición de más de $ 29 millones destinados a mejoras habitacionales o con el reciente pedido del gobernador de investigar a Sala por el cobro de $ 75 millones en sobreprecios.

“El 90 por ciento de las cooperativas de la Tupac eran truchas” y “voy a ir a fondo contra las mafias” son las dos frases que Morales suele repetir cada vez que se le pregunta por las demandas, mientras su equipo intensifica el rastrillaje, en el que se hallan cada vez más irregularidades.

“Estamos haciendo auditorías porque hay faltantes de millones de pesos que corresponden, más que nada, al último mes de gestión. Además de los que se conocen, hubo otros casos, como el de un grupo de viviendas que tenía que hacerse en 19 etapas, del que se pagó la totalidad y sólo se construyó hasta la etapa 15”, señalaron a este diario desde el gobierno provincial, que, mientras analiza nuevas denuncias contra la Tupac, todavía desconoce hasta dónde llegó el imperio que construyó Sala.

Los números de una práctica irregular

83

Cooperativas

La Tupac las inscribió entre 2005 y 2010, cuando la práctica se cortó

2006

La mayor actividad

Sólo durante ese año se registraron 49 cooperativas

$ 2300 millones

Según las estimaciones del gobierno de Jujuy, en los últimos años la Tupac manipuló ese monto proveniente sólo de la Nación

$ 75 millones

Es el nuevo monto de dinero presuntamente desaparecido por el cual Morales investiga a la Tupac Amaru

Por Alan Soria Guadalupe para lanacion.com.ar

1 COMENTARIO

Comments are closed.